OpiniónOpinión Nacional

Revolucionarios de las aguas negras. Revolucionarios de verdad

En la historia de la humanidad ha habido revoluciones parciales y solamente dos revoluciones integrales.

En nuestro Ethos, el término revolucionario tiende a ser identificado con individuos dañados y profundamente heridos como Marx, Engels, Stalin o Mao Tse Tung. Algunos más desubicados podrían incluir a los Castro Ruz, Ernesto “Ché” Guevara y Chávez Frías.

Pocos relacionan como revolucionarios  a personajes de la Revolución Francesa, de la revolución de EE. UU, o de las revoluciones de las naciones latinoamericanas. Generalmente no se identifica a Bolívar, Miranda, Sucre, San Martín o Washington como revolucionarios.

Hoy por hoy, el término revolución cohabita con una categoría falaz que es, o bien la izquierda o bien con anarquistas. A los no revolucionarios se les identifica con categorías tan ineficaces como de derecha o capitalistas.

La verdad es que a las dos revoluciones a las cuales me voy a referir han sido integrales en el sentido que han penetrado y afectado a todas las instituciones políticas, económicas, sociales, religiosas y culturales  de todas las épocas desde hace 2581 años – y seguimos contando – y ninguna nación de ningún continente ni de cualquier tendencia ha podido sustraerse a sus efectos por más radicales, comedidas, violentas o pacíficas que hayan podido ser.

Hay dos verdaderos revolucionarios  de quienes poco se habla que han cambiado radicalmente a todas las civilizaciones. Estos personajes las pusieron en movimiento mediante  sus inventos y son las verdaderas causas eficientes de las evoluciones de las instituciones políticas, sociales y económicas de todas las naciones.

Sus inventos no fueron objetos materiales, fueron conceptos, ideas; quizás las “fantasías” más arraigadas y extendidas  en el planeta: me refiero al dinero.

Uno de los personajes, casi que desconocido, inventó el primer dinero o sistema monetario – se le conoce como el protodinero – hace 2581 años. Se llamó Creso, el último rey del imperio o reino de Lidia, en la península de Anatolia, Asia Menor, hoy Turquía, que ascendió al trono en el año 560 a. de C.

A partir de Creso nace el dinero. Antes de él, existieron el trueque; el trueque apoyado con medios de pago mercancía (perecedera y no perecedera); y lo que se denominó infelizmente como dinero primitivo, que son tres modalidades de sistemas de pagos.

El otro es literalmente un total desconocido. Se llama o adoptó el nombre de Satoshi Nakamoto  – el inventor del dinero digital persona a persona, encriptado y  descentralizado en el año 2008 y del programa de código abierto Bitcoin en el año 2009  – y es sin duda uno de los personajes más misteriosos del siglo XXI. De él o de ella o de ellos – si es que son más de uno – no sabemos nada.

Todo comenzó el 1º de noviembre de 2008 cuando nuestro personaje  Satoshi Nakamoto anunció por medio de un correo electrónico enviado desde un servidor en México a la página de internet Criptography Mailing List, la publicación de su artículo titulado “Bitcoin: A Peer-to-Peer Electronic Cash System”  que se encuentra desde entonces ubicado en la dirección http://www.bitcoin.org/bitcoin.pdf .  En el mismo correo anunció a sus colegas que estaba trabajando aceleradamente en  la codificación de una aplicación de código abierto – accesible a cualquiera  como podría ser el sistema operativo Linux –  que permitiría el funcionamiento de su invento: El Bitcoin. El programa o aplicación estuvo operativo en 2009.

El dinero existe en toda sociedad organizada y toca a todas sus instituciones. Nadie ha podido prescindir de él. Ni los comunistas, ni los anarquistas, ni los hippies, ni los soviéticos, ni los chinos, y ni siquiera los norcoreanos.

La única revolución integral de la Historia, ha sido la del dinero. Y ahora estamos viviendo los inicios de otra revolución porque el dinero, tal como lo conocemos ahora, está por ser reinventado no solo mejorado. Es un reto de dimensiones fantásticas.

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba