OpiniónOpinión Nacional

¿Qué fue lo que sucedió?

En Venezuela, la pérdida absoluta de confianza en los servidores públicos se suma a la larga lista de problemas que nos aquejan. Esta mala racha comenzó cuando Lucas Rincón, Inspector General de la Fuerza Armada Venezolana, en abril de 2002 anunció en cadena nacional:

“Los miembros del Alto Mando Militar de la República Bolivariana de Venezuela deploran los lamentables acontecimientos sucedidos en la ciudad capital en el día de ayer. Ante tales hechos, se le solicitó al señor Presidente de la República la renuncia de su cargo, la cual aceptó. Los integrantes del Alto Mando ponen sus cargos a la orden los cuales entregaremos a los oficiales que sean designados por las nuevas autoridades.”

Luego regresó Chávez, desmintió a Rincón, pero en vez de darle un castigo ejemplarizante como correspondía, lo premió con una embajada. Muchos piensan todavía que Rincón tiene la renuncia en una caja fuerte y a buen resguardo. Todavía nos preguntamos qué fue lo que sucedió.

Pero eso fue solo el comienzo. De ahí en adelante hemos escuchado las explicaciones –cuando las dan- más peregrinas, rocambolescas y fantasiosas. Siempre hay un culpable externo. El gobierno no acepta culpas ni reconoce que se equivocó. Si no es el imperio son los empresarios, si no son los empresarios son los paramilitares, si no son los paramilitares son los pelucones, si no son los pelucones es la derecha, si no es la derecha son las iguanas…

Recientemente tenemos varios tristes ejemplos. El primero fue el decreto para “ejercer soberanía” en aguas que supuestamente están en reclamación con Guyana cuando la Exxon Mobil encontró petróleo. Digo “supuestamente” porque Chávez les había dado permiso para explorar. Y de explorar a explotar hay una sola letra. ¿Para qué iban a explorar si no podían explotar? De repente, Maduro reculó y dejó el asunto en suspenso. Como apuntó Emilio Figueredo: “Llevar los asuntos pendientes de soberanía solo al campo de los mares olvidando los múltiples asuntos no resueltos en materia de demarcación, de cuencas hidrográficas compartidas, y de concesiones y explotaciones de recursos naturales efectuados en zonas bajo reclamación es lo menos que pueda decirse, una hipocresía”. Todavía nos preguntamos qué fue lo que sucedió.

El segundo fue el incidente en la frontera colombo-venezolana cuando en una supuesta emboscada resultaron heridos tres militares. El Gobernador Vielma Mora informó en su cuenta de Twitter que “fueron interceptados por un grupo de irregulares”, pero la versión que ha tomado más fuerza es que esos “irregulares” eran también militares venezolanos. Maduro ordenó cerrar la frontera y de ahí en adelante comenzó la deportación –dura, humillante y violenta, como todas las deportaciones- de ciudadanos colombianos a quienes calificaron de “paramilitares”. Todavía nos preguntamos qué fue lo que sucedió.

El tercero fue el siniestro del Sukhoi. Un avión nuevo que se estrelló en circunstancias muy extrañas. La versión oficial, dada por el inefable Walter Martínez es que perseguía un avión cargado de droga y que fue derribado por un misil tierra-aire colombiano, no detectado por los sofisticados radares venezolanos. Pero la realidad es que no sabemos nada de esos equipos,  sus horas de vuelo, sus reportes, accidentes, de su aviónica y a cuál generación de aviones de combate pertenecen. Es muy extraño que se hayan estrellado contra el suelo.  Usualmente un jet comercial tiene como instrumento de vuelo normal «radar altimeters» que miden la distancia sobre la superficie del terreno.  ¿Los tienen estos aviones?  ¿Se distrajeron los dos tripulantes cuando volaban bajo en una misión nocturna? ¿Realizaron una maniobra nocturna sin conocer los mínimos del área? ¿Como es que aparecieron cerca de Elorza? ¿Había un apagón total? En un avión de combate, un vuelo bajo nocturno es una maniobra básica. No les estaban pidiendo que aterrizaran en un portaviones durante una noche sin luna y con tormentas. Todavía nos preguntamos qué fue lo que sucedió.

 

@cjaimesb

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Un comentario

  1. Pues hay serios indicios de que no había el tal avión del narcotráfico, sino un avión con tremendo NARCOFARC adentro, que iba a ser trasladado como pasajero VIP de Apure a La Habana, pero cuando la lata rusa se dio ese mamonazo contra el duro suelo cerca de Elorza, se fueron para Guárico la otra lata y el jet de PDVSA (la empresa que ANTES era maluca y daba colitas, a los apátridas adecos y copeyanos, y AHORA es revolucionaria y presta servicios exclusivamente a los miembros del batallón intergaláctico que va a reparar la Vía Láctea entera, y después se ocupará de las nimiedades, como la Escasez, las Colas, los Apagones, el desempleo, el enano poder adquisitivo y la Inseguridad en Venezuela.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba