OpiniónOpinión Nacional

¿Por Qué Sigo Teniendo Esperanza? (6)

Vivimos en un país donde el ingenio es parte de nuestro entorno…Así somos los venezolanos…Ingeniosos…

Tal vez haya sido el medio ambiente en el cual hemos crecido y nos hemos desarrollado…Tal vez sea una de nuestras características innatas…Lo cierto es que los venezolanos somos ingeniosos…No nos detenemos ante la adversidad…Resolvemos…O por lo menos, tratamos de hacerlo…

Estábamos disfrutando del agua cuando se nos acercaron dos señores con uno de esos restaurantes flotantes que sólo se ven en lugares especiales como Morrocoy…Un anime grande cuadrado con un tobo lleno de ostras, arrechones y kiwas…Algunos platos de anime, algunos tenedores de plástico y algunos limones cortados por la mitad…Ya sólo el hecho de poder comer en el medio del mar es un hecho que hay que destacar como  privilegiado…No en todas partes puede uno darse ese gusto.

Era difícil resistirse a la tentación de comer ostras en el mar…Como dijo uno de los señores mientras iba abriendo las ostras:  “Del mar a la boca…”.

Aun cuando estábamos disfrutando el momento, ya no teníamos efectivo.  Nos habían dicho que podíamos hacer una transferencia electrónica pero me preocupaba que algo ocurriera y que quienes tan amablemente nos habían servido no recibieran la contraprestación por esos servicios.  Le pregunté a uno de los señores si tenía un bolígrafo para anotar mi número de teléfono para que me contactara en caso de cualquier problema.  Me contestó que no tenía bolígrafo pero que sí tenía dónde anotar.  Tomó uno de los platos de anime y lo dobló por la mitad…Ese sería el papel.  Después tomó uno de los tenedores de plástico y con uno de sus dientes, fue marcando los números que yo le iba dictando en el plato de anime doblado.  No tenía papel…No tenía bolígrafo…pero sí tenía ingenio…El anime y el tenedor hicieron las veces…

Mientras le contaba esta anécdota a un amigo médico que vive en Cúcuta, me envió una foto que le habían tomado cuando él le estaba enseñando a unos colegas y enfermeras cómo hacer una férula de tracción improvisada…

Será este ingenio utilizado para bien el que permitirá que logremos salir adelante incluso en las peores crisis que se nos puedan presentar.  Por esta y muchas otras razones, sigo teniendo esperanza.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba