Opinión Nacional

Venezuela no es de Chávez

Lo que Venezuela está viviendo es difícil de  soportar. Y es en ese aguante que ha tenido el pueblo venezolano, debe reconocerse el coraje de una oposición que no se rinde, que  sigue luchando, resistiendo. No somos un país  fácil de entender. Uno mismo se hace preguntas a veces desalentadoras, nos criticamos en nuestras debilidades que son ciertas, están allí, pero no son más que nuestras virtudes como  pueblo.

Subestimarnos no nos hace ningún bien. Pero  lo hacemos.   Podemos ser mejores y eso no es ningún secreto, pero la descalificación y  la condena, no nos ayuda en absoluto. Hay una Venezuela decente, luchadora y bondadosa que  está viva, palpitante, que se horroriza con  los muchachos que han quedado ciegos por perdigones  y los   asesinados de todos los días. Hay una Venezuela que no confunde la verdad ni la integridad que está en esos estudiantes, arriesgando su vida por los valores mutilados. Hay una Venezuela de honor en sus hombres de ayer que sembraron la democracia sin insultos y amenazas, sin  robar ni manchar la imagen de un país  de esperanzas. Esto que estamos viviendo, es otra cosa. Es la Venezuela  que obligada y ligera abusa de Bolívar para adorar al Che y, en sus Fuerzas Armadas obligadas a defender a sus hombres y su soberanía, uniformados, robotizados, maltratan mujeres, humillan  ancianos y empuñan garras de hierro para acompañar gases asfixiantes contra el pueblo. Es la Venezuela de un militarcito gris, rodeado de traidores a principios y honor que ya no engaña a nadie ni aquí ni en el mundo aunque  alfombras rojas complacientes le permitan todavía caminar al ritmo de las botas aún en los zapatos más finos, caros y lustrosos que todos pagamos. El que ha dividido a los venezolanos para “reinar”  provocando  la barbarie y el terror. Es verdad que para que exista esta Venezuela, la otra no  puede escapar a su responsabilidad y su indolencia. Pero  este “eclipse civil” está pasando. La oscuridad da paso a la luz. Y no es verdad que la luz  alumbra la maldad, todo lo feo de la vida. La Venezuela bondadosa, libre, que llora por los hijos de otros, que no quiere odiar, que  es espontánea en la mano extendida y la risa abierta, que goza compartiendo historia, música, ilusiones, está allí. Los que hoy lloran seres queridos que no encuentran en la morgue, amontonados los cadáveres sin reconocer que cada cuerpo es una vida con sueños y  vacíos infinitos, saben que esto no es Venezuela. Los estudiantes con su gran expectativa existencial, saben que esto no es lo que les espera. La Venezuela de verdad  la llevamos cada uno en el alma, aprisionada en la espera angustiosa de su destino.  Por eso no podemos titubear. Cerrar los ojos. Hacernos los locos. Esconder la cabeza en la arena. No escuchar el llanto o el grito de dolor o rabia de otro venezolano. El oficio de ser venezolano no nos permite ser indiferentes. Hay que  ejercerlo, cuidarlo, defenderlo como la vida misma. Venezuela no es de Chávez.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba