Opinión Nacional

Vamos acompañando a la sepultura del sistema educativo nacional

Ya la lengua se me cansó y la mantengo reseca en torno al tema de lo que se ve venir como futuro de la educación en éste país. El mono sistema de la enseñanza condicionado y preestablecido, para vender lo que al socialismo, ventiunesco u ochocentesco se le antoje no permite pensar en nada bueno para nuestra juventud. Este programa, como otros muchos de los socialistas viene destinado al fracaso y a la frustración.

Lo lamentable es que todos lo hemos visto anunciar, programar e instaurar, y nadie, pero nadie, ni siquiera los representantes de la educación católica, han tomado las enérgicas medidas de protesta que ello realmente debería implicar. Se trata mis apreciados lectores, de la eliminación de la Educación seria y formativa, se trata de la pseudos información mediocre para vender la idea de que se instruye sobre todo, mas los sujetos que la reciben terminan por no educarse en nada.

El engaño para con los cursantes a fin de procurar venderles que aun cuando nada sepan, pueden vender que saben mucho, y con ello levantar el ego, con aquello de que solo importa avanzar en grados, sin importar si realmente se tiene o no suficiencia para estar en ese otro plano superior formativo.

Se vende el paquete de que reprobar es provocar complejos e inhibiciones en la formación, lo importante es haber hecho tránsito por la materia, no importe si suficiente o no, pues de lo contrario se frustra al estudiante, quienes terminan así una carrera, sin saber como ni con cuales conocimientos, se gradúan de mediocres en tal o cual especialidad, con ciencia de a poquito y tipo autodidacta, lea, y aprenda o no, diga lo que sienta, que a Uds. le empaquetaran su certificado de suficiencia.

Con eso, no importa que se continúe o no siendo analfabeta de espíritu, pero cuando menos no les podrán decir que se aprendieron algunas cosas a su estilo o al de la revolución, sin siquiera saber lo que aprenden ni para que se lo aprende.

Una cualquiera de las “misiones” se encargará de expedirle el certificado de suficiencia, para acreditar a otro bolivariano mas como sujeto alfabetizado y hasta doctor y también le ofrecerán su camburcito en la Negra Teodora, encargada de subvencionar a los medio profesionales.

El sistema es convertir en mediocre todo lo que huele a cultura, educación y formación de niños, jóvenes y grandulones. Todos debemos pasar por la Universidad, aun cuando sea para aprendernos el camino que la cruz, o lo que se ve desde dentro de ella y para afuera, sin importar si tenemos capacidad o no para estar en ella, ni para estudiar o nó una ciencia, no importa si como inútiles o incapaces, pero lo que vale es el engaño de todos y para todos.

Las palabras del gran líder en el acto de entrega de los trabajos de remozamiento (pues aclaremos que no fue ningún reacondicionamiento del pobre Liceo Andrés Bello) daban pena ajena. Los eventuales cursantes o los que pusieron como entrevistados, peor no lo pudieron hacer. Sus opiniones sobre el nuevo sistema educativo daban muestras de todo, menos de la educación que venían recibiendo. Las preguntas y respuestas eran de esperarse. De nada bueno puede inquirir quien nada sabe ni viceversa.

Fueron tantas las bobadas que se dijeron de cultura y educación que uno no terminaba por creer que tales dimes y diretes tenían como ductor y director a quien funge como Presidente de un país.

Yo creo que la conclusión que puede sacar Juan Pueblo a simple vista es obvia, antes hablaba incoherentemente, pero decía de cuando en cuando cosas atinadas a las ideas pseudos socialistas, ahora, como que la cosa si se ha puesto fea, pues ni es coherente ni habla atinadamente. Es mejor que haga como con lo de las visitas a los Barrios, que ni se baje del camión, ni abra el pico. Es verdad que quien calla otorga, pero también que quien desbarra la embarra
Y si seguimos examinando los hechos mayor sorpresa obtendremos, los programas a distancia o en vivo sobre temas diversos de los que le hemos tenido que escuchar, no pasan de ser dicharacheras y asomo de excusas por lo que no se pudo hacer o si se lo hizo, mal hecho quedó. El pueblo no perdona las enmiendas, ni los olvidos. Lo que no se hizo o fue engaño o incapacidad y no se tiene como pensar que será rectificado en el futuro.

Me recuerda aquel celebre dicho de un ex presidente, cuando menos jocoso e inteligente: Piaste tarde pajarito.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar