Opinión Nacional

Una prisión sin rejas

Estamos luchando en una Venezuela convertida en una  prisión sin rejas. Porque eso es lo que es un País sin libertad. Una sola voz, una sola imagen, una  sola mentira repetida mil veces en  dos, tres, cadenas mediáticas, las que le provoque al  “hijo putativo”, al “Heredero”, al “ilegítimo”, al “impugnado”, a ese “mandamás” inculto, irresponsable, que “por ahora”  está en el “trono” del poder. Otra vez “encompichado” con Diosdado Cabello, que  ahora es el intermediario para “restablecer” relaciones con Estados Unidos, dicen, hacen y hasta juran sobre una Venezuela ensangrentada, armada hasta los dientes en sus fuerzas armadas degradadas y serviles incitadas  en el “lavado”  entrenamiento a odiar y demostrarlo en su más vil y  cruda expresión contra mujeres, jóvenes y ancianos sin piedad alguna.

Una tras otra las denuncias y acusaciones van sumando los índices macabros de este horror. La Guardia Nacional es el brazo ejecutor más señalado en estas páginas tristes y desgarradoras de nuestra historia. Pero no podemos equivocarnos, tenemos que reconocer que son obedientes a órdenes perversas, ignorancia y necesidad  hacen hoy de esos hombres uniformados y crueles sumisos  lacayos del régimen. ¡Qué se va a hacer con estas fuerzas! ¿Cómo  puede recuperarse cuando  este terrorismo de Estado desaparezca? El venezolano hoy no se lo cuestiona. Sacar de una Fuerza el engendro perverso del odio y la venganza  va más allá de cambiarle el nombre o el uniforme. ¿Cómo borrar  casos como este?

“Familiares de Alejandro Márquez denunciaron que en el Hospital Vargas los guardias del pueblo que llevaron al ingeniero en Sistemas el 19 de febrero en la noche, lo golpearon con la culata de sus armas inclusive dentro del área destinada para hacer estudios de rayos X.”

¿Cómo es posible que después de perseguirlo, como se vio claramente en el video pasado internacionalmente, capturado y herido, “venezolanos” o “cubanos” o “libios”, seres humanos   en uniforme lo destrozaran así? ¿Que hay en esas mentes? ¿Por qué les cambien el nombre o el uniforme o el batallón van a cambiar? Mas allá está el que siembra el odio…el que da la orden, sube las regalías, paga el deshonor apruebe el crimen. Y después rebate el hecho, oculta, consiente, manipula. Dueño de la razón sin razón. Aquí en el caso de Márquez, hablaron los pacientes horrorizados.

“Alejandro Márquez, de 43 años de edad, falleció el domingo en el Centro Médico en San Bernardino. Hace una semana fue atacado por la GNB por negarse a entregar su teléfono con el que había realizado una grabación en una manifestación en Candelaria.

El lunes 24 de febrero, en la transmisión de Con el mazo dando Cabello acusó a Márquez de sicario y mercenario con intenciones de asesinar al presidente Nicolás Maduro. ”

El mismo cuento, la misma  mente tras el  guión. ¡Para cambiar esta historia, es que estamos escribiendo otra en las calles de Venezuela!

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba