OpiniónOpinión Internacional

Segunda vuelta en Colombia

Francisco J. Tovar B.

El holgado triunfo de Iván Duque, candidato del Centro Democrático, en las elecciones presidenciales de Colombia, el pasado 27 de mayo, con 7.569.693 votos (39,14% del total) no sorprendió a nadie. De hecho, el prospecto de una segunda vuelta, con él como favorito, era tan claro que la atención estuvo centrada precisamente en quién le disputaría la presidencia el venidero 17 de junio.

Recayó en Gustavo Petro, candidato presidencial por Colombia Humana, el histórico rol de medirse en segunda vuelta con 4.851.254 (25,08 % del total); hazaña que por primera vez en la historia logra un aspirante de izquierda. No obstante, su triunfo no fue tan expedito como muchos esperaban, en tanto que Sergio Fajardo, candidato por la Coalición Colombia, sorprendió a todos con un caudal de votos con el cual bien pudo habérsele impuesto al ex-alcalde de Bogotá: 4.589.696 (23,73% del total). Lamentablemente, disposiciones de tipo jurídico como la Ley Estatutaria 1475 de 2011, que obliga a los candidatos que hayan sido elegidos en una consulta popular, como Humberto de la Calle (Partido Liberal), obedezcan el mandato popular y vayan a elecciones, impidieron la estratégica alianza que habría llevado a Fajardo a una segunda vuelta. La sumatoria de los votos obtenidos por De la Calle 399.180 (2,6% del total), a la Coalición Colombia, ciertamente habría roto con la polarización política que vive el país.

Por otra parte, el debilitamiento de los Conservadores fue evidente con apenas 1.407.840 de votos (7,28% del total) para Germán Vargas Lleras de la Coalición Mejor Vargas Lleras. En honor a la verdad, el declive en la popularidad del ex–vicepresidente de la República no es nada nuevo. Su imagen es percibida como tosca y arrogante, en particular, desde que, en 2016, se hiciera viral un video en el cual se le observa propinándole un coscorrón a uno de sus guardaespaldas. Los cálculos políticos de su coalición, que le daban un margen mucho más amplio del que obtuvo, fueron realizados sobre la base del alcance de la maquinaria partidista y no sobre un diagnóstico real de sus posibilidades y conexión con el electorado. Luego de conocer su inesperada derrota manifestó que se tomaría un par de días a fin de decidir a quién apoyaría para la segunda vuelta.

De manera pues que los extremos se han impuesto. El mismo clima de polarización del referendo sobre los términos del acuerdo de paz con las FARC del 02 de octubre de 2016 continúa sintiéndose, y las mismas fuerzas se miden nuevamente. Si algo ha quedado claro, desde entonces, es que el animal político por excelencia en Colombia tiene un nombre y ese es Álvaro Uribe Vélez. Sin lugar a dudas, fue el gran triunfador de la consulta del 2016 con la opción del NO. Luego, su partido (Centro Democrático) arrasó en las votaciones legislativas del 11 de marzo de 2018, conquistando 19 escaños en el Senado y 32 en la Cámara de Representantes y el mismo Uribe se convirtió en el senador más votado en la historia de Colombia con 872.000 votos. Por si fuera poco, su candidato presidencial, Iván Duque, se impuso en el marco de la Gran Consulta Nacional celebrada en la misma fecha. En este sentido, resulta obvio que el peso específico del Factor Uribe determinará, en buena medida, lo que haya de suceder en las semanas por venir.

La gran pregunta es ¿adónde irán los votos de Fajardo? Probablemente la respuesta pasa por reconocer que no son necesariamente votos de Fajardo, sino de la gran coalición que lo apoyó constituida por: Alianza Verde, el Polo Democrático y Compromiso Ciudadano, lo cual nos muestra una composición que oscila entre el centro y la izquierda y cuyo proyecto político teóricamente estaría más cercano a las propuestas de Iván Duque que a las de Gustavo Petro, particularmente en lo relacionado con temas como:  el respeto a la propiedad privada, la reforma fiscal y la educación. Así las cosas, se aprecia como el factor miedo, catalizador de la campaña presidencial desde antes de su inicio formal, pudiera permear a la base electoral no polarizada que apoyó a Fajardo; desmarcándola de la ya inviable posición “Ni Duque ni Petro”.

Muy seguramente el cálculo político de las elecciones regionales y locales, previstas para 2019, obligará a los líderes de la Coalición Colombia a enviar un mensaje de unidad y solidez que les permita capitalizar el cuantioso e inesperado favor popular conquistado el pasado 27 de mayo. Sergio Fajardo, Claudia López y Jorge Robledo enfrentan el enorme reto de evitar la alienación de su base electoral que, precisamente, se decantó por el ex-gobernador de Antioquia como la opción del centro, ante lo que consideró un panorama político dominado por los mismos de siempre, por un lado, y la izquierda populista por el otro.

¿Habrá sorpresa el 17 de junio? poco probable. El candidato Gustavo Petro necesitaría poco más de 2.700.000 votos para remontar los 14 puntos porcentuales de ventaja que lo distancian de Duque; mismos que le son esquivos en un universo de 6.396.716 de votantes (el 33% del electorado no polarizado). El pronóstico de este servidor es que, en la segunda vuelta, un considerable número de quienes votaron por Fajardo se abstendrán u optarán por el voto blanco, mientras que poco más de un tercio se sumará a Duque, así como un alto porcentaje de los de Vargas Lleras y De La Calle; ello motivado por el factor miedo, muy sagazmente explotado por el Centro Democrático, y sustentado en un discurso inamistoso a la libre empresa y al estatus quo por parte de Petro, quien, probablemente muy tarde, ha comenzado a suavizar su narrativa a través de condenas públicas y contundentes al modelo político venezolano y la renuncia a su propuesta de convocar una constituyente de resultar electo presidente.

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba