OpiniónOpinión Nacional

¿Por qué no me voy de Venezuela?

Por Horacio Velutini

Un amigo venezolano que vive en el extranjero que me preguntó por qué no me iba de Venezuela. Le respondí:

Hace poco visité el museo John Boulton, recorriéndolo pensé como me gusta visitar todos esos grandes museos europeos, como el Imperial Británico, el de la Guerra en París, etc, pero ninguno de esos me da la emoción, que este pequeño museo John Boulton me trasmite, el cual me hace sentir que yo pertenezco a esta historia.

Poco tiempo después me encontré en el libro «Liberalismo Amarillo» de Ramón J Velázquez, el nombre de mi abuelo, como un personaje no significante en 1893 formando parte del liberalismo blanco, pero ahí estaba en esas líneas. Son estas cosas las que me motivan y me dan un sentido de “purpose”, de razón de ser, y ese es un sentimiento poderoso, porque te alejan del egoísmo de la mente del hombre de negocio, que solo piensa en la oportunidad y el resultado.

Esas emociones te acercan más al deseo de construir un país sin esperar nada a cambio, al cual quieres que tus hijos pertenezcan al igual que uno. La razón entonces se convierte en una convicción, idealista tal vez, pero dan ganas y motivación. Ese abuelo mío vivió la dictadura hasta su muerte en 1925, durante la férrea dictadura de Juan Vicente Gómez como un liberal bajo la lupa de los esbirros del régimen y por ello no pudo levantar cabeza, venido a menos con la amenaza de la Rotunda si hablaba de más sobre el benemérito.

Sus hijos en trinidad como universitarios, que al régimen no le gustaba por cabezas calientes y todo dentro una pobreza de esas que se llevan con la cabeza en alto. ¿Fueron sus tiempos mejores o peores? No importa cómo eran, fue su tiempo hace ya más de 100 años. Yo vivo el mío ahora dentro de la complejidad del momento, pero no lo cambiaría por nada.

No quiero estar en una urbanización perfecta pero aburridísima de esas de Florida o en un bello apartamento en Madrid, quiero estar aquí viviendo mi tiempo con la intensidad acostumbrada y poniendo mi granito de arena.

Aunque muchos creen que pierdo mi tiempo, pero es mi tiempo y eso es lo que quiero hacer con él. Así que mi estimado amigo nunca olvide su tierra y dentro de la dificultada que representa trabajar en un país al que no pertenece, dele una palmada en la espalda a quienes tú sabes están aquí, porque hace mucha falta eso, decirle a un amigo o un desconocido “ánimo todo va a estar bien, siga luchando vale la pena, este país que bien lo merece es el suyo».

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba