OpiniónOpinión Internacional

Petróleo y cambio al centenario de su nacimiento

La manera de manejar el petróleo, tanto antes como después de la estatización, no nos ha producido el desarrollo necesario como país. Ese período de cien años de idas y venidas con el común denominador de un discontinuo accionar, nos ha negado el progreso que vemos en países que, como el nuestro, han explotado el petróleo y han logrado un alto grado de desarrollo a pesar de sus realidades, entre las cuales se destacan aquellas relacionadas con los precios del petróleo. Nosotros no hemos logrado ese desarrollo, perjudicando el progreso necesario y posible de la gente, de la libertad y, por ende, de la democracia, aunque los hayamos pregonado como objetivos y en muchos casos como aparentes logros. Estamos atragantados de procesos estatizadores que solo han generado desorden, corrupción y miseria, salvo para quienes han derivado beneficios de esas acciones tanto en lo político (transitorio) como en lo personal (también transitorio). (¿Será por eso que solo hablamos de la gesta independentista como si fuera nuestro único lúcido pasado?). Solo el decrecimiento ha sido permanente. Estamos atragantados de que sea el estado que, queriendo ser capaz de todo, nos diga qué debemos ser y tener, en vez de que seamos nosotros quienes digamos lo que queremos y que el estado lo haga para nuestro beneficio. La intensidad con la que hoy en día nos afecta la tragedia nacional por el empeño en aplicar políticas superadas en todos los grupos sociales exitosos, nos lleva a la necesidad de determinar, claramente, algunas líneas gruesas del “cómo” hacer, en base a esa realidad a la que todos le queremos dar la espalda, llegando hasta insinuar que con algunos giros “la cosa se compone”.

El estado capitalista ha sido un fracaso total, ya que en la práctica no tiene la capacidad financiera ni técnica, ni los recursos humanos necesarios para dirigir aquellas actividades para las que hay infinitamente mejores alternativas en manos de la empresa privada. Ese enfoque, hace que ese estado capitalista desatienda las que son sus responsabilidades ineludibles: educación, salud, seguridad, Desarrollo Humano y el diseño de una estructura de estado que provea las reglas para el desarrollo y crecimiento del país en términos de generación de riqueza y de provisión de servicios en forma creciente, continua y excelente. Doble fracaso. El estado ha confundido su rol al dedicar los recursos necesarios para atender a las obligaciones básicas del estado a aquellas que otros pueden hacer y, últimamente, a promover la permanencia en funciones de los factores políticos en el poder. Para ampliar las bases de producción y manufactura de bienes y servicios que aseguren los ingresos requeridos por el estado, hay que eliminar la dicotomía para el estado entre invertir para crecer y producir o usar los fondos para gastos de mantenimiento del estado y para la permanencia en el poder. Hay que dejar que quienes tengan los fondos y la tecnología se ocupen de generar riqueza y crear empleos productivos para que el estado participe de ello y así pueda atender a sus obligaciones, asegurando el crecimiento, tanto en el sector productivo como en el de la prestación de los servicios. Así se ampliaría la posibilidad de desarrollar un estado dedicado en función de su obligación de proveer el Desarrollo Humano que a fin de cuentas es su obligación ineludible, ampliando de paso y también las bases para la libertad y la democracia.

[email protected]
odoardolp.blogspot.com
@oleopon

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba