Opinión Nacional

Wriston, un banquero capitalista

(%=Image(9971638,»L»)%)Miami (AIPE)- Walter Wriston murió el 19 de enero a los 85 años de edad. Fue presidente del Citibank desde 1967 hasta 1984, convirtiéndolo en el banco más grande, exitoso e innovador de Estados Unidos. Su introducción del cajero automático fue algo verdaderamente revolucionario y sus competidores estaban equivocados al creer que los clientes siempre preferirían tratar con una sonriente cajera. Hoy, nadie se preocupa de quedarse sin efectivo tarde por la noche o de visita a una ciudad extraña.

Wriston fue además un brillante economista y en 1992 publicó su extraordinario libro “The Twilight of Sovereingty: How the Information Revolution is Transforming Our World” (El anochecer de la soberanía: cómo la revolución de la información está cambiando nuestro mundo). Allí dice: “el capital intelectual se está convirtiendo en más importante que el capital físico. Efectivamente, la nueva fuente de riqueza no es material, es la información, el conocimiento aplicado al trabajo para crear valor. La búsqueda de la riqueza es ahora en gran parte la búsqueda de información”.

Mientras la Revolución Industrial floreció utilizando economías de escala y creando inmensas industrias de acero, empresas petroleras, fabricantes de automóviles, etc., todas muy fáciles de ser reguladas y de imponérseles altos impuestos, la clave de la actual revolución de la información es el capital intelectual, el cual se desplaza con gran facilidad: “va donde es bienvenido y donde se le trata bien. No puede ser arreado, sólo puede ser atraído”, escribió Wriston. El resultado es que los poseedores de información saben más y suelen ser más inteligentes que los gobernantes y reguladores.

Wriston predijo que las comunicaciones instantáneas entre individuos separados por miles de kilómetros serían incontrolables por los gobiernos y fomentan la libertad individual como también la cooperación, convirtiendo al planeta en un solo mercado de ideas, razón por la cual la libertad hoy avanza a paso seguro alrededor del mundo.

La información no tiene fronteras y, como se trata de algo intangible, los gobiernos no pueden imponerle un impuesto, a la vez que siempre han fracasado al tratar de controlarla. Para Wriston, la inteligencia y el conocimiento representan el capital más valioso, por lo que el poder tiende a desplazarse de los gobiernos y de las grandes empresas hacia los individuos. Ese es el verdadero resultado positivo de la globalización y de la creciente integración de las computadoras, la Internet, celulares, videos, televisión, satélites, etc. La información nos libera y ningún gobierno podrá evitarlo porque, si trata de hacerlo, su gente emigrará hacia un país libre.

La Unión Soviética se desplomó cuando no pudo seguir escondiendo la verdad sobre el comunismo y sobre lo que sucedía en el mundo libre. En mal momento, las naciones abandonaron el patrón oro para que los gobernantes pudieran aprovecharse de ese impuesto subrepticio que es la inflación, pero, como bien lo explica Wriston, ningún gobierno puede ahora ignorar la fuerza de la información instantánea.

En 1999 tuve el gusto de cenar con el Sr. Wriston y su bella esposa Kathy. Me sorprendió lo bien que recordaba a ejecutivos del Citibank que trabajaron en Venezuela en los años 60 y 70. También tuve entonces la oportunidad de distribuir por AIPE su excelente ensayo “Tecnología versus socialismo” (www.aipenet.com/Indice/article.asp?Articulo_Id=3974), donde concluía que la nueva tecnología aporta a la gente las armas necesarias para lograr la victoria del libre mercado.

(*): Director de la agencia AIPE y académico asociado de Cato Institute.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar