OpiniónOpinión Nacional

¿Rescatar un país?

Quienes metieron al país en este desastroso camino – Chávez, Maduro, Ramírez, Giordani y Merentes – acompañados por otros ejecutores, buscaron excusas y presuntos culpables externos, para explicar las señales adversas. Los sucesores de Hugo Chávez no pueden llevar a cabo la enorme tarea de reparar los daños. No tienen  ni la disposición a rectificar, ni la capacidad de dirigirla ni la autoridad moral para explicarle al país las causas de sus acciones pasadas y lo que hay que hacer ahora. Literalmente, el país espera la agudización del deterioro sociopolítico, para luego, en una crisis nacional extrema que desgaste a los actuales gobernantes, buscar una solución sincera para un país desesperado.

La tarea de rescatar a Venezuela tiene sus propias dificultades. Se requiere de un mínimo entendimiento político entre los dos grandes bandos; también de un fortalecido plan de gasto social focalizado en los más pobres, para apoyarlos en medio de las reformas económicas necesarias y en el largo plazo, para salir de la pobreza. Además, el objetivo de bajar la inflación, ordenar las cuentas del sector público y volver a la prudencia monetaria requiere reestructurar el flujo de caja de PDVSA y de sus pasivos, así como elevar las reservas internacionales. Sólo de este modo se puede unificar la tasa de cambio, estabilizar la economía y volver a producir, generar empleos productivos.

Ningún ideólogo marxista sabe hacer esto, una tarea para un equipo de más de 4000 altos funcionarios en posiciones clave para ordenar un sector público de más de 2.5 millones de empleados. Desde 1983, cuando colapsó la estabilidad del bolívar, luego de 50 años de ser uno de los pilares del progreso de Venezuela, pocos dirigentes políticos han entendido la magnitud y beneficios sociales de la gran tarea de restablecer la estabilidad económica.

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Un comentario

  1. Coincidimos totalmente con el razonamiento expuesto por el señor Ochoa en cuanto a que cualquier punto de arranque tiene que pasar por una radical rectificación del gobierno en materia económica ; pero, el problema radica en que las medidas que se están tomando no son ni las mas idóneas, ni suficientes y están subordinadas a un proyecto político inviable y agotado, con el agravante de que se esta empeñado en continuarlo a sangre y fuego, de manera represiva y acosando la disidencia con una »juridicidad» totalmente tomada de los cabellos y de libre interpretación, según sean las conveniencias y necesidades de la clase gobernante.

    Bajo tales circunstancias no es posible ni remotamente el pensar que se pueda superar ese punto de inflexión en el que nos encontramos, precisamente cuando estamos en el fondo de una crisis donde ni son satisfechas las necesidades mínimas de la población y todo parece indicar que estamos de hecho, en medio de la aplicación de un »plan especial» dentro del esquema de una economía de guerra. La mejor prueba de ello, es la persistencia del proceso inflacionario con una escasez de bienes y servicios que parece va para mucho tiempo mas ; otro ejemplo, la gente esta tan concentrada en sobrevivir, que algo tan grave como una conspiración magnicida y hasta correos mal redactados y plagados de insolencias, literalmente le han »resbalado» a la opinión pública, pues no es un asunto que le permita ni conseguir un medicamento, ni alimentarte adecuadamente. Así están las cosas en este momento y tan grave la situación.

    Sorprendentemente sectores políticos conservadores plantean formar parte de una especie de gobierno Salvación Nacional ; que la pieza fundamental de Cuba en Venezuela renuncie ; y que todos unidos trabajemos por Venezuela ; los empresarios – en boca del presidente de Fedecamaras -, admite que estamos peor que hace tres meses. Esto preocupa y mucho, porque es desconocer en su esencia que el proyecto socialista (comunista), afianzado en el poder, va a renunciar a sus privilegios de casta de manera libre y voluntaria. Eso es sencillamente, un imposible. Tampoco, la mesa de diálogo puede arrojar buenos resultados porque en sus aspectos claves, se cierra a concesiones – ni siquiera por vía de gracia – que expresen un gesto de reconciliación. o de buena voluntad. Aspiran a que los señores de la MUD se rindan incondicionalmente y se plieguen a su voluntad. Tampoco esto es admisible. Y como colofón, el gobierno gringo ni siquiera admite ya la tesis de las »sanciones individuales», de lo que se infiere, que – salvo un milagro -, el presidente Obama vetaría la ley aprobada o por aprobarse por el Congreso, hasta que no se »agote» la vía del diálogo ; pero diálogo sin negociaciones, es cualquier cosa menos díalogo. Tal vez, el gobierno simule ceder en algo, pero no cederá en materia de represión , pues lo que busca es que la MUD permanezca presente en dichas reuniones para continuar ganando tiempo. Así de sencillo.

    Solo queda la resistencia y preparar el camino hacia la »desobediencia civil» de la población, si esta dispuesta a pagar el precio, pero sin un consenso entre los diferentes factores de la UNIDAD, gana el gobierno y perdemos nosotros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba