Opinión Nacional

Venezuela, pobre niña rica

Cuando oigo o leo a un simpatizante de este desgobierno, no deja de causarme risa las afirmaciones que dan con relación al paro del próximo lunes 21 y al cierre de las empresas. Del primero, amenazan a los comerciantes con saquearlos e incendiarles sus negocios si se adhieren al mismo, sin tomar en cuenta que acciones como esas se convierten en paros indefinidos con las consabidas consecuencias de que las personas que laboran en los comercios quedaran sin trabajo, como sucedió con los saqueos del mes de Abril en las zonas del oeste de Caracas, cuando muchos trabajadores pasaron a engrosar la ya larga lista de desempleados, cuyo porcentaje se estima en un 15 % para el primer semestre del año 2002, o lo que es lo mismo 304.879 desocupados más que el año pasado, trayendo para Venezuela una mayor y más acentuada depresión económica, propiciando así la huida de capitales e inversionistas foráneos, dando como resultado el hambre, la desnutrición, la violencia en todos sus aspectos que incluyen a la propiedad privada y a la educación, pues los centros educacionales no escapan de la misma.

En lo que refiere a la toma de las empresas que cierran por quiebra o paro, hasta el momento que escribo, no he visto la menor intención de parte de algún industrial afecto al gobierno, de los que creen en este proyecto comunista, de reflotar alguna de las empresas cerradas que no han podido subsistir ante estas malas políticas económicas del gobierno, perdiéndose así más de 16.500 puestos de trabajo, y dicho sea de paso, aún a pesar de las amenazas de tomar tales empresas, no se ha activado ninguna de las quebradas. Debo decir que el Estado Aragua es la prueba más contundente de esta situación, máxime cuando tiene un gobierno local afecto al régimen chavista , este problema no solo se circunscribe al área textil sino que la crisis ha llegado a las empresas procesadoras de pollos, en el mismo caso se encuentra el hotel Maracay, que fue cerrado por este gobierno, con la idea de remodelarlo a fin de utilizarlo como hospedaje de los atletas que acudirían a esa ciudad con motivo de los juegos juveniles nacionales del año 1999 y luego se utilizó para refugiar algunos damnificados del Estado Vargas, hoy muere de desidia, esperando quizás que está estructura y sus grandes terrenos (no olvidemos que existe un campo de golf de 18 hoyos) sean rematados a precio de gallina flaca por algún vivito del gobierno de esos que siempre están en el guiso.

Tesis como las expresadas por el ministro de planificación y desarrollo Felipe Pérez Martí, relacionadas con el dólar, en las que él dice que si hiciéramos un ejercicio mental diciendo que el dólar baje, bajará; esto no se corresponde con una economía seria y pienso que propuestas como estas en nada ayudan al crecimiento económico del país.

Por otra parte no deja de asombrar el fallo del Tribunal Supremo de Justicia ante el amparo solicitado con relación a las zonas de seguridad establecidas por el gobierno, cuyo exponente fue el magistrado Jesús E. Cabrera que dice: “Que el trabajo de los no manifestantes (léase buhoneros porque los comerciantes formales están quebrados con estos señores a sus puertas) se ve impedido, e igualmente la libertad económica y hasta el derecho a la propiedad”. Se ignora de esta forma que el decreto de la zonas de seguridad llega a establecer que los propietarios de inmuebles que se encuentran en las áreas establecidas en el mismo, están bajo discrecionalidad del Ministerio de la Defensa para cualquier negociación de venta que quieran realizar sus propietarios.

Señores: todo lo antes señalado lleva al país irremediablemente al fracaso, no puede haber reactivación económica con tales procederes, la impunidad, la falta de confianza en los poderes públicos, la falta de incentivos y presupuestos a instituciones como el IVIC, que amenaza con paralizarse el próximo año por falta de un importe acorde a sus funciones y aunado a todo, Hugo Chávez, quién manifiesta su odio a los empresarios exitosos y a todo lo que signifique progreso para el país si no están de acuerdo con su aventura comunista, malversando lo que es de todos, sin ninguna empatía con la realidad del pueblo venezolano.

Por último esta reflexión: El 14 de Octubre, antes de la cadena presidencial apareció en las pantallas, por una fracción de segundos, el mensaje “Disparen a matar pronto” ¿Mensaje subliminal?. La película de Carlos Azpurúa no está en la programación en VTV y el mensaje estará por dos semanas (diario el Universal 16/10/2002,pág 3-14)

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba