Opinión Nacional

Unidades Populares de Defensa

En el acto de conmemoración del 4 de Febrero de 1992, el Presidente continuó la irresponsable línea de arenga revolucionaria asumida continentalmente desde que las FARC lo emplazaran públicamente, a raíz del sonado caso del terrorista Rodrigo Granda. Un irresponsable es quien no mide las consecuencias de las cosas que hace o dice. En el caso del primer magistrado es mucho más grave, porque cuando habla hace. Sus palabras provocan reacciones, hechos concretos, normalmente buenos para sus propósitos, pero malos para una nación cada vez menos representada por su gobierno. Granda, Anderson, Uribe y Colombia, Bush y Estados Unidos, Brasil, Argentina, China, Rusia, Irak, PDVSA y CITGO, petróleo y chantajes a granel, golpistas confesos presentados como rebeldes angelicales frente a supuestos golpistas reaccionarios y malvados que hasta quieren asesinarlo por cuenta de USA, revolución y fuerza armada, armas, helicópteros y aviones rusos y, por supuesto, Cuba y Fidel, son algunos temas abordados con motivos o sin ellos. Lamentablemente siempre en la dirección equivocada, en línea contraria a la vocación democrática y libertaria de este pueblo. Cosa curiosa, que mientras más poder concentra en sus manos, más pierde el respeto del ciudadano común, que lo rechaza con indignada conciencia de los peligros que acechan a Venezuela.

El cerco a la libertad de expresión, medios y periodistas y la criminalización de toda disidencia, la naturaleza del nuevo Tribunal Supremo que proclama la sumisión a Chávez y a los pactos firmados con los cubanos para la administración de justicia, son pruebas de la NO vigencia de los principios generales del estado democrático. A ello se suma el anuncio hecho el 4F-05. Serán creadas las Unidades Populares de Defensa. Según dijo “en el barrio, en el campo, en la fábrica, en el núcleo endógeno (¿?);ahí deben ir naciendo las UPD de diferente magnitud: 10, 100, 500 personas…” Es decir, batallones de delatores, de sapos bien remunerados, de tipos sin trabajo productivo alguno que solo se ocuparán de espiar, reportar y reprimir en nombre de la revolución, con el manido argumento de ser reservas militares, entiéndase milicias mercenarias, para defender la causa castro-chavista de la agresión de Estados Unidos y de las oligarquías colombo-venezolanas. Una verdadera legión de paramilitares bajo el mando directo y personal del Presidente, según sus propias palabras, y no del comando regular de nuestros batallones de reserva de la FAN, quienes tienen bien definida en leyes y reglamentos militares la misión que les corresponde. Pobre Venezuela ésta, bajo el mando de Chávez adelantando los nada originales esquemas de la aún más pobre Cuba. Hay que combatirlo en todos los terrenos. Ahora más que nunca. Lo electoral no es lo más importante. Por favor, no caer en distracciones, sin bajar la guardia en ningún campo. Vienen tiempos aún más duros que los que acabamos de pasar.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar