OpiniónOpinión Nacional

Pensando en voz baja

Oscar Mora Endara

Resulta insólito, por decir lo menos, que siendo Venezuela el poseedor de la segunda cantidad disponible de agua para cada habitante, después de Canadá, exista en este país pueblos enteros que se mueren de sed.

Creo que dentro de las obligaciones de un Estado Moderno (Salud, Educación y Agua) está el atender las necesidades de agua de su población, cosa que se ha realizado a través de la vida republicana del país como si se tratara de solucionar este problema con pañitos de agua tibia, valga la redundancia.

Si se ha hecho con los ingresos provenientes de la renta petrolera, sobre todo durante la época comprendida entre 1958 y 1998  pero no ha sido suficiente.

Hoy, se habla de un día D pero no se menciona con la importancia que se le debe dar a este grave problema que aqueja a la población venezolana,  que por cierto es un claro ejemplo de contratación de mano de obra, por las obras de ingeniería que esto implica. Si, se habló de  los servicios públicos, pero EL AGUA es y debe ser prioridad en el próximo gobierno.

Instituciones como el Colegio de Ingenieros de Venezuela  como asesor del estado en materias de su competencia, deberían llevar la voz cantante  en este sentido pero vemos hoy en día una institución pusilánime, producto de quienes se encuentran al frente de esta institución.

O es que acaso Caracas, por poner un solo ejemplo, otrora la capital del cielo, es la única capital de un país en el Continente Americano que no tiene agua potable, que sus habitantes tienen que recurrir a la compra de agua envasada, proveniente de no sabemos dónde y bajo que estándares de calidad, pero me voy a extender un poco más, Europa conformado por 28 países posee el 15% del agua dulce del planeta y donde habitan 739.801.394 personas, pues bien Venezuela tiene el mismo 15% de agua dulce y habitan escasos 30 millones de personas  y muchas comunidades incluyendo su capital se están muriendo de sed.

Casi la mitad de los mil ríos venezolanos acaban en el Orinoco, el tercer mayor río de América Latina. Su estanque de acumulación ocupa aproximadamente cuatro quintos del territorio del país.

Este es un lamentable y triste ejemplo de lo que es la demagogia en el gobierno, cuando debería ser una prioridad de gestión incuestionable,  cuantas veces se inauguraron acueductos, como el de la Guajira por poner otro ejemplo, donde en un extremo de un tubo se encontraba el mandatario de turno, presto a abrir una válvula para dejar inaugurado el acueducto y por el otro extremo se alimentaba la misma tubería desde camiones cisterna, y el acueducto duraba hasta el agotamiento del vital líquido en los camiones.

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba