Opinión Nacional

Venezuela mujer

Valor de sobra. Valor que nutre y se contagia. Valor que se entrega y se desprende al paso. Por fuera y por dentro. Desde adentro y hacia afuera.

Ver una mujer dispuesta con suficiente coraje para avanzar ante un ejército de hombres uniformados armados para la guerra, alienta. Pero ver un montón de mujeres que no retroceden un paso, que se plantan en el sitio y que resisten la amenaza de las armas, enorgullece. Estos últimos años se recordarán, entre el dolor y la ira, como los años en que las venezolanas mostraron al mundo la valentía que falta a quienes se arrodillan a la fuerza bruta de la tiranía. El valor no necesita ni de armas ni de uniformes.

¡Me vanagloria ser mujer y venezolana! Si se guardaban dudas sobre la actitud que asumiríamos las mujeres ante la cobardía de unos hombres que no son nuestros hombres, y la violencia de las balas que se disparan para responder al fuego de banderas elevadas, es hora de redimirse y alfombrar de rosas el piso que pisan nuestras mujeres.

Nuestras mujeres han demostrado que la cabellera adorna la razón. Para enfrentar pacífica y tenazmente trajes manchados con vergüenza. Para enseñar dignidad y para parir honor. Hay suficientes muestras de ello en todos los rincones del país. Las mujeres venezolanas no han vacilado un instante en acompañar, en seguir y en custodiar a sus maridos, a sus hijos, a sus padres. En Caracas, en Carabobo, en Zulia, en Aragua, en los campos petroleros, en Paraguaná.

Las venezolanas han ocupado espacios que antes eran reservados para los hombres. La lucha política era uno de ellos. Hoy por hoy, en un país donde la mitad de la población es del sexo femenino, se ha entendido y demostrado admirablemente que muchas mujeres están dispuestas a hacer, lo que hombres con coraje se han detenido a pensar dos veces. Y cuando se trata de defender el futuro de los hijos, la audacia y el brío exhibido sobrepasa cualquier expectativa.

La mujer venezolana de hoy esta escribiendo una historia que engrandece a cualquier país. Una historia que sembrará en los hijos de los venezolanos una raíz fuerte de libertad y justicia para mantenernos firmes. Una historia que sale de ser esposa, madre, hija. Que sale de cantar una canción de cuna y sostener una familia, a guerrear como las mejores para obtener una victoria merecida por su bravura. Una historia de tenacidad y valor para proteger y defender a todos los hijos de Venezuela.

Y Venezuela lleva nombre de mujer. Por templada. Por valiente. Por decidida.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba