Opinión Nacional

Venezuela: sociedad dividida

Entre las cosas peores que le puede suceder a una sociedad es encontrarse dividida, sin reglas de juego, sin diálogo. Porque hay más de una, la chilena, la francesa, para citar dos, que electoralmente son dos mitades pero existe un funcionamiento democrático. La confrontación es cívica mediante elecciones libres.

Al adversario político no se le debe tratar como enemigo, se le respeta; al enemigo se le liquida. Es la mentalidad militar.

En las elecciones del 3/D se produjeron unos resultados. A pesar del ventajismo oficial a través del uso de TODOS los recursos del Estado, de la parcialidad ostensible del Consejo Nacional Electoral, 4 millones 400 mil ciudadanos se atrevieron a votar por una opción diferente a la de Chávez. Esos millones merecen respeto son una parte importantísima de la sociedad venezolana. Es, además, una parte indestructible. Con todo el ventajismo, repito, cuando el referéndum votaron más de 4 millones. Y ahora igual. Están ahí, luchando por una sociedad democrática. No arrían banderas, no caen en provocaciones, ni en los “peines” que Chávez y sus principales servidores colocan todos los días. El más reciente es, a contrapelo, el ordenar que en los saludos de reglamento en la fuerza armada se le agregue la coletilla importada de “patria, socialismo o muerte”. Y quien disienta que solicite la baja. Otro ejemplo: los alertas de PODEMOS acerca del fracaso histórico del Partido-Estado y el que forma Chávez en violación a la Constitución y las leyes.

No hay que subestimar a los sectores populares. Allí hay inteligencia. No faltan quienes comprenden que Chávez está actuando precipitadamente, que lo está haciendo mal, que no quieren un régimen a la cubana, ni consideran que ser rico es malo; ni quieren un mandamás que liquide todas las Instituciones como está sucediendo hoy. No faltan quienes no les gusta el superpoderoso en que se ha convertido quien ejerce la presidencia.

Los que luchamos por cambios en democracia, los que aspiramos vivir en una sociedad donde nos respetemos, donde estar en desacuerdo con Chávez no sea catalogado de traición a la patria, debemos acercarnos a esa parte del chavismo que protesta, que exige cumplimiento de las promesas en seguridad ciudadana, empleo, vivienda, en una palabra: justicia social. El porvenir es una sociedad donde podamos convivir todos. Sólo así el futuro de nuestros hijos, nietos, biznietos y de Venezuela estarán garantizados.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba