OpiniónOpinión Nacional

Piensa mal y acertarás…

La sabiduría popular recogió en este adagio una recomendación que le cae de perlas a lo sucedido recientemente en todo el país.  Desde el régimen —tratando de cobearnos, como siempre— se ha dado más de una decena de explicaciones por el apagón.  El bojotudo usurpador, para mencionar una sola de las babiecadas dichas, explicó con su cara muy lavada que en el imperio meeesmo alguien, (cuidado si el mismo míster Trump) había accionado un botón y por vía telemática se había causado un desastre en Guri.  Lo único que le faltó, para volverla una versión de Misión Imposible rodada en las riberas del Caroní es que explicara que Marco Rubio y Elliott Abrams se habían descolgado en rápeldesde un helicóptero invisible sobre el techo de la sala de turbinas de la hidroeléctrica, dispersaron un gas que durmió a todo el mundo allí, desde el gerente de turno, pasando por los operadores y hasta el último soldado que estaba en la batería antiaérea (que no le disparó al helicóptero porque era invisible, ya lo dije antes), y pasaron a la sala para arrancar de sus ejes a cada una de los generadores.  ¡Por Dios!  Y hay gente que se lo cree.  Digámoslo de una vez: Guri tiene tecnología de los sesenta, o sea, analógica, no digital.  Esa fantasía debe haber sido una más de las muchas mal inventadas que ha sugerido Jorgito Audi Rodríguez.

La más creíble de las hipótesis asomadas, es aquella que tanto éxito ha conseguido en Cuba, antes bajo Fidel y ahora con Raúl, y que este último debe haberle ordenado al ilegítimo en su más reciente viaje a La Habana: poner a la gente a preocuparse por lo urgente, no lo importante.  Porque es que Guaidó se ha ido encumbrando como la cabeza visible de un movimiento de resistencia que es el más serio en estos últimos veinte años.  Estaba cogiendo muchos titulares en los medios nacionales e internacionales; hizo contacto personal con muchos presidentes suramericanos, y fue recibido por estos con honores de jefe de Estado.  Había que pararlo, sin importar el precio a pagar en pérdida de horas-hombre, bajada en los indicadores económicos, deterioro de mercaderías y, lo más importante, en vidas humanas.  Necesitaban poner a la gente a pensar más en lo que se le iba a dañar en la nevera que en lo que en verdad era crucial: cese de la usurpación, gobierno de transición y elecciones creíbles.  Y llegó el apagón…

Aunque, con esa gentecita, tampoco es que pueda descartarse lo que ha circulado mucho: la ineptitud y el ladronismo en la escena eléctrica (y en todo lo demás).  Porque los rojos siguen creyendo que carné mata conocimientos y experiencia.  ¡Y ponen a cada badulaque a gerenciar las industrias básicas!  Sucede lo que ya es película repetida: aumentan las nóminas para darle empleo (que no trabajo) a cuando copartidario aparezca, empiezan a robar de a poco hasta que cogen confianza; de ahí en adelante, es a lo grande.  Contratos para comprar generadores que no aparecen, que si los entregan no los instalan, y que si los ponen no funcionan.  Pero los dineros van para Andorra y otros paraísos fiscales.  ¿Y el mantenimiento de los generadores, las torres de alta tensión, los cables, los transformadores, etc.?  Que se los coma el tigre.  El presupuesto para eso que no se roban, se lo dan a empresitas de a tres por cuarto, siempre gerenciadas por familiares y con reposeros en vez de trabajadores.

Total, más de ochenta horas continuas (en mi caso y en el de la mayoría de los venezolanos) sin energía eléctrica.  Un regreso brutal a lo más oscuro del siglo XIX.  Eso causó muertes, aunque el insulso del MinPoPoSalud haya dicho que las emergencias de los hospitales estaban funcionando normalmente. ¡Falso! ¿Cuántos pacientes dependientes de un respirador, una incubadora, una máquina de diálisis fallecieron?  Por ahí, contando por encimita, dicen que 17.  Tienen que ser muchos más.  Y sale el imbécil de Padrino a declarar que no hay “nada que reportar de importancia en el país”. ¿Será que él vive dentro de una burbuja, en Fuerte Tiuna, rodeado de lujos y espalderos,escuchando solo los que los fulanos “redis” le reportan, o que le da culillo decir la verdad, que en Venezuela falta de todo, alimentos, medicinas, repuestos, gas, agua y, ahora, luz?

En una de esas acostadas a las ocho de la noche, porque nada había que hacer de pie, la angustia por el país y su fatalidad hicieron que me acordara Patria Oppressa, del “Macbeth” de Verdi, el desgarrador coroque canta el pueblo pidiendo la aparición de un líder que libre a su país del tirano que, apoyado por fuerzas extranjeras (cubanas, en nuestro caso)sojuzga, mata y encarcela a quien ose pensar distinto a lo que dicho opresor desea y necesita. Patria oppressa! il dolce nomeno, di madre aver non puoi, / Or che tutta a figli tuoisei conversa in un avel. (¡Patria oprimida! ¡No, el dulce nombrede madre no puedo darte, / ahora cuando toda tú, para tus hijos,te has convertido en un sepulcro!).  Después de explicar que el llanto de las viudas y los huérfanos hiere al Cielo, el coro termina señalando que a los culpables no les duelen aquellos por los Che pur doni un vano pianto / A chi soffre ed a chi muor(que osan derramar un llanto / inútil por aquellos que sufren y mueren).

Solo pude conciliar el sueño cuando recordé que la tragedia termina. Al final, tras la revuelta dirigida en conjunto por Macduff yMalcolm, el déspota muere  exclamando: Mal per me che m’ affidai ne’ presagi del inferno!… / Tutto il sangue ch’ io versai grida in faccia dell’ Eterno! (¡El mal para mí, que me fie de las profecías del infierno! (de Raúl, en este caso)… /¡Toda la sangre que he derramado clama ante el rostro del Eterno!)  Y dormí como un angelito musitando: “Te lo pedimos, Señor”…

[email protected]

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba