Opinión Nacional

Ya llegó la dictadura

Ya queda muy poco por ver y, por supuesto, queda menos por decir. Los periodistas hacemos un ejercicio de forzada creatividad para informar cada vez que nos sentamos frente a nuestra computadora, a escribir la columna señalada. El protagonista de estos últimos once años ya no asombra, a pesar de hacer lo inimaginable todos los días en una agenda de terror violatoria de todas las leyes y normas de moral y vida. Pero es que todo el mundo a nuestro alrededor parece al revés.

Venezuela en diez años se transformó en otra. Ya no podemos seguir hablando y sintiendo como si el proceso de deterioro y degradación se “estuviera organizando”. Ese gerundio, es una hipocresía con nosotros mismos. Porque ya está aquí, ya es cosa de todos los días. No es que Chávez nos lleva a una dictadura. No. Ya llegó, es lo que vivimos. No es que están pensando en meter preso a Rosales. No, es que lo van a meter. No es que van a cerrar a Globovisión. No, es que lo van a cerrar. Todo es una matraca, un secuestro, una amenaza, un atropello.

Hablamos de “otras elecciones” cuando la Autoridad Única de la Capital es puesta a dedo por Chávez contra casi ochocientos mil caraqueños que eligieron a Ledezma . De tanto autocensurarnos a lo mejor inconscientemente y repetir hasta el cansancio que somos un pueblo pacífico, no nos movemos justificándonos así. Como nos quiere Chávez. Mansos. Rosales escribe una carta abierta y le dicen “rebelión” y, media Venezuela condena la condena a los Comisarios, y nos amenazan porque somos subversivos. Y ojalá lo fuéramos. Diosdado prepotente y poderoso, fracasado y cobarde, amenaza con “cobrar”. ¿A quiénes? Chávez expone a Uribe al más gigantesco de los ridículos involucrándolo en sus insultos y amenazas a los medios y obliga al colombiano a darle una magistral lección de democracia en la que con un halago edulcorante ”el Presidente Chávez que cuenta unas anécdotas como nadie”, algo así, calma el torbellino interno que se iba formando en el narcisista ánimo. Aquí ya no hay nada más qué decir que no sea mover este pueblo, reactivar esta voluntad dormida, espantar el miedo y salir a las calles a demostrar otra vez el rechazo a este régimen y eso no es anti constitucional, lo que sí lo son , son todos estos atropellos contra la Constitución y los derechos , la justicia, la decencia. Salir los que votamos por Antonio y los que no, pero disentimos de este horror. El “bravo pueblo” tiene que entender que la línea entre ser “bravo” y ser “pendejo” es mínima, y cobra deudas . Otros pueblos con menos historia, con menos humillaciones, lo hacen. Piedras, bombas, perdigones, balas, franco tiradores, ladrones, asesinos, canallas, pervertidos, todo eso lo hemos vivido. ¿Queremos más?

Cómo es posible que no tengamos ya brigadas civiles en las puertas de Bony, de Yahayra, de Baduel, de su esposa, que nadie haya salido a reclamarle a la hermana del Ministro del Interior y la Jueza que ya conocemos esa inmoral decisión. ¿Qué nos pasa? ¿Dónde estamos? Bravo por Leopoldo Castillo. Bravo por Antonio y por todos los que desafiantes que exponiendo sus vidas nos recuerdan una Venezuela de honor. Chávez no es dueño de Venezuela. Nosotros sí. A defenderla de la barbarie y de la locura. Ninguno más que cada uno y todos los venezolanos tenemos la obligación de salvarla. Venezuela no es basura y corrupción. Venezuela no es Escarrá, ni Aristóbulo, ni Cilia Flores…Ellos se pierden ante la cantidad inmensa de hombres y mujeres decentes, nobles, bondadosos que hacen su historia. ¡Adelante! ¡No la abandonemos, cuando más nos necesita!

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba