OpiniónOpinión Nacional

¿Por qué ganó la antipolítica?

Los predicadores de la antipolítica responden a distintas motivaciones. En esa secta, califiquémosla así, militan quienes consideran insatisfechas sus expectativas del desarrollo socioeconómico y social, otros con raíces en viejos autoritarismos o recipiendarios de los nuevos; la de mayor importancia, es que no tienen empatía con la democracia, por eso convoca a la abstención aun existiendo condiciones inobjetables como que en el Registro de Inscripción Electoral no figuren resucitados, doble cedulados, ni las migraciones forzosas, hasta el correcto funcionamiento del sistema electrónico de votación y computación que refleje la voluntad ciudadana.

La antipolítica no es democrática, por consiguiente la abstención que invisibiliza la protesta ciudadana al tomar distancia del acto electoral, fundamento del sistema democrático y lo enfrenta, opera a modo de  instrumento de la antipolítica. De allí que la abstención militante no sea democrática, sino soporte cuasi transformado en cómplice del autoritarismo.

En Venezuela esa postura antipolítica y la convocatoria a la abstención incluida, es tan vieja como viejos los gobiernos autoritarios, cuando no tiránicos por to‘el cañón. Y el autoritarismo no contempla entre sus planes, actividades que pongan en riesgo su condición. Así que, bajo sus botas, la convocatoria a elecciones mediante importantes campañas divulgativas, no es posible. Todo lo contrario. Crean mecanismos disuasorios tales como divulgar la especie de la existencia de un método para la “marramucia” y así el voto a favor de la oposición termina siendo computarizado en los haberes del gobierno. Por otra parte, el manejo de las redes sociales por expertos instalados en Miraflores, los ayuda y mucho.

Ahora bien, ante los resultados de las votaciones del 21-11-21 procuraré opinar con la mayor objetividad que me sea posible. La antipolítica, que de antiguo ha jugando fuerte y sin querer queriendo contra la democracia, cosechó el 60% de abstención que favoreció al gobierno Socialcomunista del Siglo XXI, encabezado por la troica Nicolás Maduro-Padrino López-Diosdado Cabello; cabalgó sobre las torpezas tácticas de la oposición, conjugadas con ambiciones grupales y personales, el limitado acceso a los medios masivos de comunicación y el hostigamiento por parte de las fuerzas policiales, militares y las brigadas motorizadas de malandros desempeñaron tarea importante. La torpeza, la cortedad de miras y las ambiciones grupales y personales facilitaron la tarea a los rojos-rojitos.

Y quienes, por el peso de los almanaques, estamos alejados de la primera línea de combate preguntamos: ¿por qué la MUD dejó transcurrir tanto tiempo para decidir concurrir a las elecciones de gobernadores, alcaldes, concejales y legisladores regionales? ¿Por qué se postularon personas sin arraigo local o regional? ¿Por qué priorizaron la “lealtad” personal y segregaron a los críticos leales?

En esos por qué y en la deficiente visión de futuro algunos directivos que no calzan botas de dirigentes, encontramos el origen de las divisiones, el quiebre de la unidad indispensable para propinar una derrota total al enemigo. Así me explico el por qué los 4.429.134 (54%) votos de la oposición rindieron para menos frutos que los 3.722.656 (45,7%) a todas luces perdedores, lograron más posiciones gubernamentales.

Para concluí, una reflexión. La MUD, de alguna manera, debe abrir espacio a los discrepantes y acordar democráticamente, con la mayor premura, si vamos al revocatorio y, de igual manera, quién será el candidato presidencial. Además, todas las organizaciones que hacen vida en ella, deben echarse a las calles de urbanizaciones y de barrios marginales, abrazarse con las gentes,  porque  un abrazo con la gente humilde o con la encopetada vale más que todos los mensajes por Twiter; visitar los lugares donde viven quienes más sufren los embates de la crisis, presentar proyectos que enamoren a quienes fueron engañados y hoy escarnecidos por el Socialcomunismo de Siglo XXI.

¡Rescatémoslos y recuperemos la dignidad y el mérito de ser venezolanos libres!

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba