Opinión Nacional

Venezuela: Socialismo sin socialistas

Si buscamos en el amplio registro de las definiciones del socialismo, podríamos resumirlo como” la implantación de un modelo de sociedad en el que la igualdad económica logrará acabar con los conflictos entre las clases sociales”. Tal como se ve, pareciera la más maravillosa de las intenciones. En la práctica ha demostrado ser una pesadilla totalmente opuesta a los aparentemente buenos deseos perseguidos por sus propulsores. En su empeño de ”Equilibrar la enorme situación de desigualdad económica y social, en la que una clase reducida, la burguesía, es dueña de los medios de producción, mientras la mayoría de la población, el proletariado, está incapacitada para acceder a la propiedad”. Algunos propugnan la idea de conseguir “ la armonía social mediante la transferencia de la propiedad de los medios de producción a la comunidad”, otros abogan por la “ abolición del trabajo asalariado” y la “ substitución de la libertad de acción económica de los propietarios por una gestión socializada o planificada, al objeto de adecuar la producción económica a las necesidades de la población en lugar de regirse por criterios de lucro”. Kart Marx consideró la sociedad como un todo estructurado en el que los elementos determinantes eran los factores y relaciones de producción y la lucha de clases, y vio en la revolución violenta el único medio para imponer, mediante la dictadura del proletariado, un nuevo orden que habría de conducir a una sociedad justa, igualitaria y solidaria. Todos esos criterios quedaron relegados al basurero de la historia. Cuando nacieron esas ideas, en Europa todavía la esclavitud, la servidumbre y el vasallaje eran una realidad insoslayable. Escasas familias eran dueñas de vidas y haciendas, herederas del feudalismo de la edad media. Hoy el mundo ha dado un vuelco inimaginable para aquellos teóricos. El crecimiento de las clases media, profesional y trabajadora a niveles gigantescos es inocultable, las condiciones de vida actuales no tienen nada que ver con las de finales del siglo xviii. Las aspiraciones de la gente de hoy son diametralmente distintas con las del mundo que conocieron Marx, Lenin y Stalin.

En Venezuela, Hugo Chávez ha asumido para él sólo, el lugar del proletariado, de hecho ahora sus representantes se hacen llamar “ ministros del poder popular”, ergo, si son ministros de Chávez, es por que él es la encarnación de ese poder. Por lo tanto, si el socialismo busca la dictadura del proletariado y el proletariado es Chávez, entonces el objetivo será la dictadura de Chávez. Otro punto importante es que si bien el socialismo dice buscar execrar el afán de lucro , no es eso precisamente lo que motiva a los neo socialistas venezolanos que buscan la riqueza con una voracidad digna de asombro. Lo que pasa en PDVSA, sería un claro ejemplo. A diario conocemos detalles insólitos, que nos hacen pensar que Al Capone, Lucky Luciano y Vito Corleone operan libremente allí, sin que la Fiscalía tan diligente para juzgar a unos jóvenes que reparten públicamente volantes inofensivos, mueva un solo dedo para investigar. Pero no es solamente allí donde la antítesis de la austeridad socialista se hace presente. La propia familia del Comandante en Jefe lleva un estilo de vida digno de las series televisivas “ Dallas” o “ Dinastía”, y pudimos ver al príncipe heredero retratarse y compartir con los jugadores de su equipo de fútbol favorito en la Copa América, mientras el resto de los mortales debía estrellarse contra el infranqueable muro de efectivos militares que impedían todo contacto con los jugadores e incluso con los sitios donde se alojaban, en otro claro ejemplo del criterio del chavismo sobre la igualdad socialista. Los niveles de ostentación y lujo en que viven los más encumbrados funcionarios, oficiales militares, diputados, alcaldes y gobernadores no pueden ser ocultados y a tal fín buscan desmantelar el entramado jurídico institucional en que nos hemos desenvuelto para imponer anárquicas estructuras aéreas inconsolidables, que les permitan asegurarse la impunidad para los desmanes que han cometido y los que piensan cometer. Imponer el socialismo en Venezuela sin definir antes en que consiste y en como pueden asimilarse conceptos arcaicos pensados para un mundo distinto a la vida y realidad venezolana de hoy es una nueva barbaridad de quien ha demostrado ser muy prolífico en ellas. Por lo que viviremos en Venezuela: socialismo sin socialistas.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba