OpiniónOpinión Internacional

Orgullo gay: ¿Por qué disfrazarse?

Nada más justo que celebrar por lo alto las reivindicaciones alcanzadas por la comunidad LGTBI en los últimos años. Por ello en muchas ciudades del mundo esta semana se celebró con gran fanfarria la semana del orgullo gay y, dentro de los actos que se organizaron para el festejo, se pusieron de relieve los escollos encontrados en la búsqueda de legitimidad y se aplaudieron con furor sus logros. Mucho tiempo de oscurantismo y de batallas precedieron a lo que aún no se ha totalmente convalidado dentro de nuestra sociedad: el derecho de cada quien a escoger de manera libre su sexualidad.  

De ello a la distorsión y a la pérdida de respeto por parte de quienes los observan, incluso de quienes celebran sus muchos éxitos no hay sino un paso. El día del orgullo gay debería entonces pasar a ser una festividad seria- alegre sí, pero seria al mismo tiempo- porque la batalla que queda por delante no es un asunto a deleznar.

Madrid acogió, como capital que es de este colectivo, más de una manifestación en sus calles, pero en ellas era difícil distinguir cual era el mensaje. Miles de personas trajeadas y pintarrajeadas de manera bizarra se esforzaban por llamar la atención con una estridencia inmensa. Colorinches y atuendos extraños, disfraces de todo género lo que denotaban no tenía nada que ver con la satisfacción de estar consiguiendo el puesto en la sociedad que todo género merece, ni tampoco llamaba la atención colectiva sobre el mayor obstáculo que sigue, hoy por hoy, enfrentando la comunidad homosexual cual es el de la discriminación.

No había en esta inmensa colectividad que se comportaba de manera desenfrenada ninguna apelación a la batalla por la identidad de género, un tema que no ha dejado de debatirse en el seno de gobiernos e instituciones, no aparecía una polémica contundente sobre la identidad sexual y la educación, no había apelación a la diatriba presente en los idiomas para calificar la escogencia de una identidad de manera libre.

Todo se circunscribía a un comportamiento colorido de rebaño, desfachatado, exagerado e histriónico que dejaba un mal sabor en la boca a quienes consideramos que este si que es un tema trascedente y sobre el cual aún quedan unas cuantas batallas por librar.      

Ello me ha motivado a enviar un mensaje de cordura y de moderación. Pasarán aun muchas lunas antes de que las sociedades todas en el planeta definan reglas inclusivas que sea el resultado del respeto por las circunstancias personales de cada quien en esta materia de la identidad de género, de los roles de género y de la diversidad sexual. La polémica es aún acida y la represión sigue siendo una manera de abordarla.

No se enmiendan siglos enteros de equivocaciones con actitudes y posturas que son propios de los carnavales, mas no así de un movimiento y de un colectivo que a lo que aspira es a plantarle cara al odio y al desprecio y reclama, para una parte importante de la sociedad, un trato inclusivo y respetuoso y la liberación de los estigmas que les afectan.      

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 26 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba