Opinión Nacional

Viene el permuta…pero que se apure

En el gabinete económico está todo listo para comenzar a operar con tres tipos de cambio: el de Bs. 6,30 para sectores prioritarios, el del Sicad que se mueve entre Bs. 11 y Bs. 12 por dólar y el de “permuta” que, supuestamente, vendrá pronto, antes de finalizar este mes. Nuestro ruego es que si el permuta va a venir, que llegue pronto.

El permuta estuvo en vigencia hasta mayo de 2010 y si funciona traerá un poco de tranquilidad a la economía venezolana que ya no es que está en crisis, sino que va camino a la perdición total, tomando en cuenta que de nada han servido las medidas que, desde finales del año pasado, viene tomando el Ejecutivo. Esto se hace evidente cuando vamos al mercado y semanalmente gastamos el doble de lo que gastábamos en la anterior, lo que quiere decir que el dólar paralelo sigue poniendo su marca indeleble en el costo de la vida.

De allí que a través de esta tribuna nos atrevamos a criticar, de manera constructiva, cómo es que el mecanismo del Sicad tiene varios errores que deben ser solventados, como el hecho de que distintos sectores siguen siendo excluidos de las subastas y, a la fecha, solamente se hayan puesto en el ruedo poco más de $500 millones , contando los $440 millones que se subastaron el miércoles en la noche.

Otro de los errores del Sicad es que se desconoce si las asignaciones se han materializado y si realmente los rubros que compitieron recibieron las ansiadas divisas. No es que se quiera saber por gusto en qué manos cayeron esos dólares, sino que se necesitan con urgencia para que los sectores puedan funcionar, ante el desabastecimiento que va desde la leche hasta un tornillo, pasando por repuestos tan simples como un reloj para una lavadora. Sonará tonto, pero en estos tiempos, cuando comprar un aparato electrodoméstico resulta casi imposible por los precios y porque casi no se consiguen, la existencia de repuestos grandes y pequeños puede garantizar que la vieja lavadora siga funcionando.

Por ello, aseguramos que con el regreso del permuta, a través del cual las empresas y particulares adquirían divisas, mediante la compra de bonos, sin restricciones en los montos, con un tipo de cambio superior al oficial, pero jamás igual al paralelo que ha aumentado 400% en un año, se solucionarán varios problemas de abastecimiento.

Lo que sí es seguro es que el Gobierno controlará el tipo de cambio de este permuta y lo dejará fluctuar en una banda, con un piso y un techo preestablecido y así evitar la desbandada por la elevada demanda de divisas que está represada. Hemos sabido que este precio se podrían mover hasta un techo de Bs. 40 por dólar, pero esto aún no es oficial.

Y aún así existe el peligro de que siga existiendo el mercado paralelo, porque al mantener una oferta controlada la demanda insatisfecha seguirá buscando otros mecanismos para acceder a las divisas, garantizando así el oxígeno a ese mercado negro.

Hay que tomar en cuenta que ese permuta se traducirá en otra devaluación, porque comenzará a marcar los precios de la mayor parte de los productos y existe la posibilidad de que las tasas del Sicad y Cadivi se deslicen hacia ese tipo de cambio.

Si Pdvsa y otras empresas públicas pueden vender parte de sus dólares con tasas superiores a las de Cadivi y Sicad, es seguro que aumentarán los ingresos y así se registrará una baja en la necesidad de que el Banco Central imprima bolívares y aumenta la liquidez que trae más inflación. Por otro lado, el permuta permitirá que varios sectores puedan obtener divisas por la vía legal.

 

 

 

 

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba