Opinión Nacional

Venezuela: el principio del fin

(AIPE)- La opinión pública venezolana se divide, según lo indican las últimas encuestas, en tres grandes sectores que atraviesan todos los estratos sociales: el chavismo «duro», la oposición moderada y el antichavismo intransigente. En el primer grupo, que conforma alrededor de un 20% de la población, se encuentran quienes defienden sin reservas el curso de un proceso de marcado tinte izquierdista y son totalmente fieles al presidente Hugo Chávez. En la oposición dura se hallan por lo menos un tercio de las personas, tal vez hasta un 40%; para este sector no hay posibilidades de acuerdo alguno con los «talibanes» que gobiernan y no hay otra solución que la salida inmediata del presidente para retornar a la paz y la gobernabilidad. El resto de la gente, que ya no apoya para nada a Chávez, vacila respecto al curso a tomar, no se compromete demasiado y espera simplemente el desarrollo de los acontecimientos. La dinámica de la situación, por otra parte, favorece nítidamente a una oposición que crece frente a un caudillo que se devalúa a la misma velocidad con que lo hace la moneda nacional.

El principal problema de la oposición, en estos momentos, es encontrar un método que permita la salida de Chávez del poder de un modo pacífico. Como éste controla todavía todos los poderes del estado se hace por ahora imposible enjuiciarlo políticamente y, por lo tanto, es preciso recurrir a las acciones de calle y a la presión institucional para intentar modificar la situación. Continúan las marchas, los cacerolazos y las movilizaciones de todo tipo mientras se evalúa la posibilidad de pedir la convocatoria de un referéndum consultivo o de declarar una huelga general indefinida. En ambos caminos se presentan, al menos por ahora, algunos obstáculos insalvables: para asegurar el resultado de un referéndum sería preciso cambiar la composición del actual Consejo Nacional Electoral, completamente adicto al chavismo; una huelga general resultaría difícil de sostener por mucho tiempo, ante la intransigencia previsible de un Chávez que, sin duda, se resistirá a abandonar el poder aunque el paro tenga éxito.

En este ambiente de tensión, la central de trabajadores (CTV) y la organización que agrupa las cámaras empresariales (Fedecámaras), con el apoyo de la Iglesia, han firmado ante el país un Acuerdo Democrático que aporta elementos para la búsqueda de una solución. Hay todavía cierta confusión en cuanto al carácter mismo del Acuerdo, pues algunos lo presentaron como un pacto de gobernabilidad que podría incluir hasta el mismo chavismo y otros creen que es una especie de programa para un futuro gobierno, todavía impreciso en sus contornos. Pero el Acuerdo es otra cosa: es una afirmación de que importantes fuerzas nacionales se oponen decididamente a Chávez; es una promesa de que habrá un futuro de paz luego de la salida del peligroso caudillo que se ha adueñado del poder.

Mientras tanto, continúan con fuerza los paros y las protestas. Es probable que, profundizando el conflicto, la empresa estatal de petróleos, PDVSA, se lance pronto a una huelga general. Maestros y empleados públicos continúan con sus paros, definiendo los contornos de un enfrentamiento que tiende a generalizarse y hacerse más agudo en un entorno de conflictividad creciente. La ansiedad, la confusión, la casi total ingobernabilidad predominan ahora en Venezuela. Nadie invierte en el país y la situación económica se deteriora con velocidad. Pero crece el sector de la opinión pública que ya no está dispuesto a soportar las pretensiones dictatoriales del presidente y aumenta también la convicción de que hay que buscar salidas para terminar de una vez con la delicada situación que se ha creado. En las próximas semanas aumentarán de seguro la tensión y la incertidumbre, aunque el desenlace resulta ya casi irreversible: Chávez no podrá continuar al frente del estado porque la mayoría de la sociedad se niega rotundamente a permitirlo.©

* Corresponsal de la agencia de prensa AIPE.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba