Opinión Nacional

Venezuela recibe una mano del ágil Castro

Petróleo y reinas de belleza: por décadas éstas fueron las únicas historias que llamaron la atención de los medios internacionales. Ahora, con su industria petrolera paralizada, la economía en caída libre y el Presidente Hugo Chávez acelerando su Revolución Bolivariana, la desintegración de Venezuela es una historia que el mundo ya no puede ignorar. La mayor sorpresa de la crisis es lo poco que han importado los Estados Unidos. La Cuba de Fidel Castro —pequeña, sola y aislada — ha tenido más influencia sobre Caracas que los poderosos Estados Unidos de George W. Bush.

De hecho, pocos episodios ilustran mejor los límites del poder de los
Estados Unidos que el golpe estratégico atestado al Tío Sam por Fidel en un país que es de los más grandes proveedores de petróleo de los Estados Unidos. Mientras que el gobierno de los Estados Unidos alguna vez estuvo íntimamente involucrado en la intriga política latinoamericana, parece ahora extrañamente lento en apreciar lo que sucede en su patio trasero. En sólo pocos años, el Presidente Chávez ha transformado a uno de los más confiables socios de Estados Unidos en América del Sur en uno de sus vecinos más hostiles. El año pasado, y a pesar de la percepción común sobre lo contrario, los Estados Unidos se vieron sorprendidos cuando un grupo de oficiales militares y líderes empresariales secuestraron una masiva protesta cívica en Caracas y sacaron al señor Chávez, aunque brevemente.

El torpe comportamiento anti democrático de los conspiradores y la rápida y efectiva reacción de los simpatizantes de Chávez retornaron al presidente al poder, dejando al vocero de la Casa Blanca balbuceando torpemente acerca de su vacilación en condenar el golpe inequívocamente. Más recientemente, Washington se halló nuevamente fuera de guardia frente al paro que está bloqueando las exportaciones de crudo venezolano, justo cuando los Estados Unidos se preparan para la guerra.

Después de los ataques terroristas del 11 de septiembre del 2001, América Latina prácticamente desapareció del mapa de los más importantes gestores de política norteamericanos. Sin terroristas islámicos ni capacidad nuclear, no podía competir. Aún más, mientras el señor Chávez, un presidente criminal pero democráticamente electo, no hiciera nada para desatar una reacción
internacional o amenazara los intereses de los Estados Unidos, las opciones de intervención, incluso para un super poder, eran limitadas. La autoridad de Washington se vio coartada aún más por su reacción dubitativa y ambigua al intento de golpe de estado, una reacción que fue denunciada por los Demócratas en el Congreso.

Por contraste, la atención de Cuba hacia Venezuela ha sido sostenida y efectiva. No existe un objetivo de política exterior más fundamental para el bienestar económico de Cuba que asegurar que Chávez se mantenga en el poder. El petróleo de Venezuela, vendido a Cuba en términos muy ventajosos, es una razón importante más no la única. La alianza con Venezuela ha ayudado a Cuba a aligerar la paralización política y económica mantenida por los Estados Unidos desde el colapso de la Unión Soviética. De hecho, pilotos de la fuerza aérea venezolana han denunciado que se ha establecido un puente aéreo entre Caracas y La Habana.

El régimen cubano extiende su influencia enviando a miles de empleados gubernamentales —entre los oficiales de sanidad y los entrenadores deportivos hay agentes de inteligencia— a Venezuela por largos períodos. Simultáneamente, se embarcan grandes grupos de simpatizantes de Chávez hacia la isla para recibir entrenamiento. En relación al golpe de estado fallido, un diplomático europeo en Caracas comentó: «No se qué jugó un papel más importante en el retorno de Chávez — la ineptitud de sus enemigos o la efectividad de los cubanos — pero sí se que ambos tuvieron su papel.»

La Habana tiene razones y medios para apoyar al líder venezolano. Su labor de inteligencia es muy activa y eficiente. Las autoridades de los Estados Unidos creen que la inteligencia cubana ha infiltrado algunas de las instalaciones de inteligencia más sensibles de los Estados Unidos. Históricamente, los agentes cubanos han estado directamente involucrados o al frente de casi todas las revoluciones, golpes y movimientos guerrilleros del mundo en desarrollo.

La diplomacia cubana apoyada por el dinero petrolero venezolano también ha influenciado considerablemente a las naciones isleñas del Caribe, las cuales controlan un influyente bloque en la (%=Link(«http://www.oas.org/»,»Organización de Estados Americanos»)%).

Este tipo de conexión, podría complicar el papel de la organización como mediador en las conversaciones entre el señor Chávez y la oposición. La crisis venezolana únicamente puede ser solventada por los venezolanos mismos. Pero a medida que la crisis se profundice, el papel de otros países será crucial. El único superpoder del mundo tendrá que evitar ser burlado de nuevo por el único dictador de la guerra fría del hemisferio occidental.

(*): Traducción libre: (%=Link(«mailto:[email protected]»,»Jessica Rosenberg»)%)

(**): Publicado en (%=Link(«http://search.ft.com/search/article.html?id=030121000943&query=Venezuela&vsc_appId=quickSearch&offset=0&resultsToShow=10&vsc_subjectConcept=&vsc_companyConcept=&state=More&vsc_publicationGroups=TOPWFT&searchCat=-1″,»Finantial Times»)%)

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar