Opinión Nacional

Una respuesta incriminante

Una respuesta incriminanteLlama la atención que la respuesta del señor Chávez y del conjunto de su gobierno al informe de la Interpol, haya sido tan pero tan frágil que incluso tiende a abonar la credibilidad de la investigación forense realizada por esa institución internacional a la «biblioteca documental» de las computadoras de Raúl Reyes.

Limitarse a contestar que se trata de un «show de payasos» conducido por un «corrupto policía gringo», debilita la posición de la Miraflores roja-rojita con respecto a las señaladas vinculaciones políticas, financieras y militares entre el Estado nacional y las Farc que se desprenden de la información contenida en las tres portátiles.

La rueda de prensa presidencial convocada para justo después de la presentación bogotana del secretario general de la Interpol, Robert Knoble, dio pena ajena, para decir lo menos; y la tragadera de mamones en los programas «informativos» de los canales del Estado fue de lo más curiosa. Al fin y al cabo si no saben qué contestar, es preferible esperar que anunciar «programas especiales» y eventos mediáticos para poner la cómica.

Cómo sería la cosa, que la declaración del Psuv que ofreció Jorge Rodríguez flanqueado por Cilia Flores y Jacqueline Farías, al no más concluir la de Interpol, parecía igualita a esas intervenciones que hacen los comandos de campaña del candidato perdedor momentos antes de reconocer la derrota. La misma sonrisa tiesa y los mismos chistes estresados.

Acusar de payasería a la labor técnica de un organismo inter-gubernamental al cual pertenece el gobierno de Venezuela y con el cual mantiene múltiples relaciones, y vituperar de su secretario general, electo y reelecto por consenso en las Asambleas de la Interpol, es decir sin la oposición del actual gobierno de Venezuela, es una salida tan burda e improvisada que deja muy mal parado al señor Chávez.

Desde el comisionado de la Unión Europea para las relaciones exteriores, el socialista español Javier Solana, hasta el muy independiente Fiscal General colombiano y fuerte crítico de Uribe, Mario Iguarán, innumerables voceros se han pronunciado por la continuación profesional de las investigaciones sobre las «ciber-revelaciones» de las Farc.

Lo contrario sostiene Ramón Rodríguez Chacín, ministro encargado de la policía y la seguridad, que se ufana de su relación personal con el secretariado de las Farc, «de Marulanda para abajo», y acto seguido califica de «infamia» el que se alegue en Colombia que hay jerarcas faracos viviendo en Venezuela. ¿Podría haber una contradicción más infantil?

Cierto que ni la Interpol es infalible ni sus informes son incuestionables. Pero si se tienen fundadas dudas sobre su desempeño, éstas deben expresarse con seriedad y raciocinio, porque la burla baratona y el nerviosismo disfrazado de sarcasmo o insulto suelen ser tan incriminantes como la data dura y pura.

Sólo quién no tenga el más mínimo interés en que algo se investigue, es quien descalifica de raíz a la investigación y a los investigadores. ¿O no?

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba