Opinión Nacional

Y mientras tanto….

Mientras el señor Chávez se entretiene con su cuenta en Twitter, sus viajes continentales y sus fastos seudo-patrióticos… y mientras diversos factores políticos opositores ocupan su tiempo en extender el contrapunteo por las planchas legislativas, el conjunto del país se sigue cayendo a pedazos, literalmente hablando.

El colapso eléctrico que no ocurrirá –Alí Rodríguez dixit, hace de las suyas en medio país, y el merideño Valle de los Mocotíes se queda sin luz por varios días, amén de los estragos causados por el férreo racionamiento en la región andina, los apagones regulares en Oriente y Guayana, y las fallas constantes de generación y transmisión en el Zulia, en los Llanos o en la zonas centrales.

El dólar paralelo acelera su ascenso vertiginoso y cuando las cuentas se calculan a su elevada tasa, los bolívares fuertes quedan tan derretidos como el crédito fiscal de la República. Ahora que se celebra el 1° de Mayo, debería reconocerse que el monto del salario mínimo nacional estimado al dólar efectivo, se coloca en un sitial muy inferior al que tenía para cuando comenzó (hace 11 años) la revolución bolivarista.

La recesión se mantiene a pesar del barril petrolero en 70 dólares, y la respuesta propagandística del régimen es apresar a los carniceros para echarles la exclusiva culpa de la escasez y la carestía. Se multiplican las confiscaciones de propiedades de todo tipo, pero VTV arrecia una campaña para tratar de convencer a sus televidentes que la propiedad privada no esta en riesgo.

Se destartala aún más la ya precaria infraestructura vial. Se caen puentes, se obstruyen carreteras, se abandona el manteniendo básico de autopistas, se paraliza la construcción de las pocas obras nuevas, y se ensancha el déficit de viviendas sociales ante la incuria y sinrazón de los organismos estatales del ramo.

Desaparecen rubros esenciales de la canasta alimentaria, bien por la caída de la producción endógena o por las fallas de Cadivi para suministrar las divisas necesarias para las importaciones exógenas. Escasea la harina de maíz, el azúcar, la leche y el café, entre muchos otros productos, y la retórica oficial se concentra en amenazar a las empresas privadas que todavía se esfuerzan en cumplir sus responsabilidades.

Estallan adicionales escándalos de corrupción en los manejos gubernativos, tanto nacionales como con implicaciones foráneas, y las noticias correspondientes se estrellan ante el desprecio de las «autoridades,» y una cierta indiferencia o resignación de la opinión pública independiente.

Mientras todo esto acontece, reiterando un cuadro de crisis sin precedentes en la viabilidad económica y social del país, el principal responsable del Estado, el señor Chávez, se desentiende del desastre y se dedica a auto-exaltarse a través de la comunicación de masas y la manipulación publicitaria.

Y en la acera de enfrente, también se perciben señales parecidas en cuanto al foco desfasado de la lucha para superar la actual hegemonía. Si buena parte de la dirigencia nacional, sea de gobierno o de oposición, anda concentrada en sí misma, ¿cuándo y cómo terminará «el mientras tanto»?…

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba