OpiniónOpinión Nacional

Que los neogranadinos, como los venezolanos, no tropiecen con la misma piedra

En Venezuela, si existe un valioso  elemento popular que se ha convertido en un cita de utilidad histórica, innegablemente, es el refranero con el que el mestizaje ha permitido la construcción de un  instrumento verbal útil para describir  pasados y alertar sobre posibles futuros.

En el ejercicio de la política, inclusive, tal recurso se emplea como elemento premonitorio cuando se trata de alertar sobre eventuales sucesos, a la vez que se recurre al señalamiento de potenciales sucesos, mientras que se analizan comportamientos que, repentinamente, pasan a ser referencias de eventuales males de alcances generacionales.. 

Desde luego, la fraseología que ilustra tales posibilidades, no es una ocurrencia momentánea de algún talentoso escritor, o de un ocioso que apunta acertadamente hacia la diana que hoy ocupa la atención de un hecho de una indiscutible importancia. Por el contrario, se trata de la  gran preocupación que se ha producido entre venezolanos y colombianos desde hace pocos días, luego de que los resultados electorales de los comicios que se celebraran recientemente en Colombia, pasaran a construir hechos atractivos del máximo interés. 

Pero no sólo  para que la ciudadanía apele al  amplísimo refranero castizo, y justifique la posibilidad de encontrar algunas repuestas. También para que,  en relación a los mismos, se citen  algunos de ellos que se les considere pertinentes y oportunos para su uso en alguna  atrevida reflexión.

«El que no oye consejo, no llega a viejo». ¿Es que, acaso, desde hace 6 décadas, no se viene escuchando en todo el Continente que hay que  «ponerle cuidado a los hechos, para evitar que se repita el caso cubano?». Sobre lo que sucedió en Cuba, en Venezuela hay referencias históricas que lo describen todo,  ya  que, para el momento de los sucesos era una referencia de país democrático, petrolero, rico. Llegó a serlo, inclusive, en lo económico, cuando era centro de la burla continental del «Ta’ barato, dame dos», mientras que la propia población le restaba seriedad a la eventualidad de que se repitiera  la «cubanización» criolla. 

«Eso no puede suceder», cuasigritaba la ciudadanía, mientras se  burlaba de la advertencia. Es decir, allí estaba presente la actitud de duda, rechazo, imposibilidad de lo que, sin embargo, subterráneamente, ya presentaba ciertos registros de avance, a la sombra de la proliferación de movimientos subversivos en diferentes territorios del Continente.  

¿Alguien duda de la oportuna y aprovechable apreciación colectiva relacionada con la frase de que  «No hay peor ciego, que el que no quiere ver»?.  Definitivamente, América Latina no se tiñó de ROJO de la noche a la mañana, por obra y gracia de algún capricho  civil u uniformado.  Guste o no plantearlo de esa manera, pero lo cierto es que existe una invasión tiránica en el orden continental, y también que ha sido la materialización de un proyecto que nació en Cuba hace ya 6 décadas. Desde luego, citar el caso e ignorar interesadamente  lo que sucedió el 8 de mayo de 1967, por la playa de Machurucuto, ubicada en el Municipio Pedro Gual del Estado Miranda, es pretender cubrir el brillo del sol, recurriendo al uso de la sombra con el uso de un dedo. 

¿Es o no verdad que el  dictador Fidel Castro Ruz trató de invadir a Venezuela en esa oportunidad, y que sólo gracias al coraje y formación de tropas militares, como de una institución militar comprometida integralmente con el país, hizo posible la derrota y contención de dicho propósito?.. La derrota de los invasores de entonces, desde luego, fue enfrentada y contenida por militares venezolanos de entonces, comprometidos con la naciente Democracia local y continental.      

Luego, y después de distintos acontecimientos en varios países del Continente,  la plaga roja se consolidó y, como movimiento internacional, nació en Sao Paulo, Brasil, en 1990 el ya hoy conocido  «Foro de Sao Paulo». ¿Y con qué finalidad?: la de invadir, corromper, desmoralizar y destruir la base social de  todas las naciones del Continente, a la par que se sembraba odios apuntalados con la división de clases, el reparto de  dádivas, además de la destrucción de la comunicación, y el afianzamiento del populismo, el paternalismo y el desmembramiento de la base institucional gubernamental. 

Imposible flotar sobre tales elementos en los que se focaliza la responsabilidad de una causa, cuando, adicionalmente, hay otro componente que ha pasado  a determinar cambios a fondo de lo social, de lo político, lo económico y lo gubernamental a nivel continental. Y se trata, desde luego,de  la conformación de estructuras rectoras en el desenvolvimiento de los delitos, a partir del comercio vinculado con el peso  de los carteles del narcotráfico. ¿Cuál es la magnitud de lo que traduce dicha fuerza?. 

Muchos lo saben.  Otros tantos -y en abundancia- también. Y si tienen algún rostro que los identifique, es en respuesta a la presunción de que parte de la economía de ciertas partes de las diferentes regiones obedecen a la creencia de que tales delitos tienen peso real, porque conforman el soporte del financiamiento y del  propósito de fortalecimiento de economías, grupos subversivos, además de con suficiente capacidad para promover grupos políticos, corromper a otros, y destruir instituciones de orden social. 

En el alcance y magnitud del comportamiento global de la economía, desde luego, cualquier desenvolvimiento del financiamiento a partir el delito tiene su identidad. Y si se le tiene ubicada, y se actúa en contra suya, como lo indican ciertas autoridades, es en atención al comportamiento de las denuncias fundamentadas en hechos comprobables.

La marea roja, por su parte, ha avanzado y lo sigue haciendo, manchando gran parte del Continente. Cabe aquí  otro refrán, y es aquél que solía utilizar el difunto Presidente Dr. Luis Herrera Campins (1979-1984), cuando señalaba: «Tarde piaste, pajarito».

Pero se continúan encendiendo las alarmas. Y,  mientras  eso suceda, especialmente a partir de lo que ha sucedido en Colombia y su último proceso electoral, no deja de llamar la atención  el hecho en el que ha emergido un líder político, como ha sido el ex-Presidente Alvaro Uribe, además de indiscutible defensor de la democracia, para referirse al nuevo Presidente de su país. Y lo hace alertando  sobre sus dotes intelectuales, experiencias y características en pro del avance de la marea roja en el Continente. ¿Y de qué se trata el hecho?. ¿Amplitud política?. ¿Madurez democrática?. ¿Necesidad continental en momentos cuando, por otra parte, las referencias sobre la región es que en ella sólo hay Democracia confiable en Colombia, Costa Rica y Uruguay?.

Los hermanos Colombianos, al igual que los venezolanos, parecieran no escuchar consejos. Si, acaso, tan sólo desear cambiar. Sin embargo, los hechos evidencian que no les resultaría adverso si registran detenidamente  lo que expone o registra la imagen del cercano espejo venezolano. 

En algún momento, Venezuela lucía igual que Colombia: un país ejemplo de Democracia en el Continente, con poderes autónomos e institucionales, además de unas Fuerzas Armadas respetuosas y defensoras de la Constitución. Lamentablemente,  se perdió el norte democrático, empañado por las ambiciones y las divisiones. Y, lejos de defender la Democracia, las  instituciones venezolanas  permitieron la entrada del cáncer corruptor, además de  destructor, de la moral ciudadana y de los partidos políticos, a la vez que se alababan falsos mesías, además de  derrochadores del ingreso nacional. ¿Qué proyecta hoy el país?: miseria,  y demostraciones de que aún continúa sin aprender la lección.

Hoy se difunde un Decálogo de Acciones contra el Cáncer Rojo, y este espacio lo reedita responsablemente, exponiéndolo como aporte sincero:  

1- No perder tiempo en discusiones, diferencias y divisiones  entre los defensores de la Democracia.  El enemigo es uno solo. «En la unión está la fuerza,» y el único objetivo es contribuir con el desarrollo y la defensa del país democrático y progresista.

 2- Hay que defender la autonomía y la solidez de las instituciones democráticas, además de propiciar la descentralización del país.

3- Sí a fortalecer y defender el sistema judicial, las Fuerzas Armadas venezolanas y las policías nacionales. Y hacerlo  en el orden moral como institucional. 

4- En los sucesivos procesos electorales de todo tipo y mientras exista la amenaza roja, la oposición debe permanecer unida en un solo frente democrático. 

5- De ninguna manera se debe permitir ir a un proceso CONSTITUYENTE convocado por los «Gobiernos Rojos «. Ellos los usan únicamente para propiciar ¿DEMOCRÁTICAMENTE?, la destrucción de los sistemas institucionales y democráticos.  

6- Hay que proteger la imparcialidad y la  autonomía del sistema electoral, y hacerlo preservando su independencia y honestidad. 

7- Nunca, y en ningún caso, deben aceptarse las propuestas a la abstención a unas elecciones o proceso electoral. Hay que asistir y participar SIEMPRE UNIDOS. 

8- Proteger y defender el derecho a un salario mínimo digno, la propiedad privada, la libre empresa  y la inversión ciudadana, además de  estimular y defender prioritariamente al productor agropecuario

 9-Aupar y proteger los servicios públicos, los sistemas de salud y de educación. 

10-Extremar la defensa y la protección de los medios de comunicación social, además de la libertad de expresión. 

Los Colombianos y los Venezolanos no son distintos, pero sí pueden cometer los mismos errores, y ese peligro está latente.  VENEZUELA Y COLOMBIA NACIERON UNIDAS.  NUESTRO PADRE FUE EL LIBERTADOR SIMÓN BOLÍVAR Y COMPARTIMOS EL MISMO TRICOLOR DE BANDERA. UNIDOS TRIUNFAREMOS. 

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 26 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba