Opinión Nacional

Una reflexión para el día del periodista

“El periodismo es el mejor oficio del mundo”
Gabriel García Márquez

UNA REFLEXION PARA EL DIA DEL PERIODISTA. Como bien lo ha dicho la colega Ibeyse Pacheco, hoy tenemos poco que celebrar quienes nos dedicamos a esto. En Venezuela existe un estado de cosas que navega en el indefinible lindero claroscuro de la democracia con lo que no lo es. Cierto que antes hemos tenido graves atentados contra la prensa libre, contra la expresión sin restricciones, pero ahora se adelantan mecanismos que disfrazan la mano de hierro cubriéndola en la suave envoltura de la legalidad judicial. Oficialmente se repite hasta el cansancio que aquí no hay cierre de medios, que RCTV se apagó porque se le venció la concesión, argumento que no resiste el análisis sobre el deber del estado de preservar el status quo en ese caso hasta que se produzcan hechos que obliguen a la no renovación. La televisora no incumplió ninguna de sus obligaciones, afirmación ésta que encuentra respaldo en la falta de expedientes o procedimientos administrativos en curso. Se dice que es un canal que se sumó al golpe, pero nadie formalizó tal imputación dentro de ningún procedimiento legal. Ahora se reclama a los periodistas que estemos respaldando, no al derecho a la libertad de expresión y a la disidencia, sino a un monopolio, a una empresa de oligarcas, lo cual no es verdad, pero si así fuera, si se tratara de la defensa a una empresa, también eso se justificaría ya que allí estaría implícita una garantía constitucional cual es la libertad económica, en ese supuesto caso no estaríamos ante un respaldo que avergonzara, sino a un derecho consagrado en nuestra Carta Magna. En realidad el tema del canal es un tema de la libertad de expresión, de la libertad de no estar de acuerdo con un gobierno y expresarlo y luchar en contra.

El ensordecedor reclamo popular, dentro y fuera de Venezuela solo recibe denuestos como respuesta pero aún así el clamor crece, y la excusa del vencimiento de la concesión no convence.

Desde aquí donde estoy, en un calabozo de la cárcel de La Planta, en Caracas, pagando mi irreductible condición de periodista crítico, que lo he sido en todos los gobiernos, sumo mi aliento a quienes hoy marchan por la libertad.

//////////

OTRO CASO IGUAL AL MIO. El mecanismo utilizado en mi contra de acusarme de ser autor del delito de extorsión ya se ensayó antes con el colega VLADIMIR HIDALGO L, director del semanario “Notillanos” de San Fernando de Apure. La historia en resumen es como sigue. En dicho semanario se recogían denuncias contra irregularidades que a menudo ocurrían en la alcaldía del Municipio Pedro Camejo. El alcalde de nombre Pedro Danilo Leal siempre montaba en cólera y amenazaba al periodista hasta que un día comenzó a cambiar de táctica, lo llamaba para agradecerle alguna denuncia y le decía que gracias a ella había podido corregir una deficiencia en la administración municipal. Así lo fue llevando hasta que un buen día, el 26 de agosto 2005, le pidió que le hiciera una entrevista y con tal finalidad lo invitó a tomar un café en su casa (en casa del Alcalde). El periodista aceptó la invitación, y estando allí el alcalde le entregó un sobre Manila, engrapado, donde estaría un resumen de las nuevas obras que emprendería la Alcaldía, cuando el periodista tomó el sobre surgieron unos policías de Disip que estaban detrás de una puerta, tomaron el sobre, apresaron al periodista colocándole unas esposas y se lo llevaron a la comisaría. Lo presentaron al Juzgado Segundo de Control de San Fernando donde el Ministerio Público le imputó el delito de extorsión contra el Alcalde, la versión de éste fue que el periodista le había exigido una suma de dinero para dejar de publicar notas en su contra. Este hecho ocurrió el día 26 de agosto del 2005. En ninguna de estas actuaciones intervino juez ni fiscal alguno, todo lo organizó la supuesta víctima quien entonces se fabricó sus propias pruebas. A pesar de la inexistencia de pruebas el CICPC atendió la denuncia y aún sin contar con ningún medio probatorio que la avalara, fueron presurosos a detener al periodista. El Ministerio Público hizo suyo el caso y solo presentó como prueba el dicho del Alcalde y fotocopia, por una sola cara, de los billetes que supuestamente estaban dentro del sobre. Aún con estas deficiencias el juez decretó medida privativa de libertad contra el periodista, y en virtud de que no contaba con ningún elemento legal para ello argumentó que éste contaba con el medio idóneo para extorsionar cual era el periódico. Así pasó el caso al Juzgado Primero de Juicio a cargo del juez Servio Tulio Hernández quien sin contar con ningún medio de prueba condenó al procesado a cuatro años de cárcel. Ninguno de los recursos legales tuvo éxito, todos eran sistemáticamente rechazados. La defensa accionó un amparo en diciembre por ante la Corte de Apelaciones, se inhibió una de sus integrantes y pasaron siete meses para que la Comisión Judicial designara suplente. La defensa introdujo otro amparo ante la Sala Constitucional que le fue admitido, y entonces fue que se movió la Corte de Apelaciones de San Fernando y le dio la libertad al prisionero quien pasó entonces VEINTIDOS MESES PRESO, sin pruebas del delito, con la sola palabra de la supuesta víctima, sin intervención preparatoria del Ministerio Público, sin razones para que se le juzgara en prisión.

¿Esto es un Estado de Derecho?
¿Se puede afirmar que el procedimiento utilizado es de un país donde la democracia es respetada?
Al igual que en mi caso, ¿está o no la policía, el ministerio público y los tribunales al servicio de la injusticia, del abuso, del atropello para silenciar la crítica?

//////////

INHUMANIDAD DEL MINISTERIO PÚBLICO. He podido constatar aquí en prisión que el Ministerio Público no funciona, simplemente no funciona. Aquí hay gente presa con dos años sin ir a la audiencia preliminar, y a juicio ni se diga. Los fiscales nunca tienen tiempo, se excusan, piden diferimientos que los jueces complacientes les otorgan. A nadie le importa nada, no les importa la vida humana, no les importa que los presos sean culpables o inocentes, no les importa que muchos de ellos lo son y que quienes lo son tienen derecho a que se les establezca una pena con fecha cierta para recuperar su libertad. Aquí en prisión hay una llaga abierta en el corazón de la patria.

//////////
APATRIDA RUEGA POR INTERVENCION MILITAR. A mi correo llegó una carta, escrita en inglés de un sujeto que se hace llamar Federico Alves, dirigida a Departamento de Estado, y en ella se le denuncia que aquí en Venezuela hay misiles apuntando a los Estados Unidos, y termina pidiendo una cita con el Presidente norteamericano y con el Secretario de Estado para imponerles del asunto. Este es el final de dicha misiva:
I am writing to you in the hope that you may bring this up with the
Secretary of State and the President. The information can be confirmed
by the US intelligence if I act as a channel to the sources. The
problem of course is discretion, for my sources are afraid of the US
giving up their names at some point, leading to their death and torture
and the destruction of their families.

Very truly yours
Federico Alves
954 444 7408
Este individuo está procurando una intervención militar extranjera en Venezuela. Yo no soy afecto a este gobierno, lo adverso, creo que está acabando con la democracia, pero de allí a estar implorando una intervención militar norteamericana hay mucho trecho, no entiendo como en este caso no se abre un juicio contra este apátrida.

DE LA PRESIDENCIA DE LA REPÚBLICA NOS HAN LLEGADO DOS MENSAJES ADVIRTIENDO QUE DESDE ALLÁ NO ESTÁN INTERESADOS EN PERJUDICARME, que esto no es un asunto del gobierno sino un problema de naturaleza personal. Acuso recibo y respondo que estoy en una cárcel del gobierno, de las más violentas e inseguras que existen, la vida aquí no vale nada. CASI A MI LADO EN LA NOCHE DEL LUNES PASADO MATARON A TIROS A DOS RECLUSOS en una reyerta entre ellos. Originalmente el juez 52 de Control JESÚS MANUEL IZAGUIRRE me asignó a la Disip como lugar de reclusión, pero desde aquella dependencia oficiaron negándose a recibirme por falta de cupo y entonces, sin averiguar si eso era verdad, sin insistir, me mandó para acá. Estoy en esta prisión por decisión de dicho juez Izaguirre y por la negativa a recibirme en el otro lugar. Este juez y el gobierno son responsables de lo que me pueda ocurrir aquí, son responsables de la vida de un hombre inocente al que tienen preso por una infamia.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba