Opinión Nacional

Venezuela: Mitos y Realidades

Debe y tiene que existir una manera diferente de resolver la crisis sociopolítica y económica del país. La manera como los partidos tradicionales y el gobierno actual están tratando de solucionar esta crisis no va a funcionar. Estas supuestas soluciones han sido implementadas anteriormente con resultados desastrosos. Lo cual no es una sorpresa ya que “…. muchos de los problemas que hoy enfrentamos son mas complejos, y envuelven una multitud de causas, los cuales son el resultado, al menos parcialmente, de acciones o decisiones tomadas en el pasado para aliviar estos.” (Aronson.) Por lo tanto, es necesario buscar soluciones diferentes, emplear metodologías diferentes para estos problemas. Estas nuevas soluciones o planteamientos deben de venir de un nuevo paradigma, lo que equivale a decir que debemos pensar de una manera no convencional (“Out-of-the-box”) y abandonar viejas y obsoletas asunciones para que puedan surgir nuevos pensamientos progresistas. De la manera como están actualmente las cosas, se vislumbra que vamos a estar lidiando con los mismos problemas (salud, educación, desempleo, corrupción, etc.) en el futuro próximo si no cambiamos nuestra “cosmovisión” para adaptar y adoptar nuevos planeamientos o enfoques, nuevas metodologías, y nuevas reformas políticas.

Para hacer esta transición hacia un nuevo paradigma, debemos erradicar ciertos mitos arraigados en la mente de la población. A continuación describo algunos de estos:

Mito # 1: Cualquier partido político o gobierno debe pertenecer a uno de las tres ideologías políticas: la derecha, la izquierda, o el centro. ¿Porque? ¿Porque un partido político o gobierno debe pertenecer a una de estas ideologías? ¿Que pasaría si existiera un partido político que no siguiera ninguna ideología especifica tradicional, sino que siguiera la ideología de la razón, la verdad, el bien común, la libertad de expresión y pensamiento, el bienestar de la nación, y la creación de oportunidades para todos sin importar el color de la piel, y la afiliación política o religiosa?

El punto es que la gente quiere vivir con dignidad. Nuestros deseos y necesidades no son diferentes a los del resto del mundo. Todos queremos básicamente lo mismo como nación: empleos dignos, una buena vivienda, un gobierno con credibilidad, buenos sistemas de salud y educación, un buen sistema judicial, etc. Y sobretodo, queremos un sistema que sea justo y balanceado, que nos represente a todos por igual. Queremos un sistema que no solo satisfaga los deseos y necesidades de aquellos que están supuestamente a la izquierda del espectro político pero que también satisfaga los deseos y las necesidades de aquellos que se encuentran a la derecha, sin que se anulen entre sí. Entonces, si yo simpatizo con un partido político que promueve estas ideas o tipo de gobierno, ¿cómo me denominaría el establecimiento político? ¿Izquierdista? ¿Derechista? ¿Centrista? Que tal ¿“humanista?” O que tal “ una persona socialmente concientizada” O simplemente una persona que se preocupa por su país.

Mito # 2: Estamos donde estamos como nación porque “ellos” no nos dejan progresar.
Esto lo he escuchado muchas veces. ¿Quiénes son “ellos?” Nuestros lideres políticos han hecho de esta excusa una especialidad para así poder esconder el fracaso de sus gestiones. Según estos lideres, son “ellos” los que no quieren que te eduques. Son “ellos” la razón por la cual eres pobre y analfabeto. Son “ellos” los que no te permiten conseguir un empleo. Son “ellos” la razón por la cual no te has realizado ni alcanzado tu potencial como ser humano. Son “ellos” la razón por la cual somos una nación subdesarrollada. Y así continúan culpando a otros por todos los males del país, excepto a ellos mismos. Podríamos llamar a esto “El Juego de la Culpa”. Es culpa de los gringos la razón por la cual somos una nación pobre, es la competencia la razón por la cual no podemos vender nuestros productos a precios competitivos, la administración anterior, es la razón por el cual el desempleo es alto, etc. Entonces, una pregunta nos viene a la mente: ¿Quién puso a “ellos” en el poder? O ¿Porque le dimos a “ellos” tanto poder como para interferir en nuestras vidas cotidianas? Para mí, la culpa de nuestra crisis socio-política y económica esta mas en “nosotros” que en “ellos” Tenemos que erradicar ese complejo de victima de nuestras mentes y reconocer que todos como una nación, trabajando juntos podemos resolver nuestros problemas, y que no podemos o debemos culpar a otros sino a nosotros mismos por nuestros fracasos. Hay que mantener presente que “somos el capitán de nuestro propio barco.”

Mito # 3: El gobierno debe resolver todos nuestros problemas y proveer para todos. ¡Completamente equivocado! Los gobiernos por si solos no pueden resolver todos los problemas de un país. En Venezuela hay mucha gente que piensa que el gobierno es responsable por todo. Eso esta muy lejos de la verdad. El papel del gobierno es el de servir de catalizador para la búsqueda e implementación de las mejores soluciones a los problemas y para crear las fundaciones de un sistema de leyes y políticas. Sin embargo, depende de la sociedad civil exigir un sistema de “Verificación y Balances” para asegurarse que nosotros como nación vamos en la dirección correcta. Esto no quiere decir que la importancia del gobierno en la administración del país este de alguna manera limitada. El gobierno por supuesto juega un papel muy importante pero este no puede hacerlo todo. Nosotros, la sociedad civil, debemos organizarnos para ayudar a administrar el país. Esta demás decir que planes, objetivos y metas claras deben de ser diseñadas, desarrolladas e implementadas, y todos debemos aceptar y colaborar en la realización de estos planes.

Mito # 4: Tenemos petróleo. Somos un país rico.
¡Completamente falso! No somos un país rico baja ninguna medida. Somos un país bendecido por la naturaleza con grandes reservas probadas de petróleo y de otros recursos no renovables. Pero esto no nos hace un país rico. No tenemos ninguna “Core Competence” (Core Competence es la combinación de tecnología y habilidades de los trabajadores que convierten a una empresa en líder de su industria) en ninguna industria. “Hecho en Venezuela” (“Made in Venezuela”) no es reconocido en ningún sector cintifico/tecnologico o mercado internacional como sinónimo de calidad o innovación. Nuestros egresados de las universidades no están recibiendo una buena educación debido a la mala administración de nuestras casas de estudios, por lo cual no pueden exigir mejores salarios una vez que entran al mercado laboral. El salario mínimo esta cercano a los $170 mensuales, lo cual no alcanza ni para comprar la canasta alimenticia. Además, nuestros ingresos anuales por persona han ido disminuyendo en los últimos diez años. Para poner esto es perspectiva, un trabajador que gane el salario mínimo, tiene que trabajar por lo menos 2 meses para poder comprarse un televisor, un refrigerador o una cocina. Eso es ridículo, y tiene que cambiar.

Mito # 5: La corrupción es un fenómeno cultural. Así somos nosotros.
¡Completamente absurdo! Una de las razones por la cual la corrupción es rampante y en aumento es porque nadie quiere hacer algo sobre esto. Hoy en día hay muchos mecanismos que pudieran ser implementados para combatir la corrupción, pero no hay la voluntad de hacerlo. ¿Porque ninguno de nuestros lideres políticos ha propuesto o demandado un sistema de Transparencia y Responsabilidad dentro del gobierno para combatir la corrupción? La respuesta es clara: ellos no quieren. Los políticos y oficiales del gobierno hablan acerca de la corrupción pero no hacen nada al respecto. Con los nuevos avances tecnológicos, especialmente en el área de tecnología de información y comunicaciones, seria relativamente fácil diseñar e implementar un sistema de Transparencia y Responsabilidad en todos los departamentos, instituciones publicas y ministerios del gobierno para ayudar a combatir la corrupción. No mas guisos. No mas chanchullos. No olvidemos, como dice Peter Senge en su libro “La Quinta Disciplina” que “la estructura influencia el comportamiento”. Por lo tanto, un sistema de gobierno bien estructurado promocionaría o fomentaría sentimientos anticorruptivos a través de la comunidad, y no toleraría deshonestidad en el gobierno.

Mito # 6: Todas las transacciones en el gobierno toman mucho tiempo, por lo tanto tiene que esperar.
¡Ridículo! No debería ser así. Lo que tenemos son procesos mal diseñados dentro del gobierno que fomentan la mediocridad en vez de la efectividad y la eficiencia. Ciertamente, hay un sin numero de casos en los cuales empleados públicos tienen que esperar meses y hasta años para recibir sus salarios. A diario vemos maestros, profesores, enfermeras, médicos, policías, etc., en huelga, exigiendo sus sueldos atrasados. Han habido casos de maestros y profesores retirados o jubilados que han tenido que esperar meses y hasta un año para recibir sus pensiones. Todo esto ocurre porque los oficiales del gobierno han diseñado sistemas y procesos que promueven la ineptitud, la incompetencia, y la corrupción. También han habido casos en los cuales ex-empleados públicos han tenido que ir varias veces a Caracas para iniciar el papeleo para recibir su pensión. En la mayoría de las oficinas de gobierno que van les repiten el mismo cuento: “Se le olvido este o aquel documento.” “ Tiene que esperar a que sus papeles sean procesados.”¡Regrese en tres meses!, Etc. Eso es ridículo e irrespetuoso.

Hay infinidades de casos en los cuales la gestión del gobierno es tan pobre que la productividad debe ser negativa. Tomemos un ejemplo: obtener la cedula o un pasaporte en cualquier oficina de la Diex. La gente va a estas oficinas y después de esperar por lo menos 4-6 horas les dicen que “No hay material para procesar su documento. Vuelva otro día”. Esto sucede a menudo, año tras año. ¿Dónde compran este “material” los encargados de estas oficinas?” ¿La Luna? ¿Plutón? ¿En otra galaxia? ¿Porque pasa esto? ¿Les importa la gente a estos oficiales del gobierno? Parece que no. ¿Que razones pueden haber para que esto ocurra? No creo que existan razones validas. Lo que veo es un sistema obsoleto, subdesarrollado, administrado por oficiales mediocres y corruptos ofreciendo un pobre servicio a sus clientes. Esta por demás decir que este sistema tiene que ser cambiado o rediseñado, para que el progreso real se lleve a cabo.

Mito # 7: Si no estas conmigo, entonces estas contra mí
¡Tampoco es verdad! Ese es el juego del gobierno y la oposición. El punto es que uno no debe ser calificado como antipatriótico solo porque uno difiere con las políticas del gobierno. Algunos segmentos de la población se identifican fuertemente con el gobierno y llaman a aquellos que no simpatizan con ellos antipatrióticos. No toleran disidencia. Ellos piensan que son dueños de la verdad y que solamente ellos y sus partidos políticos pueden salvar al país. Lo mismo ocurre con la oposición. Ambos grupos detestan mutuamente sus posiciones políticas a tal grado que pareciera que no hay manera de reconciliar las diferencias. Ambos grupos han pasado los últimos cinco años insultándose entre sí, sin ninguna tregua en el futuro cercano. ¿Que hemos ganado como país de esta confrontación? ¡Nada, absolutamente nada! Nuestros lideres deben de entender que nos necesitamos el uno al otro en nuestra batalla para rescatar al país del abismo en el que se encuentra hoy en día. Tenemos que aprender a vivir juntos. El gobierno debe de reconocer que no puede gobernar sin la inclusión y la ayuda de los que están en la oposición. Y la oposición debe presentarse como una alternativa real, verdadera, con planes serios y concretos y una plataforma política creíble si quieren representar a aquellos que están al otro lado del espectro político. “ Tenemos que mantenernos juntos, o de lo contrario, moriremos separadamente” dijo Benjamín Franklin. Necesitamos unir, no dividir.

Mito # 8: Yo no puedo hacer nada para mejorar las condiciones de vida de los mas desfavorecidos.
¡No es verdad! ¡Todos estamos juntos en esto! Eso de “nosotros” contra “ellos” no existe. Somos un solo pueblo. Ahora es el momento de rescatar nuestra nación del profundo desespero en el que se encuentra, causado por décadas de negligencia e injusticias sociales, y hacer de nuestro país la envidia del mundo. Debemos esforzarnos para traer justicia no solo para aquellos que han sido desatendidos, abandonados y olvidados, sino para todos. Una cosa debe de estar clara: si no resolvemos los problemas socio-económicos de los mas desfavorecidos, estamos condenados al fracaso: el destino de ellos esta unido al nuestro. En las palabras de JFK: “…. En nuestras manos esta el éxito o el fracaso final de nuestro rumbo.”

¡Y para nuestro país, teniendo en cuenta la dinámica de la crisis socio-económica y política, el fracaso no es una opción!

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba