OpiniónOpinión Nacional

¿Por Qué Sigo Teniendo Esperanza? (5)

Diariamente observo gestos de amor a mi alrededor…Son gestos de amor absolutamente desinteresados…No buscan impresionar a nadie…Surgen espontáneamente…Simplemente observo y me deleito…Son la evidencia de que, independientemente de las circunstancias, el amor prevalece…Tal vez pase desapercibido por muchos, pero allí está…La semilla existe…En muchos casos ya ha sido sembrada…En otros casos, lo será…

Esta mañana había un señor bastante mayor parado solo en la acera esperando para cruzar una calle de la capital.  Había una muchacha joven un poco más allá esperando también para cruzar.  El señor mayor decidió comenzar a cruzar y un vehículo que avanzaba le pasó muy cerca.  La muchacha miró hacia el señor y le dijo que fuera con ella.  Creo que el señor no la oyó porque siguió avanzando lentamente.  La muchacha con genuino interés se acercó al señor sin que él la notara y lo estuvo observando cruzar hasta que llegó sano y salvo a la otra acera.  Esto puede parecer un gesto insignificante pero no lo es.  Era una muchacha joven quien también se dirigía a alguna parte.  Esa muchacha observó a su alrededor…Tuvo empatía…Detuvo su camino…Y, sin ningún interés, esperó, con el único interés de asegurarse que el señor estuviera bien…

Hace ya varias semanas falleció el esposo de una persona a quien aprecio mucho.  Se despidió de esta tierra de un instante para el otro, como lo hacen muchos…Un infarto fulminante mientras se dirigía a su trabajo caminando por una avenida principal…Su familia me contaba cómo lo había auxiliado inmediatamente la gente que pasaba por allí.  Como no reaccionaba, lo habían montado en una moto que pasada para trasladarlo a la Cruz Roja.  Lamentablemente, había llegado sin signos vitales.  Cuando la esposa había llamado al esposo a su celular, había atendido una persona misericordiosa quien le había dicho con suavidad que su esposo estaba en la Cruz Roja y que debía dirigirse allá.  No le habían robado nada de lo que tenía encima como uno hubiera podido imaginar que ocurriría en una ciudad tan convulsionada como la nuestra…Todos los involucrados trataron de ayudarlo…Tuvieron empatía…Detuvieron sus caminos…Y, sin ningún interés, actuaron…

Hace algunos días tuve la oportunidad de colaborar en un proyecto de comedores populares.  En uno de esos comedores pude observar a los voluntarios que habían cocinado para más de 150 niños.  No era la labor de un día…Era la labor que esos voluntarios habían decidido asumir para aportar su granito de arena procurando la alimentación nutritiva de niños que no pueden ser bien alimentados por sus padres…Lo hacían tres veces a la semana y esperaban poderlo hacer los cinco días de la semana tan pronto se consiguieran los recursos…Todos los voluntarios habían entendido la necesidad existente…Habían tenido empatía…Habían destinado y seguían destinando su tiempo y su esfuerzo para que unos niños pudieran alimentarse bien…Y todo esto sin ningún interés, excepto el de ayudar a otros…

Por gestos de amor como los anteriormente descritos y por muchos otros que observo diariamente, sigo teniendo esperanza.

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba