Opinión Nacional

Venezuela: Las Misiones y las listas de Chávez Frías

Muchos voltean la cara hacia otro lado cuando pasan determinadas cosas. Por ejemplo, los Jefes de Estado siempre podrán decir que ellos defienden los negocios de su país, que la “realpolitik” se les impone, sobre todo si los demás hacen lo mismo. ¿Por qué no vender armas a Venezuela, dirá el Ministro Bono de España, sí el Gobierno de Aznar también lo hizo?

Pero todo tiene un limite. Hasta el cinismo de los gobierno autoritarios. Porque si esa, la realpolitik, es la excusa de los jefes de estado, ¿Cuál es la de congresistas, intelectuales, profesores universitarios, religiosos o religiosas que apoyan el tercermundismo, socialistas, liberales o estudiantes universitarios —de esos que visten franelas del Che Guevara— frente a dos hechos como los que ahora narraré?

1) Las Misiones, ¿Éxito de la revolución Bolivariana?

El Presidente Chávez Frías, hace unas pocas semanas, cuando se confesó socialista, despejo la “incógnita” de su ideología y nos ahorró varios debates intensos que con respecto a la caracterización de su régimen se venían efectuando. Claro que eso de “socialismo nuevo, del siglo XXI”, no nos ayuda mucho a entender, pero por lo menos ya es un adelanto significativo. Posiblemente para muchos socialistas europeos o norteamericanos, eso es una confirmación que les explica de manera satisfactoria todas las medidas “populares” que ha venido adoptando el Gobierno de Chávez Frías. Nos referimos, por ejemplo, a las Misiones, que bien vistas, no son más que un mecanismo de subsidio, algo ineficiente, pero sin duda necesario.

Pero, no nos llamemos a engaño. El “romanticismo” socialista o un bien intencionado deseo por resolver algunos de los acuciantes problemas del país, no son lo que explican lo que esta detrás de esas medidas. En realidad, lo que esta detrás es el más ramplón populismo electorero. El hecho de que sirvan, como en efecto sirven, para atenuar algunas graves deficiencias no es más que un resultado secundario, porque la intención real, verdadera, del Gobierno de Chávez Frías era otra.

Esa intención fue revelada el día 12 de noviembre de 2004, en una reunión en la Academia Militar, en la cual el Presidente Chávez Frías reunió a su Gobierno para definir lo que denomino “la Nueva Etapa”, las nuevas líneas estratégicas de la revolución bolivariana. En esa reunión Chávez Frías develo el verdadero sentido de las Misiones; estas fueron sus palabras:
“Hay una encuestadora internacional recomendada por un amigo que vino a mitad del 2003, pasó como 2 meses aquí y fueron a Palacio y me dieron la noticia bomba: “Presidente, si el referéndum fuera ahorita (SIC) usted lo perdería.” Yo recuerdo que aquella noche para mí fue una bomba aquello, porque ustedes saben que mucha gente no le dice a uno las cosas, sino que se la matizan . . . Entonces fue cuando empezamos a trabajar con las misiones, diseñamos aquí la primera y empecé a pedirle apoyo a Fidel. Le dije: “Mira, tengo esta idea, atacar por debajo con toda la fuerza”, y me dijo: “Si algo sé yo es de eso, cuenta con todo mi apoyo.” Y empezaron a llegar los médicos por centenares, un puente aéreo, aviones van, aviones vienen y a buscar recursos, aquí la economía mejoró, organizar los barrios, las comunidades. Aquí en Caracas empezaron con Freddy, con José Vicente allá en Sucre, en Miranda con las guarniciones militares, en aquellos estados críticos. Y empezamos a inventar las misiones. Aristóbulo, ¿cómo se llama? Robinsón. Y aquella avalancha de gente que se nos vino encima, y de Ribas y Vuelvan Cara, y empezamos a meternos todos, PDVSA, Rafael Ramírez con Alí Rodríguez, todo el equipo de PDVSA, el Frente Francisco de Miranda, formamos el comando político, lo ajustamos un poco más, y entonces empezamos, mire, a remontar en las encuestas, y las encuestas no fallan, las encuestas no fallan. No hay magia aquí, es política, no es magia, y vean cómo hemos llegado.”

De modo que, las Misiones, ese paradigma revolucionario, de cuyos nombres el Presidente Chávez Frías ya no se acuerda muy bien —“ Aristóbulo, ¿cómo se llama? Robinsón”— no son más que el resultado de una encuesta de opinión. De ese, tan de moda, hacer política por encuestas; un mero ejercicio de campaña, el consejo de algún perspicaz “director de medios”, que pudiera variar, según varíen las próximas encuestas, los próximos estudios de opinión.

2) La “lista Tascón”

Hace un par de días, el domingo 17 de abril, el Presidente Chávez Frías, en uno de sus “gabinetes móviles”, especie de gobierno circo itinerante con el que recorre el país, afirmó que sus seguidores deben “enterrar la lista de Tascón”. Tras lo cual agregó: “Digo esto porque me han llegado cartas que me hacen pensar que todavía en algunos espacios tienen la lista de Tascón para determinar si alguien va a trabajar o no va a trabajar. ¡Entiérrese la lista de Luís Tascón!”. Según el Presidente Chávez Frías, esa lista «fue un momento que ya quedó atrás” y que la «famosa lista seguramente cumplió un papel importante en un momento determinado, pero eso pasó».

Luís Tascon es un diputado del partido MVR, el principal partido de Gobierno, que tuvo la ocurrencia de publicar en su pagina Web la lista, con los números de cedula de identidad, de las personas que firmamos solicitando la revocatoria del mandato del Presidente de la Republica el año pasado. Debido a eso, muchas personas que aparecieron en la lista, fueron despedidas de su trabajo, se les negó acceso a becas, créditos, empleo —incluso en empresas privadas— documentos de identidad; es decir, fueron sometidas a toda clase de amedrentamientos, discriminaciones y humillaciones para evitar que fueran a votar a favor de la revocatoria del mandato del Presidente de la República.

Pero no sólo eso. El diputado Tascón colocó también en su pagina Web un modelo de carta para que aquellos que aparecieran en esa lista pudieran retractarse y solicitar que su nombre fuera excluido de entre los firmantes.

Nadie sabe muy bien de que forma el Diputado Tascon obtuvo esa lista, pero sin duda provino del Consejo Nacional Electoral (CNE) que es el organismo que la tenía, el único que se las pudo haber facilitado. Bastante que advertimos algunas personas, incluso por escrito, con cartas que consignamos en el CNE, cuya copia tenemos, en las que argumentábamos que la publicación de las cedulas de identidad de los que firmaran era un mecanismo que se prestaba a abusos; una manera de propiciar las condiciones para que se produjera la intimidación de los posibles firmantes y posteriores votantes.

Pero lo más grave no es la denuncia que el propio Presidente de la Republica hace de que, con la “lista de Tascón” se produjo un proceso de discriminación política y una violación de derechos humanos elementales. Nótese que el Presidente utilizó la palabra “todavía” y se refirió a dicha lista como algo que “seguramente cumplió un papel importante”. No se trata de que el Presidente negó su existencia o de que él reprobara esa conducta o de que eso si hubiera hecho sin su conocimiento o su consentimiento. No, en absoluto. Es más, aseguro que esa lista “cumplió un papel importante”, pero que ya basta. No reniega de que se violara un derecho, solo le preocupa que se continué violando.

Más aun, la pregunta ¿Cómo obtuvo Luís Tascon esa lista? puede ser meramente retórica, porque se recordara que sin haber concluido el proceso de verificación de las firmas, ni haber emitido opinión sobre la validez de las firmas, el propio CNE le entregó copia de las planillas con las firmas al Presidente de la Republica, quien las estuvo utilizando en varios de sus programas dominicales para crear una campaña de opinión en contra del proceso, acusando de “traidores” a quienes habían firmado y asegurando que algunas de esas huellas y firmas eran falsas.

Naturalmente, cabe ahora cualquier pregunta o especulación. ¿Por qué será que la “lista Tascon” se convierte ahora en un problema? ¿Por qué es censurable que ahora se siga utilizando y no fue censurable que se utilizara antes?

Reitero que nadie niega resultados concretos y la necesidad de tomar medidas para atenuar los efectos perversos de la pobreza y la miseria; lo que pongo en duda son las intenciones “altruistas” o “ revolucionario románticas” con lo que algunos socialistas y liberales europeos y norteamericanos pretenden esconder la cara y justificar moralmente el apoyo a un Gobierno autoritario y populista.

(*): Politólogo

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba