OpiniónOpinión Nacional

Paries cum proximusardet

A muchos les resulta más familiar la exhortación de Horacio a que se aproveche la juventud: carpe diem —aunque lo que dice literalmente el latinajo es: “disfruta los días”.  Que no es mala recomendación.  Pero la que quiero traer hoy a colación es aquella que aconseja que tomes pronta acción cuando veas que la pared de la casa de tu vecino comienza arder porque, a menudo, los fuegos cogen más fuerza.  Deja omitido, pero es fácilmente comprensible que se refiere a que la casa tuya también corre peligro de incendiarse.  El consejo se encuentra en el libro primero de sus Epístolas, y las palabras exactas del poeta son: Nam res tua agitur / paries cum proximusardet, et neglectasolent incendia / sumere vires.

La advertencia fue hecha hace más de veinte siglos, y sigue siendo desoída.  En todas partes.  Porque tanto en Venezuela como en muchos otros países de la América Hispana (y cuidado si también en Europa y Norteamérica) pasaron por alto dos indicadores de lo que podría venir en la región.  Primero, la reunión de los fulanos “países no alineados”, a la que tanto el adiposo usurpador y sus jefes cubanos le habían hecho tanta fuerza, no trajo la cantidad de jefes de Estado que se esperaba y resultó un evento de poca envergadura.  Eso no podía ser dejado así, como un actucho que demostraba cuán bajo han caído esos países que se supone contestatarios al statu quo occidental.  Entonces, ¡presto!, sacaron de la manga la reunión en Caracas del Foro de São Paulo.  Los más desaprensivos tomaron ese conciliábulo como otra manera por la cual el régimen podía seguir con la regaladera de plata a sus amigotes y compañeros de ruta.  Nada de eso, los amos cubanos no dan puntada sin dedal.  Allí se preparó lo que, en el lenguaje del Capitán Hallaca (repito: verde por fuera y mucho guiso por dentro) se puso de moda como: “brisita bolivariana”.  Que de bolivariana nada tiene, pero de castrocomunista, mucho.

Hoy vemos a mucha de la América Hispana encendida.  Comenzaron en Ecuador, intentando hacer volver el “correísmo”; quisieron hacerlo en Perú, aunque les tocó coger mínimo por el apoyo sensato de pueblo e instituciones al gobierno; ya las guerrillas asoman sus garras en Colombia, dejando claro que eso de la paz era solo una  artimaña —una mera, según el lenguaje militar, “acción retardatriz”—, como es ceder espacio cuando se está en una situación difícil, para ganar tiempo y emplearlo en aumentar las posibilidades de pasar al contraataque; en Chile abundan los saqueos al comercio y los ataques sin sentido a sistemas útiles para la población, como el Metro de Santiago, o a templos religiosos, que no le hacen mal a nadie.  Puro desmadre incitado por los cubiches y ejecutado, en mucho, por las viudas del allendismo apoyadas por infiltrados enviados y pagados por el madurismo por órdenes de la gerontocracia castrista.  Ya en Argentina lograron que volviera el kirchnerismo.  Con un mascarón de proa, pero que quien va a mandar es Kristina.  Que lo que busca es evitar que la condenen por la más de una docena de juicios por corrupción que tiene.  Parece que una maldición le cayó desde 1946 a la nación que fue la más culta e instruida de toda América.  Y que se refleja en el eslogan: “ladrón o no ladrón, queremos a Perón”.  Salen de un presidente que está tratando de conducir a la normalidad económica, que ha hecho más obras físicas, con menos presupuesto, en cuatro años que los que hicieron el tuerto y su mujer en tres veces ese tiempo.  Y todo, porque les prometieron a los argentinos que iban a regresar los tiempos de recibir cheques sin trabajar, el cielo socialista en la tierra…

Y, como siempre, el doble rasero.  Ya el mofletudo usurpador y el rollizo porta-mazo dicen que es una injusticia que los chilenos tengan un sueldo mínimo de ¡475 dólares!  Y no miran la desesperación de los venezolanos que no pueden subsistir con unos piches siete dólares al mesque perciben como salario oficial.  Ya salieron a decir que es una muerganada lo que le están haciendo al camarada Evo; que las elecciones que “ganó” resultaron tan limpias como las que se acostumbran en Venezuela.  Con las mismas maquinitas, por cierto.  No importa que la OEA diga, después del reconteo de votos, que hubo fraude; no importa que el mismo órgano electoral boliviano certifique que hubo inyección de votos entre medianoche y gallos.  ¡Naaah!, el compañero Evo no puede ser dejado de lado.  Si lo hacemos, ¿quién nos proporcionará la coca que necesitamos para infectar Occidente?

Mientras, quienes debieran actuar diligentemente porque ven que la pared del vecino arde, lo que hacen es mirarse el ombligo en perennes ataques de omphaloskepsis, como si fuesen yoguis.  Por fuera, la Unión Europea y otros gobiernos occidentales miran para otro lado.  Cuando mucho, pontifican sobre la necesidad del diálogo.  Sin darse cuenta de que lo que hacen es correrle la arruga al régimen, que ve cómo se desvanecen las acciones en contra de su permanencia en el poder.  Por aquí, los opositores no hacen los esfuerzos aglutinadores —cada quien con su agenda secreta— que se requieren; ven como unos timoteoszambranos, claudiosfermines, enriquesantichs y otros especímenes de la misma ralea —que no tienen votos que los respalden, sin representar a nadie sino a sus intereses personales— se sientan con los hermanitos Rodríguez a negociar, no el futuro de Venezuela, sino la pervivencia del régimen.

Se les olvida que neglecta solent incendia / sumere vires…

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba