Opinión Nacional

V. Llosa: “Chávez es anacrónico, pero la gente empezó a notarlo

¿Presentar a Mario Vargas Llosa, Premio Nobel de Literatura 2010? Ni hace falta. Novelista y curador de la palabra (en el sentido de guardián de la exposición permanente del lenguaje y la ficción), el escritor nacido en Arequipa es más que peruano. Es de Latinoamérica (el anterior galardonado en el continente había sido el mexicano Octavio Paz en 1990). Y especialmente de los sudamericanos. Candidato a presidente en 1990, después de haber adherido al comunismo y al castrismo en su juventud, Vargas Llosa es hoy un militante del liberalismo. «Carezco de los dones para ser político», dijo el fin de semana pasado en Santiago de Chile, aunque «hago política como escritor, periodista y ciudadano».

No fue la única definición del laureado latinoamericano sobre política. Durante los tres días que duró el seminario «El futuro de la libertad en un mundo global», para festejar los 20 años del chileno Instituto Libertad y Desarrollo (hay varios ministros en el actual Gobierno de Sebastián Piñera provenientes de este think tank fundado por el economista Hernan Büchi), Vargas Llosa deconstruyó a «su» -nuestra- Latinoamérica, contradictoria, como puede serlo un personaje de «La fiesta del Chivo», con otro de «La Guerra del fin del mundo» y de «Conversación en La Catedral».

¿Latinoamérica? «Lo positivo es que por primera vez tenemos en nuestros países una izquierda y también una derecha democráticas», dijo en una de las conversaciones que mantuvo con periodistas. «Antes, la derecha gobernaba a través de los cuarteles y la izquierda creía en la revolución armada: por eso Chávez es anacrónico, porque no representa la izquierda actual, como son la de Brasil y Uruguay», agregó. Si bien Vargas Llosa cree que Venezuela es «un peligro porque tiene en su Gobierno a alguien aquejado de soberbia megalómana», también considera que los latinoamericanos no debiéramos sentirnos derrotados porque «el pueblo venezolano ya empezó a darse cuenta (de los peligros chavistas), como se vio en la última elección». (También, dice en sus «Estados financiados»: Nicaragua, Bolivia y Ecuador.)

Claro, no puede haber referencia a Venezuela sin adosarle luego a Cuba, que «sigue allí, como vergüenza de nuestro continente, con más de 50 años de castrismo, con tres generaciones de vergüenza e ignominia», agregó. «Es evidente que Cuba es un fracaso patético, que las nuevas generaciones sólo sueñan con ir a las playas del enemigo, que la revolución está dando las últimas boqueadas», señaló.

Por eso, se confiesa «optimista para América Latina», que a través de la ficción «tiene las posibilidades de incorporar a sus pueblos a la fantasía. «La ficción es parte de la realidad», insistió en Chile: «sobre todo para el caso de nuestro continente, ya que deja preguntas, azuza nuestra sensibilidad, nos hace conscientes de lo pobre, de lo feo». «El regreso a la realidad real nos hace ver la pobreza real frente al mundo soñado: la ficción es fuente de inquietud, de inconformismo» continuó, y por eso, «la literatura juega un papel fundamental, porque es un motor de cambio, es un elemento para probar, es un permanente desmentido para los políticos que dicen que todo está bien y perfecto», dijo.

Corrupción

Respecto de los valores, «estamos malogrados en América Latina, donde tenemos incrustada la corrupción», agregó. «La corrupción no tiene sanción de tipo social, no tenemos respeto a la ley y sí hasta cierta admiración por el pillo, y además creemos que el éxito es el resultado del privilegio y no del esfuerzo», dijo. Desgraciadamente, para Vargas Llosa, frente a una cultura carente de respeto a la ley y a la propiedad privada, sólo «una inyección de verdad, decencia y honradez podrá sacar a nuestras democracias de la corrupción heredada del autoritarismo». ¿Cómo? Vargas Llosa dice que para eso no tiene una respuesta.

Tuvo, sin embargo, definiciones contundentes para el continente latinoamericano: «Tenemos que desvanecer nuestras fronteras, ya que mientras existan, siempre habrá peligro de que los demagogos utilicen el nacionalismo». Vargas Llosa propuso seguir a Europa: «Admiro el modelo europeo, es la gran utopía realizada», dijo.

Pero cuando Ámbito Financiero le preguntó si los «clubes de países» como Unasur, la Comunidad Andina, o el Alba ayudaban a ese «desvanecimiento» de fronteras, fue taxativo: «Creo que los acuerdos de cualquier índole entre países latinoamericanos son beneficiosos y deben ser alentados, pero no comparto la idea de expandir el nacionalismo hacia un nacionalismo grande, que es de algún modo la base de los acuerdos regionales, para crear grandes conglomerados latinoamericanos para enfrentarse al mundo».

«Nos necesitamos en el vecindario», agregó. «Abramos nuestras fronteras con el mundo y al mismo tiempo entre nosotros para que nuestra inserción global sea más eficaz», dijo, «pero a la vez distingamos entre el patriotismo -que es un sentimiento sano, de amor a los ancestros, al paisaje y a la lengua-, del nacionalismo, que es una forma de colectivismo, en la que se le agrega valor a una persona por haber nacido en ese lugar». «En todo nacionalismo hay una exclusión y las fronteras son un elemento falsario para encerrar nacionalismo», remató. «Mire: todos nuestros conflictos fueron estupideces, creados por necesidades políticas internas, y el ideal, la utopía concretada, como es Europa, acabó con las rencillas internas».

¿Cómo sueña, cuál es su ficción para Latinoamérica?, fue la pregunta final. «Sin nacionalismos, que es la cultura de los incultos», dijo. «No creo en las identidades nacionales, que son mitos impuestos de manera coercitiva». Karl Popper bien definió la desaparición de la tribu como la manera de destacar la identidad individual: en lo que respecta a Vargas Llosa, aunque proponga desvanecer las fronteras de Latinoamérica, sigue siendo, igualmente, «nuestro» Premio Nobel de Literatura.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba