Opinión Nacional

Vomitando por asco y frustración

La medicina psicosomática ha recientemente demostrado la presencia de enfermedades en las cuales no hay una etiología orgánica, sino meramente psíquica. La psicología social, ha trasladado los fenómenos psicológicos individuales a las masas. Es por ello que considero pertinente el comentar la reacción del pueblo venezolano al cierre de RCTV (y esto como indicador de la situación general del país), como una reacción psicosomática. Está también demostrado que la ocurrencia más sensible de enfermedades psicosomáticas está dada por descontrol del sistema nervioso parasimpático, esto es de las funciones fisiológicas involuntarias, respiración, digestión etc. En conclusión, el vomito y la diarrea son fenómenos psicosomáticos muy comunes. Para no unirme a la coprología de Chávez utilizaré el símil del vomito y no el de la diarrea.

El pueblo venezolano vomitó ayer por asco a un régimen comunista totalitario (y en la diferenciación entre totalitarismo y dictadura estuvo “superb” ayer Granier en su rueda de prensa), perverso, militarista, asesino, corrupto, indolente, destructor, aniquilador masivo, ineficiente, abyecto, etc. Dirigido por un Mayor (recuérdese que el grado de Comandante no está merecido académicamente) del Ejercito muy sagaz pero retrasado emocional e intelectualmente. Esto es el pueblo que ayer vomitó por asco al Hitler tropical.

El pueblo vomitó ayer también por frustración. Los Venezolanos estamos frustrados porque vemos que ya es imposible en el corto y mediano plazo derrotar a Chávez ya ni siquiera por los medios democráticos, sino hablando sin pelos en la lengua, por ningún medio; la sagacidad de Chávez arriba aludida él la ha utilizado full time para destruir las instituciones del país y para paralelamente crear un sistema inflexible de inmunidad que lo perpetúe en el poder.

Por primera vez en mi vida (y considero que por ultima) ayer pasé 18 horas continúas viendo TV, y es que la última emisión “por ahora” (cuanto durará ese por ahora, lo discutiré luego en este mismo artículo) de RCTV fue de antología, hasta la parte de las novelas me la pegué. Esa emisión demostró precisamente por qué Chávez ordena el cierre de RCTV, por que allí estuvo reflejada la esencia del pueblo venezolano, RCTV es Venezuela, y Chávez le tiene miedo al pueblo, como todo dictador totalitario lo tiene.

Donde personal y literalmente vomité fue en la edición retrospectiva del Observador al mediodía. La década de los 90 la considero la más infame de la Venezuela del siglo XX, en las otras 9 se había trabajado por la llegada o consolidación de la democracia, en ésta se trabajó por su destrucción. Desde el 89 cuando CAP comenzó su intento de ajuste estructural de la economía pero no se percató que sin su involucración personal y sistemática en la defensa del mismo, pueblo a pueblo, éste sería derrotado, se comenzó a trabajar colectivamente por la derrota de la democracia venezolana, sea por acción u omisión, unos adrede y otros inconscientemente. El mismo Granier y su RCTV participó de está absurda épica, su discurso antipolítico, su ensañamiento contra CAP, y la utilización de tan potente medio como RCTV en contra de la democracia, no intencionalmente, pues Granier es un demócrata a carta cabal, como justamente lo está demostrando en estos tan aciagos momentos, sino por que sus planteamientos de denuncia tan bien plasmados en “Por estas calles” a quien yo le asigno un rol determinante en la derrota de la democracia, fueron pérfidamente utilizados por los que si eran enemigos del pueblo por ser antidemócratas. Y es que los golpistas aprovecharon el calado popular de la TV para sus fines; sin la acción tan tenaz de RCTV por denunciar los males del sistema (repito labor loable, pero toda acción tiene sus consecuencias imprevistas) no hubiese podido existir el 4F, en su versión de fracasado militar, pero vencedor político, pues el pueblo se hubiese volcado a las calles, como un solo hombre en defensa de SU democracia, como lo viene haciendo desde el 2001, pero cuando ya era muy tarde. Es por estar consciente de la importancia de la TV para tratar de impedir sus malévolos fines que Chávez cierra RCTV, pues los otros canales se le plegaron, Cisneros y Camero, vendieron su línea editorial, y los demás les vendieron efectivamente sus canales a Diosdado Cabello. Queda “por ahora” Globovisión pero su carácter de canal especializado y su poca cobertura, lo hacen un mal menor frente a los demás canales para la estrategia de hegemonía de Chávez.

Pero lamentablemente la cosa no quedó allí, parecía que hubiese una maquinación colectiva contra la estabilidad democrática, que se evidenció el 4F: los sectores golpistas por supuesto, y digo sectores, por que efectivamente fueron varios: los COMACATE, los altos mandos militares, los financiadores de los golpistas, el liderazgo integro, las cúpulas partidistas, los empresarios, los Notables, los intelectuales, sindicatos, la Iglesia ( Coronta y los jesuitas especialmente),los medios de comunicación, etc, etc. Es que como repetidamente he dicho y no me canso de decir en Venezuela no existen elites, pues éstas no son las que gozan de privilegios, sino las que dirigen al país, y en Venezuela, en realidad no ha habido ese liderazgo, como si lo ha habido y espero que siga habiendo en Colombia. Mención especial de ese “empeño” desestabilizador merecen Caldera y Alfaro; el primero por su egolatría, con el discurso del 4F y la herida de muerte a COPEI, solamente para llenar su desmedida ambición de volver a ser un anciano presidente por segunda vez, en el peor régimen presidencial democrático que tuvo la República (insisto que Chávez desde que invadió el Congreso en el 99 es un dictador), coronando esa ineptitud con la extradición de Chávez y sus compañeros felones. Alfaro, sinceramente no entiendo por qué, ordenando que AD defenestrase a CAP. Es que solamente CAP, Eduardo Fernández y algunas individualidades (entre las que me honro de estar con mis humildes artículos en el Diario de Caracas, que ahora es un pasquín obsceno del régimen totalitario), defendimos la democracia de tan deyecta conspiración (insisto la mayoría por error y no por intención).

La dictadura más longeva que ha tenido Venezuela fue la de Juan Vicente Gómez, 27 años (1908-1935), Manuel Caballero con su perenne agudeza nos dice acerca de esa dictadura, en cuanto a su estrategia de implantación y permanencia lo siguiente:

“Gómez, personaje popular…Llegó a ser de 1908 a 1913 un hombre extremadamente acatado y hasta popular. Los aplausos al general Gómez eran sinceros, no solamente producto de la adulación…Del 13 al 18 . A Gómez le cae del cielo un regalo: en el 13 ya termina su período constitucional, comienza la oposición y, como se ve que Gómez no se piensa ir, sus adversarios comienzan también a pensar como armarse para derrocarlo…En 1918 ya comienza, entonces, la parte definitiva de la tiranía: la tiranía abierta y desembozada que va a durar hasta el 35. Ya Gómez se ha quitado, absolutamente toda careta. Se ha demostrado que los Estados Unidos, pese a todo lo que diga Wilson, que era el presidente de entonces, no va a hacerle nada ni va a decretar un embargo contra Venezuela por los modos poco democráticos de Gómez. Cuando los Estados Unidos comienzan a ver, sobre todo a partir del 18, que se pueden hacer muy buenos negocios en Venezuela, entonces ya Gómez está asentado y, eso es lo curioso, en el momento que está más firme, que está asentado, que no teme a una intervención de los Estados Unidos ni teme un alzamiento de sus adversarios políticos, en ese entonces Gómez reintroduce la guerra en Venezuela por medio de la tortura y la represión carcelaria”. Parafraseando a Caballero, diremos que el Chávez popular fue el del 99-2000, el regalo del cielo, fue la crisis del 2001-2002. Con su mal manejo por parte de la oposición, y se extiende hasta el fraude del 4A.La reintroducción de la guerra, la hace a partir del fraude de diciembre, avalado por Rosales y Petkoff. El Wilson de la época es Bush, las petroleras de la época, siguen siendo las petroleras, los socios locales de las petroleras, son ahora Cisneros y Diosdado, Gómez aparecía directamente en sus negocios, Chávez no aparece, Diosdado tampoco, pero Cisneros y sus empleados son los testaferros del régimen, o sea de Chávez y Diosdado. Vallenilla y otros prominentes intelectuales, fueron los estrategas de Gómez, el de Chávez es el crápula onanista José Vicente Rancel, quien tiene nexos consanguíneos con el Dictador ( Gómez, no Chávez). La dictadura de Gómez terminó, por muerte natural del tirano, la del totalitario Chávez está vivita y coleando ¿por ahora?

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba