OpiniónOpinión Nacional

Prevenciones

Isaías A. Márquez

Para curarse en salud ante las sanciones implacables EEUU, algunas instituciones financieras, específicamente, decidieron cancelar todo tipo de relación con el gobierno venezolano, cuyo principal activo extraterritorial, la refinería CITGO, se halla a disposición del gobierno estadounidense.

El régimen de Maduro para eludir el riesgo de incautación de activos venezolanos tras las sanciones amenazantes EEUU (¿?) decidió el traslado de la refinación de oro (unas 23,62 ton de oro equivalentes a unos 900 millones de dólares, más la invitación a participar en el AMO –enajenación-, proyecto mediante el cual se intenta buscar alternativa al ingreso por concepto de renta petrolera en virtud de la reducción abrupta de producción y baja de precios del crudo  que conlleva merma de ingresos.

También, PetroChina, por igual razón, canceló la compra de unos cinco millones de barriles de crudo venezolano puesto que protagoniza la guerra comercial con EEUU y, sensatamente, se cuida de no agudizarla, pese a su apoyo al régimen en virtud de las prebendas mediante los contratos de explotación petrolera en la Faja del Orinoco.

En efecto, la administración Maduro estima apelar, en lo sucesivo para pagos internacionales cambiar a un sistema de mensajería para honrar  pagos y recibir ingresos, a otro sistema que opere Rusia, como alternativa viable al  sistema SWIFT de comunicación interbancaria, a objeto de poder acceder al dinero que necesita para reflotar.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba