OpiniónOpinión Nacional

¿Quién quiere ser chavista?

Muchos aprecian que Venezuela vive una etapa política especial, tan especial que la califican de concluyente de un programa o plan científico elaborado siguiendo estrategias presumidas, orientadas por consideraciones fundamentadas en las muy manidas yestruendosas ideologías socio comunistas, donde el mundo gira sobre la égida de una supuesta democracia verdadera, según Marx, mal entendida por tirios y troyanos, que perciben un mundo de desiguales bajo la egida de los imperios, unos buenos y otros malos según la corriente que queramos impulsar para adorno de nuestra propuesta. Sin dudas, increíblemente sublime y pomposa en esta hora de lucha contra el error chavista.

Pareciera que los venezolanos se hubieran dado cuenta de lo inverosímil de la lucha emprendida por el forjador de la patria heroica y hacendosa. Ese malévolo personaje, que se auto intuyó como líder del Ejército forjador de libertades y creyó ser el venezolano capacitado para formar el hombre nuevo y conducir “la independencia que no terminó Bolívar”. ¡Muchos le creyeron y siguieron! Son en su mayoría los que no creen en la oposición y proponen un nuevo gobierno que surja por un golpe de estado o que vengan del exterior a sacar a Maduro. Los que en su mayoría ayudan en la campaña contra el voto y fabrican las falacias contra líderes opositores. Ven en todo arsenal las minas contra su propia lucha y motorizan el carrusel conductor de la diáspora; no como cruzada contra la injuria, sino como juego perverso de la anti política sin sentido.

Bien es cierto que tenemos que buscar la mejor manera de vivir sin trauma y eso es comprensible, pero aupar movimientos contra opositores sea del bando o política que sea, no es ayudar a salir de este marasmo que muchos ayudaron a instaurar. Es un contrasentido infame, que surge de la creencia que quien  no se vaya de Venezuela es por viejo o inútil, cuyas neuronas ya desgastadas le impiden emprender una huida emprendedora, algo así, como que ¡quiero vivir pero no sécómo! Una verdadera y triste realidad, que más que acongojarnos, nos cambia el sinsentido de la vida de rutina a permanente perspectiva de sueño imposible; una vida, más que miserable, de congoja fatal. Pero, ¿Cuál es la realidad?; ¿es verdaderamente un sueño imposible pensar en volver a la patria de antes y después de Chávez? ¡Debemos creer que no!, la patria sigue allí, con sus bajas y crudezas, con sus sueños y aspiraciones, enseñándonos que más nunca debemos contentarnos con alegrías perversas, con engolosinamientos tontos que se hacer perversos, esos que nos quieren atosigar los héroes mediocres que bandolean la divisa del patriotismo perverso, el que heredamos de los libertadores de la que han llamado “nueva Venezuela”, la patria que no terminó Bolívar pero que parodió un tal Chávez para desgracia de los verdaderos libertadores. Ese estúpido seguido por muchos, que creyeron en un engendro y lanzaron al viento, como vistos programa televisivo, una oferta de concurso para lograr ser un verdadero patriota venezolano: ¿Quién quiere ser chavista? Por desgracia, muchos se acogen a la diáspora para tapar como el gato su patria devorada, sin escrúpulos de limpieza, pensando en el olvido venezolano. Ojalá y los líderes opositores recapaciten y entiendan que esos venezolanos seguirán siéndolo y tendremos con convivir y cohabitar con ellos; pensar otra cosa no es más que una simple estupidez. ¡Errar es de humano y rectificar de sabio!

Fundado hace 23 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar