Opinión Nacional

Venezuela sin miedo

La bandera de lucha de Teodoro Petkoff: «Venezuela sin miedo» puede convertirse en una aspiración nacional, incluso más allá de simpatías o antipatías políticas.

Hace nada en Aló Ciudadano la pregunta del día fue si en Venezuela había miedo o no. Cerca del 80% de las respuestas dijeron que sí. Algo terrible que en el siglo XXI la gran mayoría de los venezolanos sienta que el miedo es un anti-valor tan presente en nuestra sociedad.

Y lo es por diversas razones. Miedo al hampa. Miedo a perder el trabajo por razones políticas. Miedo a la arbitrariedad rampante de un régimen que hace y deshace con olímpico desprecio a los principios de la convivencia democrática. De allí el impacto del mensaje de Teodoro sobre la necesidad de construir una Venezuela sin miedo.

El coraje no es la ausencia del miedo, sino su dominio con base a la esperanza. Hace casi 30 años, cuando el Papa Juan Pablo II pronunció sus primeras palabras en la plaza de San Pedro dijo «no tengáis miedo». Una frase de resonancia profunda que hoy tiene plena vigencia.

Un gran presidente de los Estados Unidos, Franklin Delano Roosevelt, en su discurso inaugural de la presidencia, en enero de 1933, señaló que a lo que más se debía tener miedo era al miedo mismo. Así comenzó el «New Deal» que sacó de la postración a ese inmenso país.

Rómulo Gallegos en su obra maestra «Doña Barbara» llamó «El Miedo» al hato de la tortuosa capitana. En la Venezuela de 1958, recién salida de la década militar, Betancourt logró la hazaña de ganar las elecciones con la consigna de «contra el miedo vota blanco».

En el buscador más importante del ciberespacio, Google, la frase «Venezuela sin miedo» tiene casi 1 millón 500 mil referencias. Todo lo cual confirma que después de 7 años y pico de Chávez en el poder, este país lejos de estar animado por el futuro se encuentra tan angustiado y dividido, que no es posible aprovechar su inmenso potencial, sobre todo cuando el barril de petróleo bate récords al venderse por encima de los 60 dólares.

El señor Chávez se ha empeñado en manipular el concepto primario del miedo y lo ha transmutado en un mecanismo de control político. A los más humildes les repite que sin él serían aplastados por los pudientes, y a las clases medías que sin él serían arrasados por la venganza social.

No inventó el agua tibia, porque las dictaduras, satrapías y regímenes autoritarios de cualquier signo, han hecho lo propio o similar desde tiempos inmemoriales. Sin ir muy lejos, Fidel Castro lleva ya casi medio siglo encaramado en el mando absoluto de Cuba, precisamente, a fuerza de cultivar el miedo y el terror.

Esta bandera de Teodoro Petkoff, «Venezuela sin miedo», de muchas maneras expresa un sentimiento común, y ojalá se convierta en una verdadera aspiración nacional que supere los territorios de las preferencias políticas. No importa tanto quien la ondee y la defienda. Importa más que se haga realidad.

[email protected]

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba