Opinión Nacional

Votar es un derecho. Abstenerse también

El ritual se repite puntualmente. Siempre que la política oficial entra en período de elecciones oímos las correspondientes campanadas llamando a votar. Desde la propaganda institucional, que nos insta y nos presiona a acudir a las urnas, hasta la propaganda de los que participan directamente, los candidatos.

Votar en la Venezuela de hoy es un juego de azar, es una farsa. La pregunta es ¿cuánto tiempo más el electorado aceptará este simulacro? ¿Cuándo dirá basta ya?

Seguramente mi punto de vista sea apenas una cosquilla para este sistema, tal vez al gobierno poco le importe que yo no vaya a votar, tal vez algún trasnochado iluminado del gobierno o de los factores colaboracionistas se rían de mi análisis político, pero yo me siento bien.

No perdamos de vista que esto apenas comienza, que estamos iniciando una nueva etapa; nuestro objetivo principal es la regeneración de la vida pública de Venezuela. Ahora, con más razón, debemos emprender una renovación tajante, una verdadera purificación de la vida pública y la participación de los ciudadanos.

Ahora, más que nunca, debemos echar a andar un gran movimiento transformador, capaz de crear una nueva legalidad, una nueva política y una nueva convivencia social, con justicia y dignidad.

Si usted ciudadano decidió abstenerse, nadie puede descalificarlo, mucho menos culpabilizarlo por el resultado electoral, gane quien gane, vote quien vote, pues votar es un derecho, al igual que el no hacerlo. Tan demócrata es quien vota como quien no vota. Es simplemente una opción, y nosotros hemos escogido no votar.

Si somos conscientes de lo que hacemos, no de lo que en abstracto soñamos, tenemos que considerar que consecuentemente desde el Estado de Derecho, donde el ser humano es libre de decidir si vota o no vota; Abstenerse _ a mi en lo personal me gusta llamarlo, No Participación Activa _ ganara por abrumadora mayoría.

Los estudios electorales identifican tradicionalmente la abstención electoral con la ausencia del ejercicio del derecho de sufragio activo, es decir, con el no acudir a votar en un proceso electoral determinado. Esta abstención electoral puede tener su origen en una discrepancia radical con el régimen político en los que no se desea participar de ninguna forma, en un desinterés por la política o en un convencimiento de que nada puede cambiar realmente gane quien gane las elecciones, entre los principales motivos que fundamentarían esta actitud.

La abstención electoral que acabamos de explicitar se caracteriza por la no participación en el proceso electoral, por ser una abstención militante, que consiste precisamente en un no hacer, en un no votar. Por esa razón, nosotros preferimos denominarla No Participación Activa.

Sin embargo, la abstención electoral a la que nos referimos no agota las posibilidades abstencionistas de un potencial elector en un proceso electoral determinado. Abstenerse electoralmente no significa tan sólo no votar o no participar en las elecciones. También puede significar no expresar preferencia por ninguna de las opciones electorales concurrentes. El no votar ya implica la no expresión de preferencia alguna.

Esta abstención electoral ha sido tradicionalmente algo descuidada en los estudios electorales y no ha merecido la atención específica que, a nuestro juicio, requiere.

La No Participación Activa no sólo es una forma legítima de participación electoral democrática, que no ha gozado hasta ahora del relieve tanto doctrinal como político que a nuestro juicio merece, sino que es, además, una variable muy interesante del comportamiento electoral. Pero su importancia se ha visto minimizada probablemente por la relevancia objetiva que en todo proceso electoral tiene la configuración mayoritaria o minoritaria de las agregaciones de preferencias en orden a la producción de representación, de gobierno y de legitimación, que son las funciones electorales fundamentales.

La No Participación Activa no cuestiona los procesos electorales democráticos, sino todo lo contrario. Se plantea problemas tales como la validez de los actuales cauces de participación democrática en la sociedad de nuestros días. La idoneidad y garantías de los sistemas de control del poder electoral, y pone de relieve algunas graves disfuncionalidades democráticas. Es una necesaria señal de alerta, en un imprescindible indicador del aumento más allá de los umbrales tolerables del déficit democrático de una determinada sociedad como la nuestra.

Chávez también hizo flamear la bandera abstencionista cuando salió a recorrer Venezuela, una vez hubo dejado la cárcel de Yare. Un abominador del «antiguo régimen» no podría proponer menos. Ahora nosotros los Demócratas con verdaderas y reales razones no vamos convalidar el fraude del CNE en las próximas elecciones.

Llamar a no votar, esta es una forma de hacer resistencia activa. Argumentar en medios de comunicación, hacer uso del derecho de réplica y hablar o escribir a la radio, la televisión y los periódicos. Portar el distintivo tricolor y colocar carteles en autos y casas es menester. Utilizar también, sistemas alternativos de información, como volantes o Internet. Intensificar la creación en todo el país, de comités ciudadanos a favor de La No Participación Activa.

Debemos implementar un mecanismo de identificación, algo como una calcomanía con una inscripción que diga «Yo no Vote». La razón es para preservar a esa mayoría que no vamos a participar de esta aberración que significa los próximos comicios. Debemos lucirla el día después, por que sabemos que igual van a decir que votamos 10 millones y que todos lo hicimos por las morochas de Chávez.

Requerimos que se cumplan las cinco condiciones mínimas que ya Súmate ha publicitado exhaustivamente, de lo contrario NO VOTAREMOS.

¡Combatir y Resistir al Genocidio Electorero!
¡Vamos a ganar! ¡El triunfo del oprobio es moralmente imposible!
¡Venezuela y su pueblo merecen un mejor destino!
¡No nos quitarán el derecho a la esperanza!
¡Viva la dignidad!
¡Viva Venezuela!

LA NO PARTICIPACIÓN ACTIVA GANARÁ POR MAYORÍA.

LAS DICTADURAS NO CAEN CON VOTOS, CAEN CON RESISTENCIA Y TENACIDAD.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba