Opinión Nacional

Votar: condensar el infinito en un instante

 Allí se aglutinan de manera desordenada, sentimientos, palabras, ideas, imágenes, recuerdos, impresiones, sorpresas, fechas, noches, días, viajes, recuerdos. Cuando el sujeto da un sentido, ordena y relata todos esos elementos, se constituye como ser parlante («parlêtre» lo llamó Lacan), y allí le va su condición de sujeto. Allí aparece el «Cógito ergo sum» cartesiano. El sujeto transita de un punto repleto de elementos y acontecimientos, y expande sus dimensiones por medio de su relato, que es una enumeración limitada de un conjunto infinito. Y ese relato es como un viaje que ocurre en el mismo punto que somos. Como dice Borges, en el Aleph: «He visto, como el griego, las urbes de los hombres, los trabajos, los días de varia luz, el hambre; no corrijo los hechos, no falseo los nombres, pero el voyage que narro es… autour de la chambre». Borges consiguió el Aleph en el sótano del comedor de una casa en Buenos Aires. El Aleph: «el lugar donde están, sin confundirse, todos los lugares del orbe, vistos desde todos los ángulos». «El diámetro del Aleph era de dos centímetros, pero el espacio cósmico estaba allí, sin disminución de tamaño (…) vi el populoso mar, el alba y la tarde, vi las muchedumbres de América, una plateada telaraña en el centro de una negra pirámide, un laberinto roto, vi todos los espejos del planeta y ninguno me reflejó, vi racimos,nieve, tabaco, vetas de metal, vapor de agua (…) vi cada letra de cada palabra de cada página; vi la noche y el día (…) vi tigres, émbolos, bisontes, marejadas y ejércitos (…) la circulación de mi sangre oscura, el engranaje del amor y la modificación de la muerte… Sentí infinita veneración, infinita lástima».

De golpe el sujeto que somos, se consigue en un punto en el que se concentra, sino la vida entera, catorce años de vida reciente. Y allí aparecen infinitos elementos que se aglutinan frente a un botón de la máquina de votación, y nos viajan por la conciencia, como un breve e intenso rayo de luz: los niños Fadoul, los containers de pudreval, los insultos, los abusos de poder, los refugios para los damnificados, el gas del bueno, el barrio de la torre Metropolitana, secuestros, 160.000 muertos, condenas de 30 años, presos políticos, la jueza Affiuni, las palabras de Aponte Aponte, la negación de la independencia de los poderes públicos, el desequilibrio del CNE, viviendas que se construyen con empresas rusas, bielorrusas, iraníes, chinas y sin cumplir normas venezolanas, la lista Tascón, el regalo del petróleo nuestro, las espadas deBolívar que tenía Kadafi, 18.000 técnicos petroleros venezolanos de alta preparación que ahora generan riquezas para Colombia, Canadá y el Medio Oriente, el traslado de los votantes a New Orleans, el grito de «por qué no te callas».

En un instante infinitesimal, se aglutina el infinito de eventos y el sujeto se constituye frente a la máquina de votación, para decirle al mundo que existe. Eso es votar.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba