Opinión Nacional

Yo me pregunto

Pasan los días. El régimen no descansa un segundo imponiendo lo que rechazamos y Hugo Chávez sigue haciendo y deshaciendo nuestro país. Todavía tenemos a Globovisión y unas cuantas radios, pero nos negamos a ver o escuchar las chavistas porque sencillamente estamos cansados, hartos del abuso, del destrozo de valores, de la burlita diaria. No creemos nada, y ¿por qué habríamos de creer algo si este es un gobierno que tiene la mentira como código en la agenda diaria? Pero todo este horror, este sentir que ya no se puede más, que algo tiene que pasar, que esto no somos nosotros, que el pueblo es decente y reaccionará, que la Virgen hará un milagro: todo eso hay que recogerlo cuidadosamente y guardarlo en una gaveta y enfrentarse a una verdad muy dura, muy dolorosa.

Y es que esto no se va a acabar nunca si nosotros, los que estamos horrorizados, hartos, asustados, no nos decidimos a actuar, a hacer algo más que esperar que salga uno que otro líder político a “aclararnos” ciertas cosas o augurarnos otras. Somos la ciudadanía. Somos la masa . Somos la gente. Somos los únicos que podemos y tenemos que hacerlo. Yo no tengo hoy medios para arengarlos, para motivarlos, nunca he sido mujer de partido ni he sabido organizarme, soy un desastre, pero hago, peleo, digo, no descanso. Y estoy segura que una inmensa parte de este país lo hace también, organizados o no. ¿Cómo empezar?, ¿qué hacer?, ¿seguir esperando hasta las elecciones de la Asamblea?, ¿y cómo se llega hasta allí?
Porque lo importante hoy es que nosotros somos los que decidimos. Supongan ustedes que los partidos no se pongan de acuerdo. Pasa el tiempo y no hay primarias, no se llega a esa unidad obligante que nace del alma y no es la que se retrata en la pantalla o en una reunión, y ¿entonces qué haremos?.

Nosotros, si nos quitasen a Globovisión, ¿qué podríamos hacer?, ¿hemos tratado más allá de marchar?, ¿por qué no hemos ido casa por casa para quejarnos sino para formarnos de verdad como resistencia popular?, ¿cuán responsables somos de verdad ante este horror que vivimos y sus soluciones?, ¿ y cómo lograr que estemos listos para enfrentar la debilidad o el titubeo de nuestros políticos?
Si no estamos de acuerdo, ¿cómo lo hacemos saber?, ¿qué propone usted?, ¿cómo ve usted el ejercicio de ese compromiso? Nunca ha sido tan exigente y arduo el oficio de ser venezolano. Nos movemos en un fango que no conocíamos, tras este telón que se levanta cada día hay marionetas y titiriteros , ladrones, canallas, miserables que pactan y mienten, y que hoy actúan libremente, bendecidos por la ignorancia y la corrupción. Pero si pestañeamos, si retrocedemos, nos quedamos sin país.

Oswaldo Álvarez Paz, en una colaboración especial para el diario zuliano La Verdad, escribió lo que todos debemos leer. Búsquelo. Yo le escribí de inmediato con esta misma angustia que escribo hoy: Oswaldo, lo que escribes es la verdad. Lo sabemos , lo vivimos, lo rechazamos y hasta lo maldecimos. ¿Y? Y me contestó: ”pues hay que pujar más duro, pero todos unidos por el mismo objetivo”. Claro, eso también pienso yo, pero ¿cómo lo hacemos?

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba