Opinión Nacional

¡Yo soy la otra historia!

¿Está hoy agotado y liquidado el ‘modelo chavista’ como ocurre en los 80 con el ‘modelo puntofijista”? ¿Existe un proceso similar de quiebre en las oposiciones? ¿Queda fuera de este marco sólo la parte del colectivo no alineada con uno u otro bando?

En sentido estricto, no hay historia agotada, liquidada o terminada. Eso equivaldría a una negación o un “fin de la historia”. El proceso social es uno, único, movimiento permanente. Hacer continuo.

De modo que para evaluar lo que hoy ocurre aquí, debemos partir del cuadro constituido por las sumas de individuos que intentan presentarse como actores de una gran comunidad, que se caracteriza, en lo fundamental, por su inestabilidad.

El llamado ‘modelo democrático’ que nace en 1958 no alcanza una integración política ni una base social que le garantice su permanencia. Su ciclo no supera la provisionalidad.

Fue una democracia de grandes debilidades, apegada a todo tipo de ficción y sin mayor espacio para la realización de planes ligados a un desarrollo que fuese más allá del petróleo.

Un cuadro de insuficiencias que da paso a otro momento de la provisionalidad. Ante el vacío de una democracia que no satisface las expectativas, se levanta otro modelo que aspira cumplir con los desilusionados que no reciben las ofertas populistas de la vieja y gastada socialdemocracia.

No hay rompimiento estructural o radical con lo existente. Simplemente se ofrece mejoras. Sustituir un cuerpo directivo por otro, adelantar una política guerrera con el fin de cambiar el sistema vigente, aún a sabiendas de que eso carece de viabilidad.

Porque, ¿qué significa hoy llegar al socialismo? ¿Dónde ha estado o está esa “experiencia gloriosa”? ¿Dónde se ha instaurado un sistema socialista y su correspondiente modo de producción y forma de vida-existencia?

Hoy estamos ante otra reproducción del pasado. Aquí no se ha iniciado un nuevo ciclo ni aportado presente para la construcción del futuro. Nutrimos y disfrutamos la misma provisionalidad porque no nos consideramos con capacidad, formación, empuje y tenacidad para actuar en función de la construcción de un país regido por la permanencia.

Por eso no es de extrañar que estemos atrapados hoy por el ciclo-mando-poder de la transitoriedad que nos rige y que ha decidido convertirse en el nuevo propietario de este ex país. Lo que antes fue de los Páez, Monagas, Guzmán Blanco, Gómez, Pérez Jiménez o Betancourt hoy es del Golpista-Presidente.

El mismo y decimonónico caudillo que ha tenido la habilidad de apoderarse de la mejor “cobertura democrática”, que se materializa en la maquinaria-fraude electoral programada y organizada por el propio oficialismo y sus resultados determinados por sus políticas.

En la presente coyuntura todo está dispuesto para que el régimen avance hacia lo que se ha denominado como ‘profundización de la revolución’. Al carecer de una base económica, social, política, ideológica y humana que sustente la tal revolución, se echa mano de los elementos que garanticen la mejor y más directa aplicación de la fuerza para mantener el actual disfraz de socialismo.

Es el socialismo de la represión y el engaño que ya existe en Cuba y que ahora enfila sus armas hacia la consolidación del proyecto Venecuba. Y para ello ha decidido aumentar la militarización del ‘proceso’ al punto de supeditar el partido político al militar en cuya cúpula están hoy Fidel, Raúl, Hugo, Diosdado y Ameliach.

Con este mando ya se ha abierto operaciones para preparar la ‘revolución del 07Oct-12’. El evento que servirá para aplastar definitivamente a las oposiciones y establecer las bases para la instauración de la tiranía del partido y pensamiento únicos, dejando plenamente establecida la hegemonía del partido militar y su supeditado partido civil.

Se produce entonces el desplazamiento de la dirigencia civil a planos secundarios y administrativos y el de las cúpulas militares de las ‘revoluciones del 04F y 27N-92’ hacia puestos claves para el mantenimiento de la obra-poder.

Lo que viene es fácil de prever: un plan de confrontación que ya ha puesto a andar el oficialismo contra las prácticas de paz, entendimiento, tolerancia y democracia que dice profesar la MUD.

El 23 de Enero pondrán a andar una marcha que continuarán el 04F y que harán culminar el 12F cuando un millón de jóvenes tomen Caracas para crear un clima de máxima confrontación contra las huestes llamadas contrarrevolucionarias y así contribuir a aumentar la abstención en las primarias, ya alimentada por la falta de carisma de los precandidatos y por el síndrome Tascón.

Todo esto será el punto de partida para el gran arranque hacia la “revolución del 07Oct.” Este será el día del inicio de la Profundización de la Revolución o establecimiento definitivo de Venecuba.

Ante este avance del proyecto de toma total y destrucción de lo que queda de Venezuela, ante el control cada vez más profundo del G2 cubano, ante esta forma de pisotear el proyecto de Venezuela como país-nación soberano e independiente se oye el tono triunfal del golpista presidente: Yo soy la otra historia.

¿Quién es entonces el verdadero agotado y liquidado? ¿El proyecto socialista-GP o el proyecto MUD? ¿Cómo negar que aquí, por acción u omisión, todos estamos comprometidos con el hundimiento de este ex país? ¿Cómo levantar la esperanza? ¡Qué historia amigos!

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba