OpiniónOpinión Nacional

Rondón si peleó y peleará el 15 de Octubre

El 4 de julio de 2004 se publicó en lo que entonces era Venezuela Analítica [hoy Analítica] un artículo mío titulado Rondón Sí Peleó.

En el referido artículo, decía lo siguiente:

“Juan José Rondón fue coronel del Ejército Libertador. Nació en un poblado de lo que hoy es el Estado Guárico, en los alrededores de 1790 y murió en 1822 a consecuencia de una herida leve que le fue infligida en la batalla de Naguanagua, en un pie, que se gangrenó. Sus restos reposan en el Panteón Nacional desde 1896.

La hazaña bélica por la cual se conoce más al coronel Rondón fue su muy oportuna y decisiva intervención en la batalla de Pantano de Vargas, en Colombia, en 1819. Allí, cuando todo parecía estar perdido para las fuerzas bajo el mando del Libertador, éste contaba con la columna de caballería al mando del coronel Rondón. Bolívar había decidido comprometer esa columna en el momento oportuno. Contrariamente a lo que le ocurrió a Napoleón Bonaparte en la batalla de Waterloo, cuando esperaba la intervención de las fuerzas de Grouchy que no llegaron a tiempo y por ello los franceses no pudieron resistir la embestida del prusiano Blücher. Rondón sí llegó a tiempo en Pantano de Vargas. Ante la desesperación frente a une evitable derrota ante unas fuerzas españolas muy superiores en número, se les dijo a los combatientes patriotas: “Rondón no ha peleado”. Cuando peleó Rondón se abrió el camino hacia la derrota de las fuerzas españolas comandadas por el coronel José María Barreiro.

Así como Juan José Rondón peleó en 1819, otro Rondón, en este caso el pueblo venezolano, va a pelear el domingo 15 de octubre, para darle un golpe mortal al régimen de Maduro. Tal como pensaba el jefe de las tropas españolas, José María Barreiro, la superioridad numérica y el armamento del ejército español, iban a castigar duramente la osadía de Libertador Simón Bolívar y lo llevó a decir: “Viva España! Ni Dios ni nadie me arrebatará la victoria.” No contaba con el genio militar de Bolívar ni con la intervención de Rondón y su caballería de llaneros. Gilette Saurat, en su libro SIMON BOLIVAR LE LIBERTADOR (Éditions Grasset, Paris, 1990), dice lo siguiente:

  1. 324 y s.

La táctica salvadora improvisada a última hora por Simón Bolívar consistió en primer lugar a colocar en reserva casi la totalidad de su caballería, la legión británica y los llaneros permanecieron encerrados en el patio de una hacienda al pie de la colina en la que había colocado su puesto de observación. En enviar luego, por olas sucesivas, el resto de sus tropas, con orden de disputar el terreno milímetro por milímetro, sabiendo muy bien que ellas no estaban en condiciones de resistir a la presión de los españoles. El resultado era que, con cada repliego de los patriotas se incitaba a Barreiro a comprometer para lanzarlas contra ellos a una parte de sus reservas.

El jefe realista, para rechazarla y acabar de una vez por todas, utilizó al resto de sus tropas. Los patriotas retrocedieron desordenadamente y se creyeron perdidos, con los talones pisados por un enemigo encarnizado. Fue ese el momento que escogió Bolívar para lanzar la masa de sus tropas frescas. La legión británica, con James Rooke a la cabeza, cargó y se echó sobre la refriega. Desconcertados, con su avance detenido, los españoles no dejaban menos de luchar con encarnizamiento.

Bolívar seguía atentamente, con su catalejos, las fases del combate. Detrás se daba cuenta de la agitación de Rondón y algunos llaneros, a quienes llegaban las noticias y pataleaban con impaciencia. Pero aun no había llegado el momento. Eran las seis cuando por fin el Libertador se volteó hacia el jefe llanero.

— Coronel  ¡le toca a usted salvar a la patria!

Rondón, un Negro, hijo de esclavos, electrizado, saltó como con un resorte que había estado comprimido durante largo tiempo y descendió, a triple galope con la lanza por delante, de la cota donde estaba, en dirección de la batalla. Detrás de él, catorce llaneros arrastrados por el ejemplo y la voz: “¡Que los valientes me sigan!” espoleaban a sus montura. Catorce fieras que surgieron en medio de las filas enemigas para lancear a los de la infantería espantados y pronto sumergidos por el resto de la caballería llanera que siguió de cerca la carga heroica de Rondón.

Barreiro, golpeado con estupor, contemplaba  el retroceso de sus tropas a las que le resultaba imposible reforzar. Solo la noche lo salvó de una destrucción total al favorecer su retroceso. Dejaba en el terreno cerca de setecientos muertos, mil doscientos fusiles, mulas y equipos.”

[Traducción de Carlos Armando Figueredo]

Cabe preguntarse si el domingo 15 de octubre va a repetirse lo que ocurrió en Pantano de Vargas. Habrá un Rondón, en este caso el pueblo venezolano, que sí peleará. En condiciones adversas, con un régimen que hace de todo, pensando que va triunfar, valiéndose de ilegal superioridad, los venezolanos sortearán todas las adversidades y la trampas impuestas por Maduro y el CNE para votar masivamente y ganar la gran mayoría de las gobernaciones – si no todas. ¡El nuevo Rondón si va a pelear!

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba