Opinión Nacional

Venezuela ¿Qué está en juego?

Tenía conciencia que había sido electo en un régimen político democrático, con una tradición de más de 40 años de gobiernos electos con alternancia de Presidentes y de los partidos AD y COPEI quienes habían mantenido un relativa popularidad, lo cual les había permitido ser gobierno en esa etapa, denominada por Chavez la Cuarta Republica.

Se propone y lo logra, crear una Quinta Republica, que así se denominaba su movimiento político. Con una gran habilidad comunicacional, y con el respaldo de importantes dirigentes de las izquierdas venezolanas, había logrado un apabullante triunfo electoral. Sin embargo, no debe olvidarse, que era minoría en el Congreso, que tambien fue electo en esa oportunidad, sin embargo le anula su poder político. Chavez logra su objetivo de construir una nueva constitución, y dentro de los importantes cambios, fue darle a esta Constitución un gran sesgo militarista. Ello con un objetivo claro de permitirle los militares formar parte activa de la política, al otorgarles la capacidad de votar, y establecer una correspondiente estructura militar, en la cual los ascensos y otros asuntos militares, como los contratos de compra de armas, quedaba como exclusiva responsabilidad del Presidente, a su vez Comandante en Jefe de la Fuerzas Armadas. Ello fue así y progresivamente con los años, luego de los hechos políticos de Abril de 2002, el referéndum revocatorio y las reelecciones, Hugo Chavez fue consolidando su poder militar y lograr su objetivo, de tener unas Fuerzas Armadas al servicio de la Revolucion. Transforma a estas en su principal sostén político real. Asciende a Generales y Oficiales, que en justa evaluación no pasarían las pruebas para ello, pero y quizás lo mas importante introduce de manera directa a los militares en el mando y administración de las empresas del Estado, y de aquellas que progresivamente fueron nacionalizadas, o más bien expropiadas con el fin de acumular cada vez más poder del Estado y desde luego mayor poder personal, casi ilimitado. Las condiciones de vida de los militares aumentaron considerablemente como consecuencia de ello.

Chavez, expropia a las industrias de cementos, insumos agrícolas, teléfonos, electricidad, aceros, toma posesión absoluta de PDVSA, las empresas de aluminio, expropia al transporte de gasolina y combustible. Y además coloca a militares en cargos claves en PDVSA. Estan bajo militares todo el proceso administrativo de entrega y embarque de petróleo y refinados desde las instalaciones de PDVSA. Decide comprar armamento en Rusia y China, desplazando a las tradicionales empresas de suministro de armas de USA y Europa, con las cuales Venezuela

tradicionalmente tenía relaciones comerciales e institucionales. Expulsa a la Misión Militar de los Estado Unidos de América de las Fuerzas Armadas, e introduce, con mayor poder a las Fuerzas Armadas Cubanas, quienes tienen poder de veto y vigilancia sobre las decisiones de Comandantes y Jefes en las Fuerzas Armadas, e introduce una organización de espionaje interno, creando un gran terror interno. Les transmite a sus amigos los militares, un sentimiento muy arraigado en Venezuela:”Si no estás conmigo, entonces estas en contra”.

De manera que el poder militar se ha acrecentado de una manera vertiginosa en el gobierno, y con tal fuerza que las operaciones de extracción de gasolina, y transporte de drogas, estan vinculados a los militares, organizados en grupos que tienen a su vez conexiones con el mundo civil y que en realidad se han constituido en “gangs”, para utilizar una palabra descriptiva apropiada.

Pero además de ello, les da poder a los militares retirados, pero que son igualmente integrantes de las personas de su mayor confianza. La Tesorería de la Nación, la Oficina de Presupuesto Nacional, CADIVI, Bancos Comerciales Nacionalizados, Bancos Intervenidos, BANDES, Superintendencia de Bancos, entre otras agencias del gobierno significativas.

¿Cuantos parlamentarios, gobernadores y alcaldes no provienen de las fuerzas militares?, pero adicionalmente ¿Cuantos militares activos y retirados están presentes en la administración del Estado? Son preguntas, que desde luego implican una muy clara asertividad:. Chavez, con una visón muy clara sobre las posibilidades de rebelión civil en Venezuela, organiza unas fuerzas paramilitares, bajo el amparo y concupiscencia con las Fuerzas Armadas de estos grupos armados que habitan en los barrios, y si no, por lo menos tiene sus cuarteles allá. Son bandas que, como vemos ahora, actúan con el apoyo de las Fuerzas Armadas y Policiales, tambien bajo mando militar. Estamos ante un gobierno militar, con un Presidente Civil, que intenta no serlo, pero no que queda más recurso que entregarse al poder militar para sobrevivir

Pero el sector civil y político, tambien estan bajo mando del régimen militar, así tenemos a la Fiscalía, Contraloría, CNE y el Poder Judicial, y en particular una cantidad de magistrados que a titulo de una suplencia muy traída por los “cabellos” actúan dictando sentencia, como si fueran legítimamente designados por la Asamblea. Resalta el caso de la Contralora, que va para tres años como encargada. El CNE con tres Directores vencidos su plazo institucional, entre ellos su principal vocero Presidente.

Y esa es la realidad venezolana.

Ahora, esta sucediendo, lo que se veía venir. Una gran protesta y resistencia nacional, ocasionada entre muchas causas, pero a mi juicio, la más aguda y grave como es el desabastecimiento y la inflación, amén de la inseguridad que ha colmado la paciencia de los venezolanos. No se trata de un asunto de la clase media. En los mercados populares como Mercal, ODVAL y otros la situación de escasez es tan crítica, que se intenta imponer una tarjeta de racionamiento. Es decir hace realidad, lo que se esta haciendo en la práctica de manera improvisada y plena de irregularidades por los militares que son los que manejan esas empresas. No se puede hablar de la clase media del este de Caracas. Esa apreciación es manipulada. Es exactamente la población venezolana, que a pesar de todo el poder del Estado, le esta diciendo al país que es necesario un cambio de régimen.

Existen muchas preocupaciones por que se desencadene una guerra civil en el país. Estamos a las puertas de ella. Ya en Caracas y las principales del país existe un estado de guerra en la calle. El Gobierno cada vez reprime. Ya el Ejército regular, que se organiza para defender al país de las agresiones extranjera, esta en la calle como arma disuasiva para quienes protestan, con el mensaje muy definido, sobre las consecuencias de continuar con las protestas. Y quizás ya estén dadas las órdenes de utilizar las armas para reprimir.

Es posible, que exista dentro de las Fuerzas Armadas, oficiales, que rechacen el empleo de las armas, incluyendo tanques además de fusiles y otros implementos de guerra para atacar a la población que protesta. Pero ello, si existe, debe representar una fuerza muy discreta, que se haga notoria en momentos críticos. Esto no es descartable.

Muchos analistas políticos y algunos políticos conscientes de esta muy grave situación hacen un llamado para convocar a un dialogo, y encontrar soluciones políticas. Entre ellas se destacan convocar referéndums para una nueva Asamblea Constituyente o uno Consultivo sobre la aceptación del socialismo como régimen económico político en Venezuela. Sin embargo, ambas propuestas políticas, no solucionan el tema económico, escasez, inflación. Hay que tener claro, que bajo este cuadro de las políticas económicas vigentes, no es posible encontrar solución a estos gravísimos conflictos. Ni siquiera con el SICAD II, y otras modificaciones puntuales al régimen económico es viable Venezuela. Ha llegado la hora de tomar decisiones de fondo, de verdaderos ajustes de la economía. Y ello debiera implicar un diálogo con profundidad nacional, que permita la viabilidad del país, y su gobernabilidad, muy deteriorada en el presente. Pero, aun cuando ello resulta lo racional, estas modificaciones a la economía implican que se afecte de modo transversal esa estructura de poder económica del Estado bajo comando militar, que es un factor de restricción a cualquier ajuste económico de fondo que requiere

el país. Y eso es precisamente lo que esta en juego en este régimen de poder militar, con traje de civil. ¿Es ello posible?

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar