Opinión Nacional

Venezuela en Guerra contra el Totalitarismo

El lenguaje político… Está diseñado para hacer que las mentiras suenen veraces y el homicidio respetable. George Orwell

«que hay circunstancias en la vida de los pueblos
en que es lícito a los ciudadanos defender por las armas
los derechos legítimos que en vano han procurado
poner a salvo por medios pacíficos»;
15 de enero de 1927. -El Comité Episcopal de México

Existe un sistema moderno, la democracia totalitaria, ese tipo de democracia, que quiere igualar a todos no acepta diferencias y pluralismo, se encumbra en el poder con practicas inmorales y calla al resto, mediante su hegemonía que se manifiesta en el control de la libertad de expresión, de la violencia y represión para el disidente. Esa es la democracia que Hugo Chavez ha decretado para Venezuela con rango y fuerza de ley, amparado bajo leyes y procedimientos que le dan una apariencia de legalidad, mas no por eso son legitimas.

Tiranía practicada de forma sistematica, con un proyecto, procedimientos y tácticas que buscan la instauración de su sistema de forma inmediata y permanente, eso es lo que se persigue en Venezuela, entre sus tácticas se cuenta la creación de crisis sociales con el fin de medir la fuerza y resistencia de la sociedad civil, entre sus métodos la represión brutal y el asesinato son recurrentemente utilizados para acabar con los experimentos sociales que inicia, luego por medio de su lenguaje político y su manipulación pretende legitimar sus asesinatos, hacer legales sus crímenes y transformar en verdades sus mentiras.

Cuando se cierra un medio de expresión disidente, no se hace por que este medio sea un peligro para el criminal que gobierna, se hace para demostrar fuerza y medir la reacción, cuando se confisca propiedades se trata de demostrar quien “sera” el dueño del país, cuando se limita el acceso a suministros básicos como la electricidad se están aplicando métodos de control social, pero todo esto genera una tensión, llamemosla “tensión social”, la aplicación de los métodos gramscianos de dominación cultural permiten que cierta parte de la población sea facilmente adaptable a las nuevas situaciones, unos las aceptan sumisos, otros mientras no sientan que se les esta quitando nada que realmente les importe, ejemplos; sus entretenimientos mas básicos, su capacidad de comprar cosas que no necesitan, en fin todas sus necesidades artificialmente creadas, no actúan.

Pero indudablemente aun se dará resistencia, pues ciertas cosas no pueden ser doblegadas de forma definitivas, como el Alma, el pueblo venezolano resiste y la tensión social aumenta, lo cual produce que en un momento determinado esa tensión estalle y se torne incontrolable, los tiranos juegan, a la tensión social controlable, pero sus experimentos muchas veces se salen de control y recurren al asesinato, al genocidio, al exterminio definitivo del contrario.

Lo que los regímenes totalitarios buscan cuando quieren erradicar al “enemigo de clase”, no es solamente suprimir cualquier oposición. Es alinear el conjunto del cuerpo social en un modelo único que se presume como el mejor. Es en el fondo la pasión de lo Mismo, la voluntad de reducir a lo único cualquier diversidad humana, cualquier complejidad de lo social, lo que los hace suprimir cualquier diferencia, cualquier desviación, cualquier pluralidad. El fin de las diferencias es el proyecto máximo del totalitarismo, allí donde todo sea igualado y es lo que persigue el régimen socialista que gobierna Venezuela.

En ese proceso están llevando a un pueblo al borde de su resistencia, acorralando sin salidas y llevándolo irremediablemente al enfrentamiento armado, esto no es nuevo, es lo que ha sucedido en la historia de Venezuela, repetidamente, las ambiciones personales de hordas de saqueadores, incultos, ignorantes por naturaleza y llenos de resentimiento han sumido al país en la violencia y la lucha intestina.

Venezuela se encuentra en Guerra contra el totalitarismo, en guerra contra el pensamiento único, en guerra contra la indiferenciación, contra el igualitarismo radical que pretende “igualar” a todos en la miseria y que utiliza la decadencia como sistema para regular una sociedad, el proyecto totalitario que utiliza métodos democráticos para “legitimar” sus crímenes no tiene ninguna objeción de conciencia al momento de utilizar la violencia para doblegar la sociedad, nuestros muertos, nuestros heridos, nuestros presos, nuestros torturados, nuestros exiliados son testimonio de esto, pero también son testimonio de resistencia.

Pero llega el momento en que resistir ya no basta y hay que defenderse, la defensa de nuestra libertad, de nuestra identidad reclama sacrificio ¿Quien esta dispuesto al sacrificio? Y ¿quien esta dispuesto a la sumisión? Son las preguntas que debemos hacernos, ser libre es ser responsable de nuestra propia existencia, vivir en libertad es asumir esa responsabilidad, entregamos nuestra responsabilidad o la defendemos para salvarla del totalitarismo, para mi no hay otra elección que la Libertad ¿y para ti?.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba