OpiniónOpinión Nacional

Salida y entrada

Ya Carlos Soublette lo dijo “Venezuela no se perderá porque un ciudadano se burle de un gobernante, se perderá porque un gobernante se burle de sus conciudadanos”. El usurpador practica esa burla porque sus mentores que son Chávez y Castro también la practicaron  llamando a sus conciudadanos escuálidos y gusanos, respectivamente. Tiene el usurpador dos cualidades. La de imitar como el mono y la de remedar como el loro.

La ‘salida’ de la que el usurpador se burla llamándola ‘loquera’ que dejó decenas de muertos y cientos de detenidos y fue la ‘entrada a la cárcel’ de la mejor juventud venezolana del siglo XXI, es la misma loquera que acompañó a Bolívar hasta el desequilibrio de compararse a Cristo y al Quijote: ‘los tres más grandes majaderos de la historia’; con la meta de la libertad como único bien que, poco antes de morir, afirma haber logrado a costa de perder todo lo demás.

El usurpador rodeado de militares que están muy lejos de ser herederos o continuadores del ‘ejército forjador de libertades’ como gustan llamarse, mientras disparan contra su pueblo inerme, se solazan en la burla que el usurpador dirige contra sus muertos y prisioneros, porque esos muertos y prisioneros son suyos, aunque los encargados de una y otra ejecución sean las tropas que los generales comandan, desde luego que un comando estrictamente formal, pues ellos a su vez están comandados por los hermanos Castro, Fidel y Raúl.

Esos generales y coroneles cubiertos de alamares, botones, presillas y oropeles son más bien los herederos de Antoñanzas, Zuazola, Tíscar, Puy, Monteverde, Morales  y por supuesto Boves, comandantes de los ejércitos forjadores de la opresión, contra la cual gritamos con brío. Sin duda entre los méritos que han acumulado en estos últimos quince años, para acceder incluso al rango de generales en jefe está el entrenamiento de sus tropas para combatir la fantástica invasión que prepara el imperio, mediante la audaz tarea de disparar contra los ciudadanos desarmados que salidos de liceos y universidades descubrieron hace tiempo que la fuerza de su lucha está en sus ideas; y contra ellas, las armas que los apuntan no pueden dar en el blanco.

(Crédito imagen LaVanguardia.com)

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba