OpiniónOpinión Nacional

¿Qué hay? ¡No hay!

La escasez rampante y creciente, y los precios de hiperinflación de lo que a duras penas se podría conseguir, lo que hace que esos pocos productos sean muy difíciles o imposibles de adquirir, lleva a la gran mayoría de la población a preguntarse: ¿y qué hay?

Por contrapartida, también la otra expresión de «no hay», es de lo que más se escucha en esta Venezuela de mengua extrema. No hay tal o cual alimento básico, no hay casi ninguna medicina de necesidad convencional, no hay repuestos para prácticamente nada, no hay efectivo en los bancos, casi no hay unidades de transporte público. En fin, el «no hay», es lo característico de la catástrofe que padece Venezuela. De hecho, el «no hay» es el reflejo de la propia catástrofe.

En pocas palabras, a la interrogante “¿qué hay?”, se les responde con la afirmación del “no hay”. Así de sencillo. Lógica matemática. Dos más dos son cuatro…

Hace varias décadas, un jefe de Estado al posesionarse del cargo señaló que administraría la abundancia con criterio de escasez. Si lo hizo o hizo lo contrario, es otro tema. Pero lo cierto de todo es que Venezuela era un país de abundancia. Y a pesar de los largos años de crisis que vinieron después, el país siguió siendo uno de abundancia, a pesar de los pesares.

Cuando el señor Chávez empezó su primer gobierno, y a pesar que los precios internacionales del petróleo –incluyendo a los de Venezuela—se ubicaban en 7 dólares por barril, en el país no faltaba nada. Tampoco sobrada de todo. No. Pero no faltaba nada importante. Ni la gente se preguntaba “¿qué hay?”, y por lo tanto no podía responder que “no hay”.

Pero en los últimos años, los restos de la abundancia fueron depredados, por eso lo que más se escucha es que «no hay». El poder empezó a depredar al sector privado, bien por estatizaciones tipo asalto o bien porque los boliplutócratas compraron empresas y las saquearon. Al mismo tiempo, ese poder también depredó los recursos públicos: los ingresos petroleros, las reservas internacionales, los activos en el exterior, el oro, en fin todo lo que pudieron.

Y encima multiplicaron el monto de la deuda externa, que ya es impagable, y los artilugios de la criptomoneda no lograrán nada concreto, sino acaso correr la arruga de la depredación. Por eso es pertinente la pregunta “¿qué hay?”, y más pertinente todavía, la respuesta: “no hay”. Estas breves líneas van dedicadas a lo económico y social. Pero de lo político se puede decir lo mismo: ¿hay democracia, respeto por los derechos humanos, elecciones libres? No. No hay.

[email protected]

Fundado hace 23 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar