Opinión Nacional

Violencia paramilitar incontrolada

Gracias a las redes sociales y a canales del exterior los venezolanos hemos podido seguir paso a paso el despliegue y la profundidad de la represión gubernamental contra las manifestaciones pacificas encabezadas por los estudiantes. A la ocupación militar de San Cristóbal solo le han faltado los bombardeos para asemejarla a Guernica, inmortalizada por Picasso. La juventud de San Cristóbal ha tenido un comportamiento glorioso que merece la admiración y aplauso de los venezolanos y al pueblo del Táchira hay que reconocerle la solidaridad recia con su juventud. Por cierto, nunca podrá olvidar los maltratos físicos y morales causados por los contingentes militares contra la oposición.

También Mérida, ciudad universitaria, ha sido escenario diario de agresiones salvajes de bandas paramilitares (“colectivos”) contra los estudiantes. Allí vive en un conjunto residencial la combativa dirigente Gaby Arellano, pues bien, una brigada de paramilitares motorizados destrozó la cerca del conjunto residencial, derribó la puerta del edificio donde vive y también derribó la puerta del apartamento que ocupa, sin ningún tipo de orden judicial. Esto me hace recordar a uno de los generales franquistas que insurgieron contra la República Española, el General Millán Astraiy, célebre por su exclamación: Cuando oigo la palabra “cultura” automáticamente llevo la mano a mi pistola.

En estos días vimos por Tv, el asalto a la urbanización La Trinidad, en Maracaibo, uno de los muchos asaltos a conjuntos residenciales en esa ciudad. Me impresionó el odio con que estos paramilitares y efectivos de la Guardia Nacional (lo de “bolivariana” no lo merecen). El mismo irrespeto a la integridad física y a la dignidad humana conque han venido actuando en Caracas, Altos Mirandinos, Puerto Ordaz, Valencia, Maracay, Barquisimeto, Puerto La Cruz, Porlamar y demás ciudades y pueblos de Venezuela.

Este comportamiento de quienes nos gobiernan y reprimen es injustificable. Esa es la explicación y la justificación de la protesta estudiantil, dirigida con recia serenidad por Juan Requesens, presidente de la Federación de Centros Universitarios de la UCV. Los estudiantes no propician ni alientan conspiraciones ni golpes de estado, pero tampoco aceptan con resignación que Maduro gobierne hasta 2.019. En Venezuela está planteado un cambio pacífico de Gobierno, a corto plazo. La fórmula política para el cambio la señaló la Iglesia, por intermedio de Monseñor Pérez Morales: la transición pacífica consensuada. Si no se acepta esta fórmula salvadora los responsables del desastre inevitable serán quienes hoy sostienen a Maduro en la Presidencia.

 

 

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba