Opinión Nacional

Vendo Candidatura

¿No Será más bien: Compro Candidatura? Porque vendo suena muy feo. Compro como que pareciera que la necesito, para algo mejor que vender la mía.

El problema es que este tipo de «mercancía» no se puede ofrecer como en: tucarro.com, o enmercadolibre.com.

El caso es que no se trata de la mía, para una curul en la futura Asamblea Nacional, que ya alborotó el avispero opositor, sino de plantearme desentrañar, si fuera posible… el cómo es que se hace para lograr ser «el candidato» de tal o cual circuito.

Pero déjenme ser yo el protagonista virtual de esta compra- venta, aunque sea para hacerme más fácil escribirlo que atacando terceras personas.

Muchas veces los patrocinantes de pupilos candidatos, o los mismos aspirantes, deben convencer primero a los mecenas que se guían por encuestas.

Entonces la vaina se complica, porque hay que jalar demasiado o tener mucho real, para poder pagarlas y mucho más todavía, para fabricar ese “tsunami de posicionamiento”. Por favor créanmelo, es en serio: una vez un propietario de encuestadora me ofreció, el punto porcentual de aceptación a millón de bolívares cada uno, que inflación de por medio, equivalen a unos siete u ocho mil Bs Fuertes actuales.

La otra posibilidad es tener una trinchera en uno de los aparatos partidistas, esos puestos, por los que se es capaz de matar, si no fuera porque lo descubren a uno facilito, por aquello de: “a quien benefició el crimen”.Conozco organizaciones donde se vende al mejor postor la jefatura de la llamada maquinaria.

Si no consigo ser candidato “eliminando” a mi contrincante eventual, entonces la cosa se pone fea. ¿El contralor Russian no podrá echarme una ayudadita con una inhabilitación oportuna a mi contrincante?

No hay caso, para llegar a tener mi puesto cercano al gran jefe en el aparato partidista, que me impondría en el circuito, se requieren años de tesón y confianza “desde arriba” en mi capacidad.

Que vaina, para eso entonces he debido trabajar hace varios años, pescueceando, mintiendo a granel, ofreciendo “resuelves”, “alivios” financiando campañitas en universidades, poniendo en nómina dirigentitos con futuro, dividiendo organizaciones, calumniando antagonistas, metiendo zancadillas parejo, o repartiendo también mucho real, montando una clientela de asalariados que me reúnan la gente. Esos reales no pueden ser propios, se imaginarán. Uno no gasta plata propia, en correrías políticas, eso es de pendejos.

Los reales deben aparecer como por arte de magia del bolsillo corrupto de contratistas beneficiarios actuales o futuros que «invierten», a cambio del porcentaje de comisión acordada como anticipo, de la obra o compra de equipos, insumos, etc. Entonces, merde, tampoco tengo chance por esa vía.

¡¡ Ya va, bingo ¡¡ ¿y si me voy donde un dueño de medio que tiene su cuota o su “persuasiva exigencia”ante quienes ponen y quitan las candidaturas en esos circuitos o listas?… déjenme intentar lograr una cita, pero el problema es que hablar con un tipo de esos, es más difícil que ir a ver a Sai-Baba en la India, como hicieron Cilia y Maduro, ya lejos de su pelazón, de cuando eran simples y quizá dignos habitantes de Catia, cuando él era chofer de autobús y ella “del hogar”.

Lamento decirle a quienes me saludan, en cualquier Centro Comercial y me aconsejan lanzarme para la Asamblea Nacional, en la fecha y condiciones de salir en minoría que ponga Chávez, que en verdad en estas elecciones, vistas ya como la ilusión de moda, más de lo creen, no “jallo” la manera de hacerme candidato, salvo que sea vendiéndome al gobierno y tampoco eso puedo hacerlo, porque tendría, además de hacer cola, que esperar un tiempo a que se enfríen mis calificativos a Chávez, como hizo Arias Cárdenas, por supuesto a su nivel de mucho mayores exigencias. La verdad es que tampoco me gustaría que me escupan diariamente en los años de vida que me quedan y dejarles esa “herencia” a mis hijas.

Yo como que mejor sigo sembrando mis papas y mis jojotos y no me meto a aspirante a candidato, porque ni tengo real ajeno que despilfarrar, ni tengo una trinchera importante en aparatos partidistas o fabricado por lo próceres mediáticos, ni tengo encuestadora “amiga” y menos que menos tengo un portal de opinión pública que se compra también, o que se usa en nombre y para los intereses del propietario de ese medio y cuya influencia es directamente proporcional al número de candidatos que imponga en los circuitos que Cilia le organizó para Chávez.

¿Entonces en qué quedamos: vendes, compras, te lanzas, o es solo burla y sarcasmos? Ni lo uno ni lo otro sino todo lo contrario.

Existen, amigos lectores, honorables [email protected] que se postularán a esas elecciones sin haber pagado estos peajes, y sin acudir al bazar de la compra venta de almas, tan habitual es ese oficio noble de la política, para quienes lo han hecho noble, a pesar de la magnitud en número de sus detractores y de sus oficiantes corruptos. Entre esos oficiantes corruptos pulula el 100% de los oficialistas, que vendieron su alma al gran satán criollo. Ese porcentaje debe estar en los alrededores del 80% entre los opositores «prudentes».

Ojalá tenga usted la suerte de pertenecer a un circuito electoral donde pueda sufragar por un candidato digno y no por alguien a quien un “tutor” le consiguió el puesto, quién será el verdadero dueño último de las opiniones del interfecto… y de buena parte de los haberes que logre.

Repitámoslo para que quede claro: Hay venezolanos que actúan en la política y son gente honorable, aunque los abstencionistas fanáticos nunca lo admitirán. Dejo constancia de mi reconocimiento para con aquellos que deben diariamente sobrevivir en esa jungla política y tienen que pelear frente a los prejuicios contra quienes hacen de voceros y promotores de muchas causas justas, en particular las de derechos humanos, defensa de los presos políticos, por defensa de derechos y reivindicaciones conculcadas etc.

Lamento sí, que al septiembre y al octubre calientes, contra el espantapájaros gobernante, le echaron encima un tsunami de agua helada. Porque así actuaron quienes llegaron a la conclusión que incluso las luchas muy fuertes les molestaban mucho para sus fines… tanto como a los déspotas gobernantes. Por ello hacen frente común, para alborotar el avispero electorero y calmando la calle preparar el nuevo gran embauque. Les deseo que fracasen y que la calle rehierva, para demostrarles que no es cierto que las luchas se opongan a un eventual uso de las tribunas electorales.

Y no crean que pienso que los electoreros carecen de apoyo…tienen y mucho… aunque sea por resignaciónpo´qu´eso e´ loque hay

La “sociedad de cómplices” se nutre de esas expectativas…quieren quietud y votos, aunque se los roben.

Es que hay quienes no pueden existir sin pensar en las futuras elecciones…al fin y al cabo de eso viven… Y Chávez reparte la comida aunque sean migajas.

A quienes que les va bien, mientras el país se acaba, también celebran alborozados, la que aspiran sea una larga tregua electoral, al fin y al cabo Florida es nuestra…

Pero no has respondido, me dirán. ¿Qué harás…? La verdad es que o me equivoque de país para nacer, o de época, o de vocación, o de momento para hacer valer opiniones que me parecen tan lógicas y que sin embargo carecen de apoyo… por lo menos de quienes pueden hacer que una idea tenga apoyo…

¿Puede hacerse política de otra manera, sin compra ni venta de candidaturas?

¿Puede articularse una oposición que permita acabar pronto con esta pesadilla, adecentar el país y sus instituciones y generar una nueva cultura política, donde los truhanes e impostores sean minoría, por rechazo social o por miedo a la dictadura de la ley?

Yo todavía creo… eso me mantiene vivo y sin ser candidato forzado a emigrar, para por lo menos salvármele al hampa común… y política que es su progenitora.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba