OpiniónOpinión Internacional

Qué hacer con los refugiados sirios

Hay un gran debate en muchos países latinoamericanos sobre si aceptar a algunos de los refugiados sirios que están inundando Europa en una de las peores crisis migratorias del mundo desde la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, hay una solución creativa que pocos están contemplando, y que podría permitir a Latinoamérica ayudar a mitigar esta crisis humanitaria.

Antes de examinar qué podría hacer América Latina, cabe señalar que en lo que va del año alrededor de 366,000 sirios han entrado en Europa huyendo de la guerra civil de su país. Para finales del próximo año, ese número llegará a más de 850,000, según proyecciones de las Naciones Unidas.

Los países europeos están abrumados por la avalancha de refugiados. Alemania — por mucho el país europeo más generoso en esta ocasión— ha ofrecido aceptar unos 500,000 sirios. Pero otras naciones como Hungría están exigiendo erigir un muro para evitar que más inmigrantes sirios puedan llegar a Europa.

La semana pasada, el gobierno de Obama anunció que planea aceptar 10,000 refugiados sirios. Y en América Latina, donde varios países tienen comunidades sirias, los presidentes de Brasil, Argentina, Venezuela, Paraguay, México, Uruguay y Chile han dicho que van a ofrecer visas a refugiados sirios.

Pero las ofertas de asilo de los países latinoamericanos son en gran medida simbólicas, porque la mayoría de ellos aceptarán en el mejor de los casos algunos cientos de familias. Las economías de América Latina están en problemas, y no hay dinero para programas ambiciosos de refugiados.

El año pasado, el ex presidente uruguayo José Mujica acaparó titulares cuando le dio asilo a 42 refugiados sirios, y les dio la bienvenida personalmente en el aeropuerto. Pero el experimento no terminó bien.

Cinco de las familias sirias que se establecieron en Uruguay el año pasado acamparon la semana pasada fente al palacio presidencial de Uruguay para pedirle al presidente Tabaré Vásquez ayuda para salir del país, diciendo que no pueden vivir con la ayuda que reciben del gobierno. Algunos dijeron a la prensa que quieren volver a los campos de refugiados en Líbano donde vivían antes de trasladarse a Uruguay.

Durante mi visita a Chile la semana pasada, a escuché varios críticos del gobierno preguntar: «¿Por qué los países petroleros árabes como Arabia Saudita o Qatar, que están llenos de dinero, no toman a refugiados sirios?».

En efecto, según un reporte de CNN, Arabia Saudita, Kuwait y Qatar no han recibido ningún inmigrante de esta última ola de refugiados sirios . Mientras que Turquía ha recibido 1.9 millones de sirios y Líbano 1.1 millones, la cifra de refugiados aceptados por los países del Golfo Pérsico como Arabia Saudita, Kuwait y Qatar fue 0, según el informe.

Arabia Saudita afirma haber recibido 500,000 sirios en los últimos cuatro años, pero los grupos de derechos humanos dicen que solo se les ha permitido entrar como trabajadores temporales, sin el estatus de refugiados. Arabia Saudita también ha ofrecido construir 200 mezquitas en Alemania para los refugiados sirios que están llegando allí, según el diario alemán Frankfurter Allgemeine Zeitung.

Los expertos sobre el Medio Oriente dicen que la mayoría de los países del Golfo Pérsico no están aceptando refugiados sirios porque tiene poblaciones nativas que son ya más pequeñas que la de sus trabajadores temporarios extranjeros, y las familias gobernantes temen perder el control político si aceptan residentes permanentes en condición de refugiados.

Mi opinión: Arabia Saudita es el reino de la hipocresía. A pesar de su enorme riqueza, y de que tiene 100,000 tiendas de campaña con aire acondicionado en Mina para albergar a 3 millones de personas que solo las utilizan cinco días por año para la peregrinación anual a La Meca, los sauditas no están aceptando a ningún nuevo refugiado sirio.

Al mismo tiempo, Arabia Saudita ofrece construir mezquitas en Alemania, donde exporta clerigos islámicos radicales que difunden el odio hacia Occidente, para mantenerlos lejos de casa y evitar que se conviertan en una amenaza para el reinado.

Y lo mismo podría decirse de Qatar, que gasta una fortuna en patrocinios para el club de fútbol Barcelona de España y otras instituciones mundiales en su afán de mostrarse como un país pujante y generoso, mientras le niega asilo a los refugiados de su propio vecindario. Una verdadera verguenza.

De manera que aquí va mi humilde sugerencia: Ya que América Latina está dispuesta a recibir refugiados sirios pero no tiene dinero para hacerlo, y por el otro lado países del Golfo Pérsico no quieren recibir los refugiados pero tienen recursos, entonces los saudíes y otros países del Golfo Pérsico deberían ayudar financieramente a los países latinoamericanos para que estos últimos puedan recibir a más refugiados sirios.

Si Arabia Saudita y sus vecinos del Golfo Pérsico pueden pagar para construir mezquitas en Alemania, podrían también pagar para ayudar a que más refugiados sirios puedan asentarse en Latinoamérica, y de paso empezar a limpiar sus horrorosos historiales en materia de derechos humanos.

@oppenheimera

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

2 comentarios

  1. Ya no son solo las guerras, el cambio climático, las crisis financieras con sus burbujas de todo tipo, guerra de divisas, refugiarse en el oro y cuanto se pueda uno imaginar dentro de este mundo convulsionado y multipolar que no se da respiro ni lo da, para que aparte de las hambrunas, pandemias, desigualdades extremas y pobreza en expansión, ahora tenga que presenciar otra crisis humanitaria de magnitudes bíblicas. Millones de personas que huyen de la violencia y la muerte, buscan refugio en la vieja Europa, ya de por sí agobiada con sus propios problemas y enfrentando la amenaza del EI, los movimientos de extrema derecha , el fascismo en expansión y una Alemania donde el neonazismo se va organizando dentro de tendencias racistas, xenofóbicas y excluyentes que está encontrando en los sirios el mejor pretexto para hacerse sentir y justificar su violencia irracional. Los rusos presionan y chantajean, amenazan y tratan de cercar un Occidente debilitado y sin capacidad de respuesta y unos chinos que con los rusos, están levantando el Ejército mas grande jamás conocido. Tiempos de disolución y de conflictos que utilizan el argumento nuclear para imponer su razón les guste o no, pero que no mueven un dedo para recibir millones de refugiados que al fin de cuentas le crearán a los países receptores problemas de presupuestos y finanzas públicas, y al final, solo podrán paliar en algo la desgracia de una Siria que en los cálculos de los Estados Unidos, se vería mucho mejor sin su presidente. Quizá por ello no desea llevar hasta el final una ofensiva contra el Estado Islámico del cual cree que en su presente forma de combatirlo, ya tendrá tiempo para eliminarlo también. Un juego muy peligroso y seguramente un cálculo equivocado.

    Mientras tanto, el fantasma del ´´Niño de la Playa´´ no deja de golpear la mente del ciudadano global que no puede permanecer indiferente y ha presionado para que prive el trato humanitario a los refugiados por encima de cualquier otra consideración. Y lo han logrado, seguramente mientras alguna otra noticia no menos ´´viral´´ suplante el drama del momento presente y entonces los refugiados podrán ser manejados de otra manera menos cortés y se conviertan en un problema que habrá que resolver de cualquier manera. Y no es que ya no hallan llevado malos tratos, zancadillas y patadas, solo que esas serán mas generalizadas cuando el ojo de la opinión pública se pose en otros problemas no menos graves. Así es como se suelen manejar estos problemas y así son las soluciones que se aplican en nuestro mundo mediático para mantener el control de un globo terráqueo que se verá obligado a enfrentar nuevos retos en esa lucha silenciosas por la desaparición de algunas hegemonías y el surgimiento de otras emergentes. Mundo cruel y despiadado que pretendemos cambiar pero que aún no hemos podido, ni quizás lo logremos nunca… O tal vez, el mundo de las utopías como el mundo de los sueños y las esperanzas, son a temporales y eternos. Ya veremos.

  2. La propuesta de Oppenheimer se parece a la solución que algunas familias dan a la molesta presencia del abuelo, ya anciano, enfermo y sobrante: Le buscan acomodo en una casa de Retiro subvencionada por el Estado, ellos quedan libres de esa responsabilidad, y los contribuyentes costean esos gastos. Hay que eliminar las fuentes de la Violencia en Siria e Iraq, erradicar la dinastía de los al-Assad en Siria, y al clan armado y anacrónico del Califato Islámico en Siria e Iraq. Pero mientras se fumigan esos países de ambas PLAGAS, los refugiados deben ser responsabilidad de sus vecinos del mundo árabe, y Arabia Saudita debe de inmediato parar su constante exportación del extremismo SUNITA y la financiación de mezquitas en Europa (los saudíes NO permiten que se construya ni una Iglesia Católica, una Sinagoga, o un templo de otro credo en su país, se pueden ir muy al carajo con sus pretensiones de inundar al resto del mundo con fanáticos musulmanes sunitas).-

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba