OpiniónOpinión Nacional

Régimen sin crédito

Y sigue el aislamiento, las medidas dictadas por la administración de Donald Trump no son un juego sino una realidad que se siente en cada una de las aristas de la usurpación venezolana.

Desde la Casa Blanca se determinó que cada nación, organismos o consorcio privado que haga negocios con el Estado usurpado de Venezuela serían sancionados por las leyes norteamericanas, y se les impedirá que hagan negocios y/o tratos en los Estados Unidos.

Ya la Corporación Nacional de Petróleo de China (CNPC) puso sobre la mesa la posibilidad de abandonar las operaciones en territorio nacional, para evitar ser sancionada por el Gobierno de Trump, y no allanar más en las ya complicadas y tensas relaciones Chinas-Estadounidenses.

Hasta los “aliados” de Nicolás Maduro en el mundo marcan distancias, es que nadie quiere que le prohíban hacer negocios en el Imperio.

Por otra parte, la empresa Mastercard dejará de prestar servicio al Banco Agrícola de Venezuela y el Banco de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, ¿la razón? Como una consecuencia de las restricciones impuesta desde Washington contra el régimen de Nicolás Maduro.

Y aunque esto pareciera un detalle de poca monta, afecta todo el proceso de pagos del país. Y así mismo lo confiesan en el comunicado  emitido por la Superintendencia de las Instituciones del Sector Bancario (Sudeban).

El organismo expresó que con el apoyo de otras procesadoras de pago, garantizan que se mantendrá la operatividad e interconexión de las mencionadas instituciones bancarias a fin de mitigar los efectos ante la probabilidad de esta medida, lo que se traduce en que: La ida de Mastercard produjo un desequilibrio en los procesos de pagos, y segundo genera una duda sobre “esos nuevos aliados”.

Lo cierto es que Maduro pareciera que se quedó sin crédito, no solo por el repliegue del titán de los pagos electrónicos: Mastercard, sino por el distanciamiento de sus aliados económicos de China y la India, quienes poco a poco van dejando el pelero y dejando a Nicolás Maduro con las manos en la cabeza.

El mundo se le viene haciendo cada vez más pequeño a quienes usurpan el poder en Venezuela, los tiempos de las vacas gordas cesaron y quedaron las vacas flacas y sin pasto donde alimentarse. La difícil situación que padecen en Miraflores no puede ser gerenciada, ni menos solucionada por ellos, ya que no poseen las condiciones mínimas para tal fin.

Maduro sabe que se le acabó el tiempo, el dinero, los amigos y la línea de crédito. Él sabe que está perdido, solo que se niega a aceptar su realidad.

Y para salvar a Venezuela necesitamos con urgencia que se concrete el cese de la usurpación, que se instaure en Gobierno de Transición Nacional, que se avance en la construcción de las condiciones vitales para la realización de unas Elecciones Libres, que nos permita a todos los venezolanos darnos el mejor de los gobiernos posibles.

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba